Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Ramón Felipe Rubio

Por Gabriel N. Ramos

 

Nos referimos en esta ocasión sobre el profesional de la fusta Ramón Felipe Rubio, quien nació el 22 de septiembre de 1962 en la ciudad de Maracaibo, estado Zulia. Hijo de Alicia Margarita de Rubio y Ramón Rubio, personajes que siempre detallaron paso a paso la trayectoria de su descendiente. Desde muy temprana edad, cuando estudiaba bachillerato en el liceo Caracciolo Parra Pérez, destacó en actividades deportivas, pero ninguna con tanta fuerza como el hipismo. Era su pasatiempo en esa época.

 

 

Se convirtió en jinete gracias a su gran amigo y luego colega, Nerio Enrique Atencio, quien vio el tamaño y la pasión por los caballos y le propuso la idea de ser jinete profesional de purasangres de carrera. El joven Ramón se lo comentó a sus padres y ellos le apoyaron durante su aprendizaje.

 

Sus inicios fueron en el desaparecido Hipódromo de La Limpia, en su natal Maracaibo, donde saboreó por primera vez el triunfo con la yegua Glamot en el año 1982. Destacó gratamente en la tierra del sol amada y sus habilidades sobre los purasangres lo catapultaron a otro destino: el Hipódromo Nacional de Valencia.

 

Inició en el óvalo de Cabriales en el año 1984 y brilló por sus habilidades. En su primer año ganó 16 carreras y en siguiente año con un total de 25 triunfos figuró segundo en la estadística de 1985 (que logró Alfredo León).

 

Se hizo campeón de los jinetes en el Hipódromo Nacional de Valencia al ganar la estadística del año 1986 con un total de 30 victorias, superando a José Luis Ramirez y Alfredo León. Además ganó su primera selectiva, la Copa Vélika con Open Sky, entrenada de Carlos Urrutia.

 

Aunque no logró más lideratos en la estadística de jinetes del Hipódromo Nacional de Valencia, Ramón Felipe Rubio se mantuvo en la élite de los profesionales de la fusta durante el resto de la década de los ochenta. En el año 1987 ganó el Clásico El Hornero con Black Picture, además de las Copas Trinycarol (con Alirroja) y Vélika (con Baleares) y en 1989 se anexo la Copa Benemérito con Gunga Din.

 

 

El inicio de la década de los noventa fue promisor para Ramón Felipe Rubio al triunfar en 33 ocasiones, incluyendo la Copa Brigada Blindada con Gran Santa, la consentida de Isaac Hassan. Pero las oportunidades disminuyen debido a las lesiones ocasionadas por una rodada y las visitas al paddock valenciano cada vez fueron menos.

 

Pero en el año 1996 recibió el espaldarazo del entrenador Antonio Sano y logró cruzar la meta en ganancia 25 veces en 169 intentos, como en sus mejores tiempos. De esos triunfos cinco fueron selectivos, a saber: Clásico Ambrosio Plaza con Sun Moon Star; Clásico Juan Vicente Pérez Michelena con Oasis; Copa Abelardo Raidi con Sun Moon Star, Copa Ateneo de Valencia con Bochador y Copa Brigada Blindada con Sun Moon Star.

 

Ramón Felipe Rubio se mantuvo como consecuente ganador a pesar de las pocas oportunidades (muchas brindadas por Antonio Sano) hasta el año 2002 donde había decidido colgar la fusta y dedicarse a las labores como traqueador. En el año 2004 intentó la reaparecida, corrió una vez sin suerte y definitivamente se retiró de la profesión.

 

El jockey Ramón Felipe Rubio ganó 289 en 2499 oportunidades, con una efectividad de 8.65. Tuvo una carrera profesional de 21 años (2 en el Hipódromo de La Limpia y 19 en el Hipódromo de Valencia) llena de lesiones y altibajos, pero también de grandes satisfacciones. En resumen, Ramón Felipe, jockey, ganador de una estadística en Valencia, apasionado por los caballos y con muchas amistades debido a su clase y personalidad.

 

Fuentes: Sr. John Contreras, www.hipicomputo2000.com, Ing. Juan Macedo, Sr. Richard Atencio 

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 24 de octubre de 2014

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados