Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Agustín Avellaneda

Por Juan Macedo

 

Otro personaje que fue muy conocido en nuestro medio hípico es el Sr. Agustín Avellaneda, hombre de negocios y con gran proyección en el hipismo venezolano, ya que además de haber sido propietario de ejemplares de carreras, ha sido uno de los que más ha colaborado con el engrandecimiento del Hipismo Nacional, el cual sirvió en sus momentos mas difíciles. Era una persona gentil que siempre tenía una respuesta cónsona y precisa para los problemas.

 

Trabajó en el campo de las artes graficas con la Tipografía Americana y Tipografía Vargas, donde llegó a editarse la Revista Gaceta Hípica y otras más. Era considerado una verdadera Enciclopedia del hipismo, poseía una voluminosa biblioteca hípica donde tenía una cantidad de fotos y programas coleccionados desde el año de 1935, que fue cuando se inició como Propietario, su primer caballo fue Don Tomás, que a la postre tuvo desempeño regular; luego hizo diligencias concernientes a la adquisición de otros purasangres, entre cuyos nombres pueden mencionarse a Spoke, Timipiti, Sun Henry y Petareña, la cual logró implantar record para los 800 metros, que duró por espacio de 9 años. De igual forma cabe manifestar que la yegua en cuestión logró salir avante en muchas oportunidades.

 

 

Al transcurrir de los años, otros animales pasaron a reforzar su cuadra, tales fueron Suerte, Gran Lama, Bolero, Kent, Chinchinirno, Revancha, Chonita, La Negrita, entre otros. Estos ejemplares lograron adjudicarse muchas victorias para beneplácito del Sr. Avellaneda, en especial Gran Lama, buen corredor que resultó ser el purasangre más productor de dinero durante la temporada de 1942. Para 1955 tuvo a Datera, buena corredora.

 

Una anécdota sucedió durante uno de sus viajes a los Estados Unidos de América, al comprar al caballo Hasty Notion, que no podía intervenir en competencias públicas en la tierra del Tío Sam por una suspensión que pesaba sobre él; pero sin embargo, su anterior dueño  lo corrió en USA bajo otro nombre. Pues bien, cuando resolvió el Sr. Avellaneda embarcarlo para tierras venezolanas no pudo llevarse a efecto el viaje por numerosas causas y el caballo tuvo que permanecer por espacio de un año en el puerto de Nueva Orleans. Posteriormente, el caballo llegó, y pese a ese sinnúmero de factores adversos, pudo ganar varias carreras. Aquí se llamó Arco Iris y lo cuidaba el legendario “Negro BlancoJuan Francisco Blanco.

 

El Sr. Agustín Avellaneda fue el fundador de la Asociación Hípica de Propietarios, hecho acaecido por el año de 1944 y ocupó en la misma entidad el cargo de Tesorero. Colaboró en mucho con el Hipódromo Nacional cuando nuestro hipismo atravesaba una verdadera crisis. En forma desinteresada hacía los cuadros, programas, boletos y otros trabajos tipográficos; además auxilió financieramente y con otros medios en la ocasión en que su acción era una necesidad para mantener vivo el espectáculo. Por el años de 1939 fue Comisario Auxiliar, siendo los principales el Dr. Félix Lairet y los Sres. Rotundo Mendoza y Julián Rodríguez Jiménez. Fue miembro del directorio del INH durante la gestión del Dr. Rafael Rodríguez Navarro (1969-1974).

 

 

Fue siempre un hombre de bien, dedicado al trabajo honesto y preocupado por la supervivencia de la hípica. Lamentablemente Don Agustín Avellaneda falleció el 14 de Enero del año 1977, pero estas humildes palabras para su recuerdo son pocas para honrar a un Verdadero Héroe de nuestro hipismo.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Roque Yoris Soules.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de marzo de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados