Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Pedro Emilio Yumar

Por Juan Macedo

 

Una verdadera figura de nuestro hipismo en los viejos tiempos del Hipódromo Nacional de El Paraíso lo fue sin dudas "El TaciturnoDon Pedro Emilio Yumar, que nació en Antímano, Distrito Federal, en el año 1911. Fue un jockey con estilo propio y muy de su época, brilló con luz propia, era un jinete en toda la extensión de la palabra. Inteligente, tranquilo y con una postura encomiable, sabía guiar un caballo de carreras. Sus mayores virtudes encima de un caballo eran sus manos y sus montas. Era excelente cambiándose el látigo de mano y poseía un magnífico sentido del paso, ganándose el respeto de los mejores entrenadores. Llenó con su gloria un bello tiempo del hipismo de antaño.

 

 

En 1932 el entonces joven de 21 años Pedro Emilio estaba mirando los traqueos en el Hipódromo Nacional El Paraíso, pasó Florencio Gómez Nuñez (hijo del General Gómez) y le preguntó si era jinete. Yumarcito le contestó que no pero que le gustaría aprender. Don Florencio a su preparador y le encomendó la enseñanza del muchacho, pero no aprendió mucho allí ya que apenas iba sobre la silla en el caminar diario desde la caballeriza del 19 de diciembre hasta el hipódromo.

 

Después Yumarcito se fue donde Don Fernando Talavera, que tenía al cubano Joe López de preparador, que comenzó a enseñar al joven Pedro. Así día a día, Yumar sobre un caballo y López sobre un Pony, iba cumpliéndose la lección. Bisturí fue el primer caballo que condujo en pruebas públicas y su primera monta ganadora fue con el caballo Miralejos, propiedad de José Rosario Gómez, que preparaba Marcos Andino. En esa época se corrían 7 carreras los domingos y las temporadas duraban 3 meses. Los aprendices se graduaban de Profesionales con 10 triunfos y Yumarcito se graduó en una temporada logrando 25 triunfos a pesar de que la totalidad de los jinetes eran extranjeros.

 

 

Conocido como “El Taciturno” ganó su primer clásico el 5 de julio de 1933, nada menos que el Clásico Fuerzas Armadas en 3200 metros que recorrió con Anauco en tiempo de 216”. Durante 1935 se lució por intermedio de la tordilla consentida del Sindicato Caribe, Kudi, ganando hasta tres clásicos, a saber: Gobernador del Distrito Federal, Hipódromo Nacional y Los Sprinters. Siempre se dijo que Don Pedro ganaba únicamente con la ventaja suficiente que no permitiera recargar de peso al animal, porque el handicap funcionaba de acuerdo con la diferencia que se produjera la victoria.

                               

En 1937 repite nuevamente en el Clásico Gobernador del Distrito Federal sorprendiendo con El Bachiller. Fue uno de los jinetes del inolvidable Burlesco, con el que ganó el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría de 1938, evento que gana por segunda vez en 1942 con el veloz pupilo de Doña Carlota de Azpúrua, Taparito, y por tercera vez en 1944 con Lucero. En ese año 1944 también anexó a su record el triunfo logrado con el moro Hat Trick (un segundón empedernido) en el Clásico Presidente de la República. Con una atropllada que fue imposible de contener. Con respecto a este caballo Hat Trick, era un velocista en Argentina, pero Yumarcito alertó al preparador José "Miralejos" Mendoza sobre la capacidad corredora del moro cuando lo afirmaba en el filete, mostrándose poderoso. Entonces el preparador le cambió el entrenamiento y lo convirtió en stayer, para satisfacción de los aficionados. En 1943 ganó la Estadística de Jinetes con 36 victorias.

 

 

El año 1945 fue sin dudas prolífico para Don Pedro, ya que se ciñe su cuarto Clásico Ministerio de Agricultura y Cría con el hijo de Forajido, Chivatón; además de lograr ganar el Clásico Hipódromo Nacional con otro sempiterno segundón de los Hermanos Trujillo, Laponero (considerado por el aficionado a la hípica de su tiempo como uno de los caballos más honrados); y el reconocido caso que ocurrió con Don Pedro y Robby, defensor de los colores de los Azpúrua. Robby era velocista y todas sus carreras las había corrido en punta, pero durante el Clásico Presidente de la República de ese año 1945 no aparecía entre los punteros, ni siquiera había buscado la carrera, y las esperanzas habían desaparecido. Repentinamente, faltando 800 metros, comenzó una feroz atropellada y en forma sorprendente desplazó a todos sus oponentes para triunfar con holgura sobre Hat Trick. Una obra maestra de Pedro Emilio Yumar.

 

 

 

Desde 1935 actuó con frecuencia en los hipódromos de Trinidad, Grenada y Barbados, ganando los clásicos en esas localidades. Yumarcito se retiró de la profesión de jockey en 1946 a raíz de un accidente, iba conduciendo a Arbolito y Vicente Alemán llevaba a Pedregal, un caballo tropezó con Pedregal que cayó sobre Arbolito, Yumar rodó y el caballo le cayó encima. Fue un accidente grave donde se desgarró los tejidos del tórax y del que no se repuso para seguir de jinete. En 1948 hizo un intento con Donoso, pero no pudo y sus médicos le aconsejaron retirarse. En su campaña como jinete ganó aproximadamente 700 carreras.

 

En esas funciones va conociendo los secretos del purasangre y se dedica al entrenamiento de purasangres, siendo Don Carlos Márquez Mármol quien le dio mayor apoyo en esta profesión. En 1948 logra su único triunfo clásico con el veloz Rumbeador a las órdenes de Héctor Revello en el Clásico de los Sprinters. Se retiró temporalmente pero en 1963 se reintegró al entrenamiento de purasangres y bajo su pupila pasaron buenos corredores comunes como Brachi, Sir Ralph y La Guise, pero Yumar seguía siendo la gran figura de hace tres épocas, ya que todos le admiraban y respetaban.

 

Los hípicos de la época decían que si Don Pedro pudiese viajar en una máquina del tiempo a la actualidad, opacaría a muchas de las estrellas (cuidado si no a todas) que vemos día a día en el Hipódromo La Rinconada. El martes 25 de enero de 1977 fallece Don Pedro, causando profunda pena en los medios hípicos.

 

Fuentes: Sr. Hermán Ettedgui, Revista Turf, Revista Gaceta Hípica, Revista Hipódromo, Libro "Enciclopedia del hipismo Puertorriqueño"

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 07 de junio de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados