Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Charles R. Röhl

Por Juan Macedo

 

El Señor Charles R. Röhl, hípico de buena cepa, pionero del turf, del que hay que agradecer su iniciativa, actividad, desprendimiento y franca colaboración que ha permitido al hipismo venezolano arribar a los niveles actuales. Además tuvo un bien consolidado prestigio en las diferentes actividades en que se desempeñó durante su larga vida, ya sean deportivas, comerciales y sociales en que tuvo descollante actuación.

 

Charles Röhl, nació en La Guaira el 2 de Noviembre de 1855, era hijo de Johannes Röhl, de Hamburgo, que actuó largamente como representante Diplomático ante el Gobierno de Venezuela y de Doña Inés Avendaño de Röhl, hija del General Francisco Avendaño, Prócer de la Independencia; el señor Charles Röhl contrajo matrimonio con Doña Dolores Arriens Urdaneta, nieta del General Rafael Urdaneta, Prócer de la Independencia; fue Gerente del Banco de Venezuela, durante un largo lapso, como que actuó desde 1892 hasta 1897.

                                

Durante más de 25 años desempeñó el cargo de Cónsul General de la República Argentina, siendo el único representante del país sureño ante el Gobierno de Venezuela y desempeñó también el Consulado de Bélgica, cargos todos que evidencian el prestigio de que gozaba y en su desempeño, lo hizo siempre con destacada eficiencia.

 

Al constituirse el Jockey Club de Venezuela, de actuación en el Hipódromo de Sabana Grande, su nombre figuró en la nómina de Accionistas fundadores, con un aporte considerable, actuó en las Juntas Directivas, así como también se desempeñó en diversas ocasiones, y ello, cuando no tenia intereses directos en las pruebas, como Oficial Hípico.

 

Con el Dr. Gustavo J. Sanabria, Don Arturo Michelena y Don Edgar Ganteaume, constituyó el Sindicato Excelsior, del que fue ejemplar destacado la yegua Calixta, que luego pasó a ser de su exclusiva propiedad y por cierto que ésta le brindó múltiples satisfacciones, al punto tal que por sus victorias y popularidad, fue llamada por los cronistas de la época, como la favorita de las damas.

 

Desaparecido aquel circo de carreras, fue de los propulsores para la constitución de la nueva entidad y así, desde la apertura del Hipódromo de El Paraíso, en 1908 y hasta que finalizaron las actividades de aquél, desempeñó diversos cargos directivos, pero de manera especial se destacó por sus actuaciones como Juez de Llegada, función en que se desenvolvió durante buen número de temporadas.

 

Fundador de una honorable familia, sus descendientes se han destacado de manera notoria en las diversas actividades desempeñadas, honrando así, el apellido heredado de aquel gran señor que en vida fue Don Charles R. Röhl, el que falleció en Caracas el  7 de junio de 1933.

 

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 16 de noviembre de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados