Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Blas Ramón Casares

Editado por Juan Macedo

 

Cubano de nacimiento y venezolano por adopción, Don Blas Ramón Casares representó a la pasión por el Deporte de los Reyes por sus importantes inversiones e inocultable éxito en nuestro país. Nació un 31 de agosto de 1940 en La Habana, Cuba, hijo del Médico Cirujano Blas Gabriel Casares y de Doña Teresa Rovirosa de Casares. Su padre fue un importante criador y propietario de purasangres de carrera en Cuba y corrió sus caballos en La Habana y en el sur de la Florida entre los años de 1949 y 1959, siendo esta la semilla hípica que germinó en Venezuela.  

 

Don Blas completó estudios como Ingeniero Geólogo en la Miami University y realizó una Maestría en Administración de Bienes en la Thunderbird School of Global Management. También fue Militar por 8 años (Combatió  en la invasión a la Bahía de Cochinos y posteriormente como oficial, Teniente de Navío, de la Armada de los Estados Unidos en la guerra de Vietnam.  Su unidad naval fue SEAL Team #2  que recientemente tuvo cierta notoriedad cuando SEAL Team #6 dio cuenta del terrorista Osama Bin Laden en un ataque comando).  

 

Llegó a Venezuela en 1970 como Gerente de una compañía norteamericana  y posteriormente ocupó cargos ejecutivos de varias empresas venezolanas. Al observar el floreciente y vibrante hipismo venezolano se entusiasmó y adquirió varias yeguas madres en las subastas de Keeneland, Lexington, Kentucky, dichos productos nacieron en el Haras Ranco (ubicado en Ocumare del Tuy), y de ese lote salió Brigadista, un buen ganador de 7 carreras, incluyendo un segundo en la Polla de Acrica. Luego apareció otra excelente corredora criada por Don Blas, Silenciosa, importada en vientre descendiente de Silent Screen ganadora de 8 carreras incluyendo las Copas Federico de la Madriz y Pastor, Manuel Azpúrua Alcántara y Fernando Talavera; y un tercer puesto en el Clásico Fuerzas Aéreas.

 

Posteriormente adquirió parte de las tierras y caballerizas de Haras Ranco, en donde fundó el Haras Ana María y nació Sweet Candy, además de otros destacados purasangres como Peryola, Doña Yola, Dulce Dama, Tendencia, Vilia, Tío Catire, Negruzca, Yorky, Bilda, Happy Talk, Excellent Idea, Candy Bar, Justina’s Girl, Yasmira, Sierra, entre otros

 

Don Blas comenta “Mi gran amigo y preparador, Abigail Colmenares, cuando visito al Haras Ana María para seleccionar para sus clientes los productos nacidos en 1977 me comento que todos mis crías el potro de Bold And Brave era el que mas le gustaba. Cuando le pregunte como podía descartar al potro de Vaguely Noble y la potra de Northern Dancer y escoger un Bold And Brave me dijo que no le importaba que su pedigrí no sea de un Vaguely Noble o Northern Dancer pero fíjate que ese potro tiene una mirada muy inteligente con ojos muy frontales... tiene una bella cabeza.  Abigail en ese momento echó por tierra todos mis conceptos y estudios sobre los pedigríes que había aprendido por mi mentor en la cría, Víctor Rubio. Termine vendiéndolo en privado a Federico Carmona por la suma de Bs. 300.000. Federico nunca vio al potro hasta que llegó al Hipódromo.  Afortunadamente para mi, Federico le pareció que el potro era muy pequeño (no se porque pues Sweet Candy corrió en campaña con 450 kilos) y me pidió que si me quería quedar con una tercera parte y podía venderle la otra tercera a su amigo de Valencia, Henry Rodner, que nunca había tenido un caballo de carrera. El resto es historia...”

 

 

Continua Don BlasConsidero que Sweet Candy dio un valioso aporte y reconocimiento internacional  a la cría del pura sangre venezolano al ser sindicalizado en Gainesway Farm en 40 acciones por la suma millonaria de $5.0 Millones siendo un caballo criollo que solo corrió en el Hipódromo de la Rinconada. Tanto Federico Carmona como yo mantuvimos 4 acciones del sindicato. Es más Sweet Candy en la cría, con solo 3 años en la reproducción, dio varios ganadores clásicos y figuro en la estadística por sumas ganadas durante a mediado de la década de los ‘80 entre los mejores sementales de USA.  Es interesante que sepas que Sweet Candy no tuvo la oportunidad de ser cruzado con los mejores vientres pues competía con otros sementales que se encontraban en este Gainesway tales como Bold Bidder, Vaguely Noble, Lyphard, Blushing Groom, Riverman, Sharpen Up, Mount Hagen  para nombrar algunos.  La madre de Sweet Candy, Thehexess,  la reexporte del Haras Ana María a Lexington, Kentucky en 1981, después de haber tenido una potranca en Venezuela Sweet Chiqui por Lucky Debonair (ganador del Kentucky Derby, semental que compre en sociedad con Amin Saiden -criador y propietario del Haras San Isidro- de Calumet Farm). Para Thehexess adquirí el servicio de Lyphard que era en ese momento considerado como uno de los mejores sementales del mundo. Desafortunadamente abortó y quedo dañada como madre para la reproducción.  Por razones sentimentales la regrese al Haras Ana María, donde murió años después. De haber tenido un medio hermano de Sweet Candy ya tenia una oferta de John Gaines como por $1.1 Millón

 

En 1979 compró un finca de 90 hectáreas en Lexington, Kentucky en medio del corazón de la cría de purasangres a 2 millas de Spendthrift Farm y fundó el Newmarket Farms siendo el primer hípico venezolano en aventurarme en la cría de Kentucky, cinco años después entró como Copropietario y Director de Spendthrift Farm que conjuntamente con Claiborne y Gainesway tenían los mejores sementales del mundo.

 

Don Blas también ejerció otras actividades hípicas; fue Director en Acrica, miembro del Jockey Club de Venezuela y de Asociaciones de Propietarios en el Hipódromo La Rinconada. Se retiró de la cría en Venezuela en 1987 cuando vendió el Haras Ana María.

 

Se casó con Ana Graciela Cifuentes, hija de Ana Teresa Cifuentes (La Perfecta Ama de Casa) que muchos deben recordar de sus programas diarios la década de los ’70 y ‘80 en Radio Caracas y Venevisión.  Por cierto, su esposa Ana formo parte del Equipo Ecuestre del Ejército y corrió con su caballo Ozner el 24 de Octubre 1982 en la carrera de Gentleman & Ladies Riders.   

 

 

Don Blas regresó de forma permanente a USA donde vive en Miami desde el año 2000 pero recuerda con nostalgia sus vivencias hípicas y sus amistades, en especial a su gran amigo y tocayo, Blas Federico Jiménez.  Actualmente se dedica a la comercialización (venta y compra) de productos petroleros.

 

Fuentes: Entrevista realizada a Blas Ramón Casares.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 30 de junio de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados