Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Carlos Ernesto Stelling

Por Ricardo Garrido Fuenmayor

Hoy me toca recordar a un hípico ejemplar, a un hombre íntegro, que supo llevar una vida cónsona con la de un gran ser humano; un hombre capaz de afrontar los más difíciles momentos de su vida con valentía y al mismo tiempo con humildad. Hoy me toca recordar a Carlos Ernesto Stelling Pérez, uno de los hombres que más he admirado en mi vida por su manera de ser, por su generosidad, por su calidad humana y porque por encima de todo era un gran esposo, un padre de familia ejemplar y un amigo en quien confiar; alguien cuyo nombre significó para mí, la razón de profesar mi amistad y lealtad hacia una persona. Nació en Caracas el 1 de abril de 1941, hijo de Don Ernesto Stelling Arismendi y Doña Herminia Pérez-Soto.

Como propietario fue un hombre de notables éxitos en Venezuela que comenzó hace muchos años con un caballo de nombre Colo Colo, hasta su último triunfo en vida con el caballo El Viti el día domingo 3 de septiembre. Durante ese trayecto y haré sólo mención de los que tuve oportunidad de ver correr, tuvo caballos de calidad excepcional como el sprinter Blinking (hijo de Bleep Bleep en Lucky Olive) y Dancing Glory (por Whistling Wind en Aunty Peg). Luego vino una gran yegua criolla llamada Balada (que llegó invicta junto con Baklava al Clásico Congreso de la República y en esa carrera, Balada se ganó a Baklava, pero fue distanciada al 2do. lugar).

De ahí hubo un espacio de tiempo hasta que llegó Alta Loma (curiosamente hermana de Balada, yegua que ganara el Clásico Gustavo J. Sanabria). Luego fundó el Haras Cambremont, y vinieron caballos como Islandic, la excepcional y querida Expedicionaria (yegua ganadora clásica y poseedora del récord de los 1100 metros en el Hipódromo La Rinconada), el no menos extraordinario Carrillón (por Heron Bay, un caballo que me hace recordar el día que tuve el honor de tomarlo de las bridas, con lágrimas en los ojos, tras su victoria en la copa de mi tío Germán Rodríguez Roye, y hacerle a la vez entrega a su hija Alexandra Stelling, con el mayor orgullo de mi parte, del trofeo correspondiente a esa carrera), Boreal, Barinés, Manolete, Anticuado, El Viti, Sishen, Baronesa y Damisela, siguen la lista de buenos corredores propiedad y crianza de Carlos Ernesto Stelling en Venezuela.

A nivel internacional, fue el criador y propietario venezolano de mayor éxito en el mundo, no sólo en Estados Unidos, sino en Argentina, Uruguay, Inglaterra, Irlanda y Francia. Fueron más de 50 los ganadores clásicos que fueron criados o propiedad de Carlos Ernesto Stelling, bien en el Haras Los Apamates en Uruguay, o en los países ya mencionados; y dentro de esa lista figuran caballos como Imperial Beauty (la campeona Sprinter de Europa el año pasado, ganadora del Summer S y 2da. en el Prix de L'Ábbaye de Longchamps, y el Cheveley Park S.), Andromaque (ganadora en 1994 el Ciga Prix de L'Opera en Francia y que fuera la segunda mejor yegua de 4 y más años de ese país), Prebend (ganadora el Prix de Lilas en Francia y que a su vez produjo a Presumed ganadora del Chartwell Fillies' S en Inglaterra), la yegua Fantastic Bid (ganadora del Prix de Saint Cyr en Francia), Fantastic Don (ganador del Sandshark H. en Estados Unidos y semental en el Haras Cambremont), Germano (ganador del Gordon Richard S y el Royal Sussex Festival S en Inglaterra), Seattle Victory (ganadora del Prix Amandine en Francia), Victoria Regla (ganadora del Revidere S en Estados Unidos), Matador (ganador del Prix Massine en Francia y también semental en el Cambremont), Blonde Maid (ganadora de los Premios Diana y Asamblea Legislativa Nacional en Uruguay), Brown Maid (ganadora de los Premios Fomento y Gran Bretaña, también en Uruguay), el campeonísimo Mount Royal (el mejor millero de América del Sur en 1991 y campeón a los 3 años en Uruguay; ganador de la milla del Gran Premio Internacional Joaquín S. de Anchorea en Argentina). Todos estos caballos, junto a muchos otros le dieron la fama de ser un gran propietario y criador; el hombre que calladamente y sin mucha publicidad logró obtener grandes éxitos en su vida personal y en el hipismo.

Según el Sr. Alberto Fraino Fuentes "Carlos Ernesto Stelling, formó parte como "el menor" de la época dorada del hipismo venezolano, el hipismo que nos gusta recordar, integrada entre otros por: Alberto Winkelmann, Manuel Fonseca Arroyal, Julio Pocaterra, Julian Abdala, Alfredo Toledo Guerrero, Federico Carmona Perera, Moisés Benacerraf, Alberto Abilahoud, Julio Morales, Manuel Tello Berrizbeitia, Federico Tovar Segovia, Rafael Branger Ruttman, Miguel Alfonso Ravard. Fueron muchos los desayunos en su Haras Cambremont de Magdaleno, estado Aragua, en compania de su Médico Veterinaro, el Dr. Qunitero y su bella hija Beatriz, también veterinaria, época en que estabamos formando el Haras La Laguna, lindante con su Cambremont ¡Honor recordarlo!"

 
Fuentes: Sr. Alberto Fraino Fuentes (comentario adicional).
 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 04 de Enero de 2001
Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados