Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Ángel José Gutiérrez Agüero

Por Carlos Luis Giardinella

 

Cuando entré a trabajar en este periódico, en el año 2004, un colega de otro medio me dijo: “Ten cuidado, que vas trabajar con Gutiérrez, y ese es un viejo amargado y mala gente”.

 

 

Hoy, después de tanto compartir con él y de sentir el vacío que nos deja con su partida, puedo decir, con toda franqueza, que mi colega no tenía razón, que se dejó engañar por la coraza que nuestro amigo Ángel Gutiérrez mostraba, para ocultar su noble corazón. A lo mejor Gutiérrez pensaba que al ser frío, tajante, mal encarado, lo percibían más fuerte e infundía más respeto, pero en realidad tenía un espíritu diáfano y bastaba sólo tratar con él unos meses para descubrir el gran amigo que se escondía detrás de esa armadura engañosa.

 

En este escritorio, desde donde escribo estas líneas, escuche de su boca las historias más hermosas, anecdóticas e increíbles que cualquier hípico, como él, pueda imaginar: de cómo abandonó su sueño de ser jinete y terminó en una escuela de Comunicación Social, o el día que su padre, el jinete ÁngelColoraoGutiérrez llegó segundo en el Washington Internacional.

 

Desde este mismo escritorio, lo vi llorar amargas lágrimas, por la muerte de su abuela: Doña Genoveva, nunca olvidaré cuando me dijo con voz trémula y entrecortada: “Se me fue mi vieja, mira como es la vida, yo nací en sus brazos, y ella murió en los míos”.

 

También lo vi muchas veces radiar de alegría, hablando de su hijo: Miguelángel, con un orgullo estratosférico que le hacía brillar sus ojos nostálgicos.

 

 

El Patrón” como le decíamos por su imponente poder de mando, o “Carne Mechá” y “Alambrito”, como le llamaban sus colegas contemporáneos por su delgado cuerpo de breve estatura y 52 kilogramos, entró en Meridiano en 1972, fundó el suplemento Meridiano Hípico, que hasta la edición del 12 de agosto de 2010 salió con su crédito y bajo sus parámetros. Era lector acérrimo, de impecable ortografía y excelsa pluma, inmejorable titulando y excelente enseñando.

 

A su lado se formaron exitosos periodistas que hoy están diseminados por distintos medios: Antonio José Medina, Hernán Viloria Daboín, José Rubicco Huertas, Jaime Casas, Eduardo Rodríguez Giolitti, Carlos Vierma Saavedra y quien está detrás del teclado en un indescriptible ambiente de tristeza que se respira en toda la sala de redacción.

 

Hoy a su hijo Miguelángel, a su esposa Nancy y a su hermano Rafael Ángel, les deja un amargo sabor de despedida, pero a la vez la satisfacción de haber batallado con él sin tregua, contra el cáncer que lo consumió.

 

Ahora los brazos de Doña Genoveva, los que lo recibieron al nacer, vuelven a recibirlo en la soberanía celestial. Te nos fuiste “Gutierrito” pero nos dejaste las irremovibles raíces de tu amistad y tu sabiduría, gracias por darnos tanto, y como decías al despedirte de la redacción: ¡Misión Cumplida!

 

FICHA TECNICA

Ángel José Gutiérrez Agüero

Profesión: Lic. Comunicación Social

Fecha de Nacimiento: 19-07-1947

Cargos Ostentados: Director revista hípica La Fusta, Redactor de la Columna Hyperion, Jefe de Hipismo Diario Meridiano (desde 1972)

 

TESTIMONIOS:

 

JAIME CASAS:

"Se nos fue Gutiérrez, el "patrón". Gutiérrez, el amigo; el que tendía la mano, el que no pedía permiso para aconsejar. Siempre tuvo olfato para reclutar, y por sus manos pasaron los mejores comunicadores de aquellos años en los que el periodismo hípico no solo existía, sino que era bueno. Sabía ser jefe, pero más sabía ser amigo y compañero a la vez. Ávido lector, siempre apasionado. Siempre había tema para conversar, y nutrirse de sus años de experiencia de vida y de trabajo. Fue un hombre bueno, que solo sembró afectos dentro y fuera de la oficina, esa a la que nunca faltó, ni en vacaciones. A él le debemos muchas buenas experiencias de nuestros primeros años en el medio hípico, allá en la barrera del final de los '80 y comienzos de los '90. ¡Te recordaremos, patrón!"

 

HERNAN VILORIA:

Ángel Gutiérrez fue mi maestro en el periodismo hípico. Todo un personaje, dicharachero y querido en la redacción. Trabajé con él durante cinco años, en los cuales aprendí mucho de sus enseñanzas y regaños (jeje). Siempre lo recordaré

 

ANTONIO JOSE MEDINA:

"Gutiérrez fue mi maestro en el periodismo. Me enseñó a titular las noticias. Estricto en el trabajo y una gran persona. Lo recordaré por siempre"

 

CARLOS VIERMA SAAVEDRA:

"Todo lo que soy como profesional se lo debo a él, era especialista en dar consejos, a su manera, a veces un poco fuerte al hablar, pero siempre constructivamente, sus enseñanzas siempre fueron positivas"

 

ROQUE YORIS SOULES

"Mi papá (Roque Yoris) era padrino de su hermano, el jinete. Lo conocí mucho chiquito, su papá siempre los llevaba a la casa. Siempre tuve fija su imagen de niño pequeño y cuando lo veía crecer y hacerse adulto, me daba risa conmigo mismo. De todo corazón deploro su partida. De carajito, de verdad lo que quería era ser jockey y yo le echaba mucha vaina, mandándolo a que se apilara bien y me demostrara como mandaba y pegaba. Dios lo tenga en su seno".

 

CARLOS LUIS GIARDINELA:

"Más que mi jefe era mi amigo y mi ejemplo a seguir como profesional, todo lo que he logrado en mi carrera como periodista hípico fue de la mano de Ángel Gutiérrez, me agarró cuando apenas comenzaba a estudiar y me formó como cronista, además me enseñó que la principal herramienta del comunicador es la lectura"

 

 

 

Fuentes: Articulo publicado en el Diario Meridiano. Adicional el testimonio del Sr. Roque Yoris Soules.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de agosto de 2010

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados