Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Eduardo Celis Parra

Por José M. Gil

 

Eduardo Celis Parra, fue uno de los más importantes propietarios y criadores del hipismo venezolanos. Nació el 3 de marzo de 1938. Hombre vinculado a los caballos por muchos años en sus distintas facetas formó junto a su esposa Olga Isabel Yánes de Celis y sus 7 hijos, una dinastía de hípicos en todas las disciplinas vinculadas al equino. Destacó como empresario, en el sector de la agricultura y la ganadería, donde se distinguió por la adquisición de reproductores, utilizando exigentes patrones de selección, que forman parte de la clave del éxito.

 

 

En lo referente al hipismo, específicamente en la actividad del purasangre de carreras, se inició como propietario de caballos pura­sangres de carreras en el Hipódromo Nacional de Valencia a finales de los años 80, después de adquirir varios ejemplares principal­mente a sus amigos del Haras Altamira para lucir los colores del Stud Ceya.

 

Así logró sus primeros éxitos con ejemplares como Brachiaria, El Deca, Back Hoe y Arachís, pasando luego por los éxitos en el Hipódromo La Rinconada con Gualillo y Lester, entre muchos otros.

 

 

Tras esos primeros éxitos como propietario y con ese amor por el purasangre, decidió incursionar en el campo de la cría del pu­rasangre de carreras, primero con varias de sus yeguas a pensión en el Haras Altamira mientras preparaban algo más grande. Así que a mediados de los años 90 Eduardo y su familia echaron a andar el Haras Los Caracaros, situado a 14 kilómetros de la población de Boca de Aroa, en el estado Falcón, y con una longitud de 104 hectáreas, donde los equinos viven en un oasis, rodeados de palmeras y una laguna artificial, además de una pista de grama de 600 metros.

 

 

La primera victoria del Haras Los Caracaros fue con Alika en Valencia, y prosiguió con Caribbean Affair en La Rinconada; este haras ha sido cuna de animales como Tato Zeta, Señor Acuña, Colorado Parts, Tío Llamal, Dubai Queen, Princess Track, Señora Simona, Biruaquita, Pro Champion, Lady Josmar, Mi Niña Hermosa, Mi Niña Linda, Karun, Mister Cano, Fast Cape, Lord Dominguín, Tomás el Grande, Akeen, Lady Tomasa, Albinita Queen y muchísimos más, convirtiéndose desde sus inicios en uno de los haras con mejor efectividad año por año en las estadísticas de criadores en nuestro país. Hoy en día Los Caracaros es referencia en Venezuela por su organización, sus eventos y por la calidad de sus productos, evolucionando cada vez más, con esa doctrina que enseñó Eduardo Celis: sobriedad, sencillez, humildad, clase fuera de serie y don de buena gente.

 

 

En una ocasión su hijo Carlos Celis comentó “El doctor Eduardo Larrazábal, quien fue un gran criador, en una oportunidad le dijo a mi papá cuando comenzó a criar: ‘Señor Celis, los caballos tienen que comer pasto. Y eso se le quedó en la mente. Gracias a Dios, tenemos en El Baúl, estado Cojedes, una finca ganadera de 38 años y mi papá manejaba muy bien la parte de agronomía. Creo que ese ha sido el secreto para ser exitoso”.

 

 

Conocido también por su gran afición a los deportes, se ganó el cariño y el respeto de todos quienes tuvieron la oportunidad de conocerle. Los colores de los Celis también se han hecho sentir con éxito fuera de nuestras fronteras, en hipódromos de Estados Unidos. Hizo que ser cliente de Los Caracaros sea un orgullo. Compartir con su gente, un placer.

 

 

Eduardo Celis entendía muy bien lo que era el hipismo, y lo disfrutaba como pocos. De allí que siempre fue exitoso, tanto como criador como propietario. En Valencia, por cierto, el Clásico Propietarios Valencianos se corrió en su honor en una de sus versiones.

 

Lamentablemente Eduardo Celis falleció el lunes 20 de mayo de 2013 en la ciudad de Valencia, Estado Carabobo, cuando todavía tenía mu­cho que aportar a la cría nacional, dejando una huella de caballerosidad y respeto en el medio hípico venezolano. Su hijo, Carlos y su nieto Luis, quedaron al frente, con la misma escuela, con singular tino.

 

Fuentes: Lic. Hernan Daboin, Sr. Javier Farache, Lic. César Augusto Rivero, Ing. Juan Macedo, Revista Premio Burlesco 2012 (foto).

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 30 de enero de 2015

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados