Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Vicente Alemán

Por Juan Macedo

 

Don Vicente Alemán Ordoñez nació en la ciudad de Panamá el 19 de julio de 1924. Vino muy joven a Venezuela en calidad de jinete. Llegó a Caracas con fama realmente justificada ya que en su país de origen se había constituido en habitual ganador (aquí el filetero canaleño gustaba una enormidad a raíz de las actuaciones de Rafael Mora, Blas Aguirre y Laffit Pincay).

 

El callado Vicente Alemán hizo su debut en el Hipódromo Nacional El Paraíso el 25 de julio de 1943 y la verdad es que en ese primer intento la suerte le fue totalmente esquiva ya que terminó último conduciendo a Taparito y en carrera donde se impuso Trocanter. Su primer triunfo fue el 5 de septiembre de ese año, en una quinta carrera, llevando al éxito a Darsine, propiedad del Dr. Herman Stelling. En esa primera temporada conquistó un total de 15 éxitos. Notable con el látigo por su gran técnica y por su habilidad para calcular la resistencia de sus conducidos. “La Bala RubiaHaedo fue el caballo mas destacado que ha conducido según sus palabras.

 

Vicente Alemán resultó el primer jinete ganador del Gran Premio Clásico Simón Bolívar por intermedio de Seriote en la temporada oficial de carreras de 1946. Los propietarios del ganador tenían en carrera otro ejemplar que en todos los traqueos previos a la carrera se ganaba a Seriote (por supuesto El Hornero). Antes de todo esto el propietario puso a Vicente Alemán a escoger su monta y este sin ton ni son, se decidió por Seriote, pero después de estar en los traqueos se arrepintió y le rogó en varias oportunidades que le cambiara el ejemplar por el otro, ya que ese lucía en mejor condición, la negativa fue evidente ya que el propietario había adquirido los servicios de Euclides Villalobos. En la competencia El Hornero no fue el mismo y salió ganando el compañero de cuadra Seriote, correspondiéndole a sus propietarios la rica bolsa de Bs. 25.000 para el ganador.

 

Otros éxitos de Vicente Alemán como jinete fue el Clásico Gobernador del Distrito Federal de 1946 con el mismo Seriote, los Clásicos Presidente de la República y Fuerzas Armadas de 1947 con El Hornero. La afición que concurría al hipódromo lo veía como el ídolo de los jinetes.

 

Don Vicente Alemán decidió abrirse camino como entrenador y obtuvo la matrícula en noviembre de 1954, logró su primer triunfo en esas lides el 19 de diciembre de ese año con Matasiete, siendo este una tremenda sorpresa, quedando todo en casa porque también fue su jinete. Rítmico, Cachilapo y Guachafitero, junto a Matasiete, fueron sus primeros entrenados. Tanning fue el mejor caballo que entrenó, incluso ganó el Clásico Gobernador del Distrito Federal de 1956 con la monta de Juan Araya. Otro excelente corredor que tuvo bajo su tutela fue el récord horse Shazam, además de Raven, Curruca, Oklahoma, Europa, Aureo, Danha, Mandamás, Monte Albán, Pourquoi Pas, entre otros.

 

Siempre con un lote de ejemplares del que no era mucho lo que podía esperarse, cumplía unas campañas bastante meritorias, siendo superado por colegas que le aventajan en el numero de entrenados. No obstante, Vicente Alemán fue capaz de recoger 250 ganadores en su vida como entrenador, con lo que dejó al descubierto esa preocupación que le ha distinguido como un honesto trabajador, cuya capacidad fue fácil de comprobar. Se mantuvo activo hasta el año 1973. Echó raíces definitivamente en Venezuela con esposa e hijos, que siguieron la herencia hípica.

 

Al retirarse como entrenador de purasangres, Vicente Alemán se mantuvo visitando las instalaciones del hipódromo, en particular a la cuadra de su hijo Rafael Alemán, solía dar magníficos consejos a los jóvenes jinetes, basados en su experiencia como tal. Falleció el jueves 15 de septiembre de 1988.

 

Fuentes: Sr. José Rafael Ball, Revista Gaceta Hípica

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 31 de diciembre de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados