Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

José Luis Rodríguez

Por Adelfo José Prieto

                    

José Luis Rodríguez PartidasEl Pumita” nació en Ciudad Bolívar, estado Bolívar, el 26 de mayo de 1969. Se crió junto a sus abuelos que vivían en la Urbanización La Sabanita, quienes “arrearon” con el joven, que le gustó el hipismo desde pequeño, ya que jugaba que iba a llegar a montar caballos y al final se lo propuso. Siempre recibió el apoyo de su familia, y en el año 1984, a los 15 años, se acercó a la Escuela de Jinetes de Ciudad Bolívar.

 

Fue el 12 de Octubre de 1985 cuando se estrenó “El Pumita” como novel aprendiz de la Promoción Virgilio DecánAly Khan” en el Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar, siendo el jinete ganador con un purasangre (no tengo el nombre) de los tradicionales colores rojo y azul del Stud Sermary. Se mantuvo de manera estelar en el óvalo bolivarense hasta inicios de 1989, cuando se le presentó la oportunidad de ejercer la profesión en el coso caraqueño.

 

 

Ya en el Hipódromo La Rinconada, aprovechó las oportunidades y demostró su potencial. Fueron “El GoajiroIván Calixto y “El CochinoJosé Armando Contreras quienes le brindaron las primeras oportunidades y con el último de los nombrados logró su primer triunfo selectivo aún siendo aprendiz, fue el 19 de agosto de 1989 con Sun Lighting cuando empató el primer lugar con New York Dancer en el Clásico Victoreado. Al mes vino el triunfo de Prestigio en el Clásico de los Sprinters. Con toda razón el Sr. Iván Merino comentó en una ocasión “Ciudad Bolívar ha sido pródiga en formar jinetes que luego han sido estrellas en el firmamento nacional e internacional”.

 

 

 

Los triunfos y éxitos fueron creciendo durante los años 1990 y 1991, grandes victorias con Lady And Me (Clásicos Congreso de la República, Hipódromo La Rinconada y General Joaquín Crespo 1991), Stillwater (Clásicos El Corsario 1990; Arturo Michelena y Andrés Eloy Blanco 1991), Trafic Control (Clásicos Fuerzas Armadas de Cooperación 1990 y Gradisco 1991), Isamar (Clásicos Edgar Ganteaume y Ciudad de Caracas 1991), Nevers (Clásico Gobernador del Distrito Federal 1990), Mi Chemito (Clásico Albert H. Cipriani 1990) y Giovannina (Gran Premio Nacional 1991). Curiosamente su primer triunfo selectivo en Santa Rita fue con un empate, con Javier Star en el Clásico Instituto Nacional de Hipódromos igualando a El Calancho.

 

 

Pero sin dudas, su mejor año fue 1992, cuando ganó el Gran Premio Clásico Simón Bolívar con Veterano, además de grandes éxitos con Isamar (Clásico John Boulton y Congreso de la República) y Prime Tip (Clásicos Edgar Ganteaume y Ciudad de Caracas); además marchaba totalmente escapado en la Estadística de Jinetes, prácticamente con el triunfo en sus manos con 102 triunfos (con ventaja de 18 triunfos sobre Juan Vicente Tovar), sufrió una rodada con Arabian Fox y se lesionó en el mes de noviembre. Pero Juan Vicente Tovar, en uno de sus gestos inolvidables, ganó su carrera 102 del año, igualando el liderato, y en ese momento decidió renunciar al resto de sus compromisos para mantener el empate, con lo que reconocía el mérito enorme de su colega, impedido de montar en ese momento.

 

 

Ya “El Pumita” había demostrado que se trataba de un látigo de excepción en nuestra hípica, y con el ya conocido retiro de Juan Vicente Tovar, los conocedores del medio creyeron que iba a ser su sucesor en el Hipódromo La Rinconada. Pero José Luis Rodríguez por un instante desvió su honesta conducta profesional hacia otros parámetros y eso le hizo perder mucha credibilidad, además de las oportunidades y por ende de las estadísticas. Aún así se mantuvo triunfando en pruebas importantes con purasangres de la talla de Prime Tip (Clásicos Congreso de la República 1993; Día del Trabajador, Gustavo J. Sanabria, Juan Vicente Tovar y Copa de Oro de Venezuela 1994), Miss Marena (Ciudad de Caracas 1993) y My Little Doll (Clásico Lanzarina 1994), además de su primer triunfo selectivo en el Hipódromo Nacional de Valencia con el potro Camacho en los 1400 metros del Clásico Universidad de Carabobo de 1993.

 

                                                                                         

En el año 1995 hizo maletas y se fue al Norte buscando nuevas oportunidades, específicamente en la Florida. En ese ámbito destacó con 17 victorias. Regresó en diciembre de ese año a Venezuela y literalmente “bajando del avión” se hizo acreedor del Clásico Comparación con el Campeón Templado.

 

 

Los éxitos logrados con Templado (Clásico Francisco de Miranda 1996) y Auyán Tepuy (Clásicos Ministerio de Agricultura y Cría y República de Venezuela 1996) no borraron la sombra de su pasado. Las oportunidades eran pocas y le estaba costado mucho seguir de lleno dentro del mundo de los equinos, pero sus ganas de trabajar son enormes, y su ímpetu aún mayor. Su última victoria clásica fue el 18 de septiembre de 1999 en el Clásico Victoreado con King Roby (otra casualidad, ya que con dicho clásico logró su primer triunfo selectivo en Caracas).

 

 

José Luis RodríguezEl Pumita” se mantuvo en la actividad como Jinete Profesional, además de Traqueador. Lamentablemente durante el año 2010 sufrió una rodada en una mañana de trabajos y se fracturó en la pierna, lesión que le impidió de manera definitiva continuar con el arte de montar purasangres de carrera. A raíz de ese evento, su hijo José Luis que lo apoyaba con las montas, decidió convertirse en jinete profesional “Mi papá ha sido todo en mi carrera. Sin él no hubiese podido alcanzar las metas”.

 

Para abril del año 2013, junto a los ex jinetes Alcides Abreu y Richard Ibarra, pasó las dos pruebas correspondientes y se graduó como Entrenador de Purasangres de Carrera. Tenemos fe de que recibirá las oportunidades y con su experiencia logrará destacar en el medio.

 

Fuentes: Revista Jockey Pronósticos. Revista Gaceta Hípica, Revista Partida, Revista La Fusta, Sr. Trino Pulido, Lic. Luis González H., www.hipicomputo2000.com, Ing. Juan Macedo.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 27 de junio de 2013

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados