Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

José Padrón

Por Gabriel N. Ramos

 

José Candelario Padrón Alvarado nació el 20 de septiembre de 1960, en la población de San Juan de Payara, estado Apure, hijo de Candelario Padrón y Zoelia Rosa Alvarado, siendo el séptimo de un total de 14 hermanos. De su origen, netamente llanero, nace su inquietud por los caballos, desde niño comenzó a montar en el hato de su padre, en el Paso Arauca del estado Apure.

 

A los 16 años está ya seguro de lo que quiere, por lo que se marcha, hasta el desaparecido Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar, con la apoyo de sus padres, donde encuentra al Sr. Argenis Aular quien le brindó su cuadra a fin de que sea caballerizo y comenzara a montar, junto a otros jóvenes como Alfredo León y Alberto J. Villarroel.

 

Su primera monta fue Diostede, el 24 de julio de 1978, llegando entre los últimos. Al mes de su debut logró su primera victoria, con el mismo purasangre, sorprendiendo a propios y extraños, a entrenadores que le negaban montas por considerarlo “demasiado malo”. Confiesa el propio José Candelario que aprendió por su cuenta sólo viendo a los demás jinetes. Su primer clásico lo consigue con Bravo Chico, el Coproca, a mediados de 1979. En total ganó en Ciudad Bolívar 64 carreras en 5 años y admite haber estado a punto de regresarse a su pueblo natal, debido a la falta de oportunidades, pero gracias a su empeño y al Sr. Pedro García, quien prácticamente se resteó con él, al montarlo en todos sus caballos, ganasen o perdiesen. Fue el Campeón Jinete Aprendiz de 1980.

 

En 1981 consigue su matrícula para Valencia con la ayuda de Antonio José Utrera y Argenis Aular. Debutó en pruebas de Valencia (que se corrían en el Hipódromo La Rinconada) con el caballo El Carlino, un entrenado por Pablo Figueroa, ganando y sorprendiendo en taquilla. Fue Campeón Aprendiz y Campeón Jinete de 1982 entre los que tenían matrícula para correr en Valencia, y su principal mérito residió en haberse impuesto actuando únicamente con ejemplares procedentes de Valencia y Centros de Entrenamiento. Fueron 21 triunfos en 90 actuaciones, lo que da una efectividad de un triunfo cada cuatro montas. Esta labor, muy meritoria por cierto, que lo colocó como una firme promesa entre los jinetes y le facilitó la matricula para montar en el Hipódromo La Rinconada

 

Debutó ganando en La Rinconada con la yegua Favara, entrenada por Vincenzo Lombardi. Su primer triunfo selectivo lo logró con Máxima, entrenada de Daniel Pérez, en la Copa Jesús González Cabrera y su primer clásico lo obtiene con Invested Gail, el Simón Rodríguez de 1983. Se graduó de profesional con Ronán ganando el Clásico Cría Nacional de 1983. Fue el Campeón Aprendiz de 1983 con un total de 41 victorias.

 

 

Ya profesional, durante el año 1984 continuó con su estela de triunfos para un total de 51 triunfos, montando excelente purasangres como Indudable (Campeón Tresañero y doblecoronado), Sindavad (Clásico Antonio José de Sucre), Legendario (Copas Juan Eduardo Cruz y Última Hora Hípica) y Biancamano (Copa Revista Gaceta Hípica). Durante el resto de la década de los ’80, José Padrón se mantiene ganando de manera regular. Yaguare le brinda el Clásico de los Sprinters, con Grítela sorprendió en el Clásico General Joaquín Crespo y con Miss Nancy se adjudicó el Clásico Coproca; además de lucirse con otros notables corredores como Bashadar, Aragonero (en sus inicios), Sindecir, Armañac y Song And Dance.

 

 

A pesar de un buen inicio en el año 1990 con 31 victorias, la década de los 90 fue el declive en la actividad profesional de José Padrón. Las rodadas y lesiones, además de su lucha en el gremio de los jinetes, fueron alejando a José de las victorias. Pero se mantuvo en la actividad y trabajando fuertemente en las mañana como traqueador. Su último triunfo fue durante el año 1998 y su última monta oficial fue en el año 2000.

 

Tras una cordial invitación de Mauricio Descher y su hijo, José Padrón viajó España en el año 2005 para trabaja como galopador en el Hipódromo de San Sebastián, año 2005, mientras se recuperaba de una lesión en su brazo derecho. Para el año 2006 “El Cabezón” viajó a Norteamérica, específicamente al hipódromo de Calder, para trabajar como galopador para la caballeriza del Entrenador Tim Ritvo, luego se diversificó para otras cuadras. Pero en febrero de 2009 sufrió un accidente dentro de la cuadra de Ralph Ziadie, se disponía a trabajar una yegua vieja y la misma se levanto de manos inesperadamente tumbándolo cayéndole encima fracturándole la pelvis en dos partes, luego de una larga recuperación regresó a Venezuela donde, ya retirado del oficio, visita con regularidad las instalaciones del hipódromo.

 

Fuentes: Sr. Eliecer Odreman, Sr. Erik Pignoloni, Ing. Juan Macedo, www.hipicomputo2000.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 29 de marzo de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados