Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Nelson Bracho

Por Rubia Bracho y Henry Osorio V.

                                                       

Nelson Antonio Bracho Ramírez nació el 4 de Noviembre de 1944 en la Avenida La Limpia de la Ciudad de Maracaibo, cerquita del hipódromo. Hijo de Doña Rubia Rosa Ramírez de Bracho y Don Benedicto Bracho Balzán, de una familia compuesta por ocho hermanos, siendo Negda y Nilio Bracho los mayores, posteriormente se unieron a la familia Nancy, Nereida, Norberto, Nelixa y Benedicto Bracho. En el año 1957, su hermano Nilio Bracho fue quien comenzó con la historia de los Bracho Ramírez en el mundo hípico, destacando éste sobre los lomos de Ray Ristre, entrenado por Adelmo Urdaneta ganando su primera carrera en distancia de 900 metros, luego la siguiente semana gana con Declamación el Clásico Ciudad de Maracaibo donde estaba como invitada especial Libertad Lamarque. De esta forma en 1958, 59 y 60 Nilio Bracho se lleva el galardón de mejor jinete aprendiz.

 

Siguió los pasos de su hermano y estudió en la Escuela de Jinetes de La Limpia. Perteneció a la promoción Rafael Vera, entre cuyos graduados figuraron Morris Valbuena, Juvenal Coscorrosa y El Mudo Jesús Rodríguez. El 17 de Febrero de 1958 debutó Nelson Bracho en el Hipódromo La Limpia, conduciendo a la yegua Encina entrenada por Jaime Marcelo González, ganando al igual que su hermano en distancia de 900 metros, la siguiente le tocó conducir el caballo Alcatraz entrenado por Luis Ferrer, siendo este su segundo triunfo en fila en 1200 metros.

 

En la tercera semana gana con el caballo Sebucán en distancia de 900 metros superando al más cercano competidor por una cabeza en dura lucha con el caballo Generú con Aníbal Casadiego y Doblón con Jesús Rodríguez. Después corrió al caballo Borde del Stud Cajovi del Sr. Castor Villalobos (quien era para el momento Presidente del Hipódromo La Limpia) y preparado por Moisés Almarza, ganando con éste en distancia de 1400 metros. La siguiente semana le tocó conducir al caballo Chicle preparado por Ángel Spera ganando también dicha carrera. Todas estas carreras fueron ganadas por Nelson Bracho siendo un aprendiz de la escuela de jinetes. En vista de la racha ganadora se suscita una molestia de los demás aprendices porque Nelson las ganabas todas, lo que ocasiono que los compañeros pidieran que nuestro campeón pasara a correr con los profesionales.

 

El viernes 15 de mayo 1958 firmó dos montas con los jinetes profesionales la cual no quedo en el sorteo por lo que Nelson se limitó a solo ver las carreras de ese día  y antes de  terminar la jornada hípica se dirige a su casa la cual está cerca del Hipódromo y fue llamado por los auto parlantes para que corriera el caballo Perdido del entrenador P. J. GonzálezEl Vampiro”, sorprendiendo y ganando su primera carrera con los jinetes profesionales de la Ciudad de Maracaibo por fotografía a Oripopo, conducido por José A. Canga, uno de los buenos jockeys de Maracaibo.

 

En el año 1961 fue enviado a Maracaibo un caballo llamado Santo y Seña desde la ciudad  de Caracas con altísimas esperanzas de convertirse en el caballo campeón del Hipódromo de la Limpia. Siendo Oswaldo Molero uno de los mejores jinetes de la Ciudad de Maracaibo, fue el designado por los dueños del caballo para su conducción. En esa misma oportunidad Moisés Almarza preparador del caballo Borde, Pataleo y Expedito le ofrece montar a Borde, a Oswaldo Molero en el mismo Clásico Rafael Urdaneta el cual rechaza por conducir a Santo y Seña.

 

Para ese tiempo era difícil ver a un aprendiz patrocinado en un clásico porque los dueños preferían que los caballos fuesen conducidos por jinetes profesionales, pero el propietario Castor Villalobos y Moisés Almarza decide entregar las tres montas a Nelson Bracho. Una vez recibidas las instrucciones para que corra a Borde en el Clásico Rafael Urdaneta, el cual fue corrido el 20 de Octubre de 1961, se da la partida siendo el primer puesto para el caballo Santo y Seña ubicándose el caballo Borde en el último lugar y llegando al poste de los 500 metros el caballo Santo y Seña se fracturó, para ubicarse en el primer puesto de la carrera faltando 200 metros Borde junto a Bolango en dura lucha, al final ganó Borde el Clásico Rafael Urdaneta haciéndose acreedor de la copa. La misma noche se hace ganador de la carrera en la cual corría a Pataleo y Expedito, a partir de ese día le insistían los familiares y amigos y propietarios del caballo que fuera a correr a Caracas con los grandes jinetes como Gustavo Ávila, Juan Eduardo Cruz, Milton Barra, Rogelio Cortez, Walter Carrión, Omar Pérez y Félix García. Esa misma noche del triunfo se encontraba en el Hipódromo de la Limpia Domingo Noguera Mora, Norman Lorenzo, Eloy Pérez AlfonzoMister Chips”, Luis Alberto Piñeyro, Luis Ramón Harris y Guillermo Gavidia, los cuales quedaron gratamente impresionados por las habilidades demostrada por Nelson Bracho.

 

En el mismo año 1961 vino por primera vez a Caracas de la mano de una de las estrellas de entonces “El MandamásRogelio Cortez, pero no pudo ni debutar esa vez, por problemas de documentos. Fue en el año 1962 cuando el entrenador Domingo Noguera Mora lo trajo como jinete aprendiz de la cuadra. Su primer triunfo en el Hipódromo La Rinconada fue con Grand Past el 21 de abril en 1300 metros, entrenada por “El Pavo” Noguera. El mejor triunfo lo logró con Bien Pagá, propiedad de Thelmo Romero. Además dentro de los mejores ejemplares que montó se encuentran Fair Kill y Tajamaco, ambos entrenados por su amigo y protector en Caracas, Domingo Noguera Mora.

 

Chicho Nelson Bracho se retiró en el año 1977, pues el peso le agobiaba. Consideró que lo más importante fue montar y ganar en La Rinconada, pues considera que allí montaban los mejores jinetes del mundo. Luego del retiro, por exceso de peso, trabajó como Galopador, Domador y Policía de Pista. Ganó 460 carreras entre los Hipódromos de La Limpia y La Rinconada. Allá en La Limpia ganó una Estadística, además de tres Clásicos Simón Bolívar y tres Clásicos Presidenciales. En su hogar formó dos hijos profesionales universitarios.

 

En la actualidad Nelson Bracho disfruta de su pensión por el hipódromo, además de contar con varias rentas, producto de buenas inversiones que hizo cuando era jinete activo. Comparte con su familia y sale mucho con sus amigos, especialmente con Euclides Villalobos, Manuel Pinto y José Aguilar, estos últimos empresarios en La Floresta.

 

Fuentes: Revista Sin Freno, Sr. Manuel Martínez.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 25 de julio de 2013

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados