Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Aquiles Monagas

Por Mario Cardozo

 

Cuando se conmemoró el aniversario número 29 de la Corporación de Propietarios de Propietarios de Caballos Purasangre de Carreras (COPROCA), dentro del programa de actos organizados por la Directiva de encabezaba el ingeniero Roberto Martín Montilla, se disputó un trofeo a su fundador, el eminente hombre de leyes Aquiles Monagas. Cuando recordabamos los inicios de esta organización gremial, en tono burlón, algunos propietarios la llamaron los "Mau Mau de Aquiles", en alusión con aquel grupo africano en tiempos de Patricio Lumumba, político congolés  que lucho por la independencia del Congo Belga. Fue Presidente de su país y murió asesinado en 1961 a la edad de 36 años. El Dr. Aquiles Monagas Hernández nació el 30 de diciembre de 1924.

 

COPROCA se mantiene como líder en su campo. Desde su nacimiento, ha sido y nunca ha dejado de ser, la más aguerrida agrupación de propietarios, mediante  férrea defensa de los intereses de los dueños de caballos. Ese fue el fundamento de su creación y lo han sabido conservar los Presidentes que sucedieron al recordado Aquiles. Y decimos Aquiles a secas, porque tuvimos la suerte de contar con su sincera amistad por muchos años. Independientemente de su larga y fructífera vida profesional en el foro y la docencia, fue un hípico completo: criador, propietario, entrenador y dirigente gremial. Con ideas claras y gran vocación de servicio.

 

Como Criador, al Dr. Aquiles Monagas se le recuerda como el dueño de los Haras Cruz del Sur e Independencia. De su crianza salieron los notables corredores Crimson Light, Kanara, Pas De Trois, Sunrise, Little Walker, Shelby, Mi Vendaval, My Sweet Lord, Buena Chica, Crimson Moon, Murciano, Marruñe, Royal Fox, entre otros.

 

En nuestro archivo encontramos un recorte de periódico del 28 de noviembre de 1972, en el cual se publicó parte de una carta del doctor Aquiles Monagas a los miembros de Acrica y Fedeharas. La carta y su contenido dicen lo siguiente:

 

"El doctor Aquiles Monagas ha enviado una carta a los miembros de Acrica y Fedeharas el cual pide la defensa de la estabilidad y futuro de la cría nacional y de los intereses de los criadores de caballos purasangre de carreras". "La cría del purasangre (dice el doctor Monagas) se ve amenazada por un montón de enemigos de diversos cuños y de los más variados intereses. Contra ella conspiran los vendedores de caballos extranjeros, los traficantes de yeguas servidas y los agentes del Estado, prejuiciados por otros intereses que se oponen a los fines designados por la ley al Instituto Nacional de Hipódromos".

 

"El doctor Monagas hace un llamado para luchar por el establecimiento de la prima al criador: Institución que es el único estímulo para quienes invierten en una industria que es fuente de trabajo, centro de consumo y surtidora de elementos para la diversión del público"

 

"Es la hora del total nosotros (dice el doctor Monagas) Acrica y Fedeharas deben arreglar sus diferencias pequeñas y reunirse. Ello sería el mejor combate por el destino de la cría y la dignidad de los criadores"

 

Fue escrita en tiempos del primer gobierno de Rafael Caldera, cuando La Rinconada estaba bajo la administración del Dr. Rafael Rodríguez Navarro. Entonces ninguno oyó al Dr. Aquiles Monagas. Cuán beneficioso hubiera sido para la cría, el establecimiento entonces de la prima al criador. Era tiempo bueno para la unificación del dividido gremio de criadores. ¿Por qué Fedeharas? ¿Por qué Acrica? De un lado ambiciones mayores. Del otro lado terquedad. Nunca hubo razones que justificaran la división.

 

Los promotores de la división de aquel entonces recogieron tempestades. Todos en el mundo hípico sabemos que fueron marginados de sus gremios. A unos se les llamó soberbios. Nacidos para el odio. Partidarios de Carujo, Santanderinos, Petulantes. A otros se les dijo amantes del poder. Incapaces de vivir dentro de una democracia y de estructuras mentales tan sectarias, que fueron incapaces hasta de conservar la unidad de sus propios hogares.

 

No sabemos cómo los historiadores de la hípica de mañana, que ya es hoy, calificarán esta etapa. Sólo conocemos que la mezquindad de las divisiones fue la repetición del pasaje bíblico de Caín y Abel. Hermano contra hermano. Hasta hijo contra padre. Es hora de meditar. Ahora cuando recordamos las palabras de Aquiles. De hacer una Estadística. Un balance de ganancias y pérdidas. El tiempo probó que nuestros criadores son capaces de producir buenos pisteros. Para muestra hay varios ramilletes de campeones.

 

El Dr. Aquiles Monagas fue un hombre que luchó desde hace muchos años por el hipismo, popular en todos los gremios, y que trató, con su conducta, de dar ejemplo de adecentamiento y honestidad en las actividades hípicas y en la vida ciudadana, como propietario y criador en las primeras; y como abogado penalista, profesor universitario y escritor en la segunda.

 

Fuentes: Archivo Personal, Sr, Norman Monagas

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 10 de julio de 2001

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados