Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Julio Ortega

Por Trino Pulido

 

Julio Ortega nació el 30 de junio de 1962 en la población de Achaguas, estado Apure, pintoresca región llanera donde se celebran las famosas y populares ferias los días de la Semana Mayor. Sus padres Don Cesar Augusto Castillo y la Sra. Carmen María Ortega.

 

Por ayuda y recomendación de su primo hermano Argimiro Guerrero llegó a Ciudad Bolívar en el año 1980 a realizar su aprendizaje, pero fue en el mes de agosto de 1982 cuando hizo su debut y de manera triunfal a bordo de la castaña Anestesia ganando de punta a punta en distancia de 1800 metros para los clásicos colores del Stud SG y entrenada por Carmelo Donzella, la semana siguiente volvió a ganar esta ocasión con Tunesina, propiedad de Don Moisés Mérida.

 

De allí en adelante se le hizo esquiva las victorias y no recibió suficiente apoyo de parte de entrenadores y propietarios durante casi 2 años, fue cuando el Profesor Manuel de Jesús González Seguías (Director del HMCB para la época) le recomendó irse a la ciudad de Maracaibo.

 

Así lo hizo, arregló sus maletas y emprendió viaje al estado Zulia, llegó el 17 de enero de 1984 pero le negaron la matricula, fue cuando recurrió a su padrino de promoción en Ciudad Bolívar, Juan Vicente Tovar, que fue a montar en el mes de abril la Copa Veseli, le pidió ayuda, Juan Tovar habló con el presidente de la Unión de Jinetes del Hipódromo La Limpia y con el entrenador Douglas Bracho para que lo recibiera en su cuadra y así logró debutar en el mes de mayo con el ejemplar Fred (Stud Campoancho) perdiendo en raya con el campeón Planificador. Fred fue el mejor ejemplar que montó en su estadía por La Limpia, ya que triunfó en 10 oportunidades de las 11 veces que lo montó. Julio Ortega está muy agradecido con Juan Vicente Tovar, su agente José Ángel GarcíaCariaquito”, la Sra. Yolanda Barboza y con Douglas Bracho (que le brindó todo su apoyo y montó a todos sus ejemplares; luego de trabajar en la pista Julio iba a su oficina a ayudarlo, así se ganó su confianza).

 

Para la segunda semana de diciembre de 1984 quedó Sub Campeón de la estadística con apenas 7 meses de actividad en La Limpia, arrebatándole el segundo lugar a Damián Quintero Machín, el Campeón fue Javier Delgado Leal, ganando dos pollas con Cristy Love y Eleganza, otorgándole el Directorio del hipódromo una placa como revelación del año.

 

A finales de diciembre Juan Vicente Tovar le dice “arregla tus papeles para que te vayas a Caracas”, Tovar le entrega los papeles a “Pastelito” Fernández, pero no había cupo y lo envían al Hipódromo de Valencia. El 21 de marzo de 1985 hizo su debut en el óvalo de Cabriales ganándole nada más y nada menos que al astro mundial Ángel Cordero Jr., invitado de lujo esa noche en HINAVA, que llevó al ejemplar Río Mitare de Reinaldo Hernández Rosal y Julio montó a King Flyer de “Totoño” Andrade nacido en el Haras Dalmacia, viniéndose en un cabeza a cabeza y lo liquidó en raya. José Luis D’Angelo en su columna “Hipismo para todos” comentó “Julio Ortega se mandó un carrerón inolvidable, no sólo por ser su primer triunfo sino por ganarse a Cordero en cerrado final con King Flyer, el pupilo de Totoño Andrade”.

 

Un año después, como cosas de la vida se ganó en otro inolvidable final al Campeón jinete de Argentina Pablo Pisani (Hipódromo de Palermo) en un duelo de 400 metros, él con La Seminola de Cándido Marcano (monta cedida por Castor Chiquito) y Julio con Eleganza de “El MorochoFlorencio Ortegano. “Jamás olvidare esos grandes triunfos derrotando a 2 Campeones de la Fusta”. Con esa misma yegua Eleganza había ganado un año antes en Maracaibo la Copa Revista Hípica Zuliana, noble purasangre propiedad del Sr. Félik Stimac nacida en el Haras Dalmacia.

 

Otra bonita experiencia fue la disputa de la primera Copa Trinycarol, año 1986, vinieron del Hipódromo La Rinconada buenas yeguas como Gold Sea (con Juan Vicente Tovar), Silver Grey (con Douglas Valiente), Soy Acerrima (que estaba invicta de 6-6, con José Padrón), entre otras, Julio estaba arriba de la cabalgadura de la Campeona Covarianza, que la había ganado cuando tenía dos años. Luego de que se la quitaran a Freddy Martínez (muy caballero y hombre noble) le dijo en el recinto “Julio, esa yegua es de carrera, pero corre es por dentro, no la saques de allí”. Esa tarde cayó un soberano palo de agua en el Hipódromo antes de la disputa de la Copa, se dio la partida y salieron Gold Sea y Silver Grey a pelear, Julio tranquilo con su conducida, así pasaron varios metros a la entrada de la recta final, buscó la baranda y las otras le sacaron el cuerpo al agua corriendo por fuera, “matando en raya” a Tovar y Valiente, al llegar al recinto Tovar le dijo “Ahijado, usted está loco, como se metió por ese fangal a ver si se cae con todo y yegua”, respondiéndole Julio “Bueno padrino, usted sabe, la mamazón

 

En el año 1987 pasó al Hipódromo La Rinconada descargando 2 kilos contando las 48 carreras ganadas en Valencia, enfrentando a los buenos jinetes de la capital. Ganó la Condicional Especial Manuel Vicente Lander Gallegos con Kurtosis sobre la rápida guayanesa Kiss Me, Tan Bella, Mi Parroquia, Negruzca. Recibió muy buenos consejos del maestro Balsamino Moreira al que le cayó muy bien desde su llegada a La Rinconada, un día le dijo “Chuchaaa, yo no me siento muy bien para continuar montando, me voy a retirar y te voy a dar todos mis corotos”, fue un honor para Julio escuchar esas palabras del gran maestro chileno.

 

Ganó con los ejemplares Santu Pretu (14 cuerpos de ventaja), Positrón, Santón, Sólida, entre otros. Nunca imaginó que el destino le tenía reservado una mala pasada, un día viernes en la mañana el entrenador Manuel Vielma le dio un potro para trabajarlo de nombre Blond Hand (Stud Doble Play), el animal estaba mal amansado, tenía una maña que yo desconocía, Manuel le dijo “Julio, súbelo y pasas los 800 metros”, venia mañoseando sacándole el cuerpo a la baranda, lo paleteó para que se armara, al ponerle el fuete en la paleta “voló” las 2 barandas, con todo y caballo cayó para el otro lado con la buena suerte que no se le quedaron los pies en los estribos, se partió el fémur izquierdo, allí terminó prácticamente su carrera, al tiempo reapareció pero los entrenadores no le tenían confianza, decían que se había acobardado.

 

Luego comenzó su nueva etapa como Galopador-Amansador con el respaldo de grandes señores como: Enrique Llorente y el General Domingo Lara, les galopó a todos sus caballos Templado, Santón, Santu Pretu. Todos los potros de Cesar Cachazo, de 9 potros que le amanse 8 ganaron debutando.

 

Para finalizar, Julio Ortega comenta “Antes de terminar esta entrevista quiero darle mis palabras de agradecimiento a las siguientes personas, sé que ya algunos partieron de este mundo pero mi corazón los recordara por siempre, me ayudaron a lo largo de mi carrera: Sr. Moisés Mérida (nos une una amistad de 40 años, siempre tenía mi chequecito como una ayuda que iba a buscar mensualmente al Banco Guayana), Sr. Cesar Sterling (me regalo mi primer carro, le di el dato de Kurtosis que era la outsider de la prueba), entrenador Luis Monsalve (le gane más de 30 carreras en Valencia), Domingo Lara (cada 4 meses me mandaba a cambiar los 4 cauchos, me decía ¡Que sean Pirelli!), mi primo Argimiro Guerrero (le estaré agradecido de por vida, por el estoy donde estoy), Sr. Miguel Carrillo, Sr. Cesar Cachazo, Los Catanese, Vicenzo Lombardi (me pagaba el premio doble, pasaba por taquilla luego me daba un cheque, me decía “recuerda si ganas tienes tu regalo aparte”), Rafael “Talua” Rodríguez, Douglas Bracho, Juan Vicente Tovar (mi mentor, Dios te tenga en la gloria negrito)”.

 

Actualmente Julio Ortega se encuentra en Japón, trabajando para una de las más importantes cuadras del país.

 

Fuentes: Revista Jockey Pronósticos (foto), Revista Gaceta Hípica (foto)

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, sábado 30 de abril de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados