Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Lenin Macías

Por Edipson Andrade Bravo

 

Uno de los mejores jinetes zulianos de todos los tiempos ha sido Lenin Enrique Macías Ferrer, quien nació el 8 de Diciembre de 1965 en la Ciudad de Maracaibo, Estado Zulia. Con apenas 9 años de edad empezó a trabajar en el Hipódromo de La Limpia, allí limpiaba la cama de los ejemplares.

 

Luego de 7 años de estar metido de lleno en los caballos le dieron la matricula como jinete en el año 1981, su primera monta fue Botones entrenado por Nelson Morillo, el popular "Morillón". Llegó en la 4º posición. Con Oroven, propiedad de Rudecindo Díaz y entrenada por Claudio José León, logró su primera victoria derrotando en final de foto a Peña Buena que contó con la monta de José Martin Toro. A partir de allí demostró en el ruedo zuliano sus habilidades como jinete.

 

Cuando se inauguró el Hipódromo Nacional de Valencia, decidió probar suerte. Allá ratifico su talento. Además ganó una estadística, la de 1987. Ese primer y único casquillo de Oro, que le obsequió a su entonces recién nacido Hijo, Lenin Enrique, ha sido su máxima alegría dentro del Hipismo. Ese mismo año ganó su primera selectiva en ese óvalo, la Copa Polizón con el potro Hurra. En cambio, también en Valencia le ocurrió lo peor, la mayor tristeza. Cuando termino una competencia luego de llegar de 5º con el caballo Cachao, le informaron que su mamá había fallecido.

 

Dos de los entrenadores de quien conserva particular agradecimiento en su pasantía por Valencia fueron Reinaldo Hernández Rosal (su gran amigo) y "PepinoGiuseppe Culicetto. También en Valencia tuvo dos accidentes: en la primera venia ganando al galope con Pretty Roman, rodando exactamente en el rayado de la llegada, luego que se le reventó una brida. El otro accidente fue con Vadela que resultó con triple fractura de la columna cervical. También se fracturó el omoplato derecho. Para colmo sus pulmones fueron perforados.

 

También probó suerte en el Hipódromo La Rinconada con resultados positivos. Logró ganar varias competencias, incluyendo con Cábala, entrenada por Julio Ayala. “Esa Cábala fue lo mejor que monte en Caracas” rememora Macías quien además de Ayala, hizo extraordinaria amistad con Ademar Piñango y Pedro Armando Quintana.

 

Luego de cumplir sus compromisos en La Rinconada o Valencia, solía regresar a su Maracaibo natal y montaba con regularidad en La Limpia, “Cuestión de nostalgia” dice con melancolía. Lenin Macías guarda emocionados recuerdos, por otro lado, por el entrenador LuisMantequillaMéndez que lo ayudo al máximo. Siempre lo apoyo, le extendió la mano amiga. Con Lubna (una hija de Power Train) ganó la Polla Azucría de 1986.

                                          

El pequeñín Lenin, quien mide 1.58 m y cuando montaba pesaba 49 kilos, se inmortalizó el 4 de Noviembre de 1988. Ese día, más exactamente esa noche, fue el cierre de recordado Hipódromo de La Limpia de Maracaibo, que estaba ubicado en lo que en la actualidad es el Centro Comercial Galerías. La última carrera de la noche final del espectáculo Hípico en ese ovaló significó victoria para Gran India, entrenada por Nelson Morillo, todavía dando batalla en Santa Rita. Gran India, soportando 62 kilos de peso y amparada en la magistral guía de Macías, pudo contener la bestial atropellada de Caigüire, al cual dominó por medio cuerpo en una llegada muy emocionante. Hubo momentos, en la recta final que pareció que Caigüire (pegadito al riel) desplazaría, pero Lenin arrió y fustigo con energía, marcando la diferencia y logrando una gran victoria que lo metió para siempre en la historia del maravilloso Hipismo Zuliano.

 

Puesto el candado definitivo al Hipódromo de La Limpia, el diminuto y buen jinete se traslado al Hipódromo de Santa Rita, donde siguió ganado muchas carreras. Ese mismo año ganó el Clásico Clausura con el ejemplar Action Run. Pero no se conformó con montar en Venezuela. También estuvo en Estados Unidos pero sin mucha suerte. Eso fue durante la década de los 90’. Desde el comienzo le fue mal. Cuando llegó al aeropuerto de Miami, nadie le estaba esperando. No sabía hablar ingles. Lenin siguió contando su anécdota “menos mal que Carlos Abarrio (hijo del entrenador Juan Carlos Pérez Abarrio), se enteró de mi gran problema y solvento mi situación. Luego al llegar al Hipódromo (Calder Race Course), Jesús “El Mudo” Rodríguez me recibió a las mil maravillas”.

 

La mayoría de sus triunfos importantes fueron en el Hipódromo de Santa Rita. En 1992 ganó el Clásico Ciudad de Maracaibo con el tordillo Oval. En 1993 el Clásico Rafael Urdaneta con Don Chichilo y el Gran Premio Criadores Zulianos con La Chichila. En 1994 los Clásicos Periodistas Hípicos (Doña Rosa), Que Calor (Backstage) y Veseli (Heinkel). Durante 1995 se dedicó a Valencia con su gran amigo Reinaldo Hernández Rosal ganando las Copas Cámara de Industriales del Estado Carabobo con Dharrih y José Joaquín Hernández Rosal con Maryser. Regresó a Santa Rita en el año 1996 y en una misma noche ganó el Clásico de la Velocidad  con el ejemplar Hy Danzig, luego mas tarde ganó el Clásico de la Resistencia con el ejemplar Storm Face. Con el mismo Hy Danzig se anexó los Clásicos Jockey Club del Zulia y Uprocazulia. En 1997 se adjudicó el Clásico Hipódromo de Santa Rita con Consumado.

 

El peor ejemplar que condujo en los Hipódromos del Zulia resulto ser Botina, entrenada por Jaime Marcelo González. Dos de los mejores fueron Gran India y Action Run. El mejor ejemplar que guió en la Arena Valenciana resultó ser De Feria. De la peor no se acuerda aunque dice que “no servía y me dio muchos dolores de cabeza”.

 

Mientras en Maracaibo vivía con su familia, en Valencia lo hacía solo. Y en Caracas compartía vivienda con “Rama SecaJorge González, quien era su secretario, y con Ciro Arámbulo, el domador de Blondy, una de las mejores yeguas criollas de todos los tiempos.

 

Tristemente, en los últimos años, cuando todavía tenía muchas carreras por ganar, Lenin Macías comenzó a llevar una vida desordenada, lo que perjudicó su disciplina, responsabilidad y, por supuesto, condiciones físicas. Se vino abajo. Ha sido su peor caída, su más lamentable rodada.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 29 de marzo de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados