Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Aleida Roa

Por Erick Pignoloni

 

Aleida Roa, caraqueña de pura cepa, sanjuanera de nacimiento, jamás imaginó que su futuro estaría profundamente ligado con el hipismo.

 

Aleida trabajó desde 1973, en el antiguo Consejo Supremo Electoral, hasta que en 1978, el profesor Luis Hidalgo, quién trabajaba como Director de Fomento Equino del I.N.H., en aquellos años, le propuso un trabajo en el hipódromo. La estudiante de Contaduría Pública, aceptó el nuevo reto, iniciando su labor en la poderosa asociación de criadores: FEDEHARAS.

 

 

 

Allí se puso a trabajar en la organización de las subastas, llevar la facturación, estar pendiente de la implementación de la logística necesaria para facilitar la llegada y pernocta de los potrillos al puesto de monta, asegurarse de la asistencia de los compradores claves al “tattersal” y luego, coordinar las cobranzas correspondientes.

 

Ha seguido con estas delicadas funciones, con la efectividad y probidad de siempre, en UNICRÍA, ente que reúne a un grupo mayoritario de criadores, desde 1988.

 

Aleida Roa siempre ha llevado las mejores relaciones, con cada uno de sus numerosos jefes, quienes le prodigan un gran respeto y cariño, porque están seguros que pueden confiar en esta digna trabajadora, quien le ha consagrado su vida al hipismo.

 

Fuentes: extraído de la revista Gala Hípica 2015

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 25 de septiembre de 2015

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados