Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Fernando Mitayne

Por Juan Macedo

 

Don Fernando Mitayne nació en Caracas el 20 de septiembre de 1903. Contrajo matrimonio con la señorita Aurora Olivier y ese hogar procreó un hijo de su mismo nombre. Don Fernando no fue un propietario acaudalado, fueron contados los ejemplares que lucieron su divisa que, por cierto, ostentaban los colores de una conocida marca de cigarrillos extranjeros (de la que era su representante y distribuidor) y que difundió exitosamente; pero sí se le consideró y se le recuerda como un hípico cabal, entusiasta y laborioso, que en determinado momento, lla­mado a desaparecer, en compañía de otros auténticos aficionados lograron que el gran deporte renaciera y se afianzara mediante la colaboración monetaria y perso­nal de ese grupo, del que Don Fernando Mitayne fue uno de los más entusiastas y de los que más trabajó para su mantenimiento.

 

Nombrado Tesorero de ese núcleo, que se denominó Asociación Hípica Venezolana junto a Rafael Rugero, Agustín Avellaneda y otros pioneros, no sólo desempeñó ese cargo a cabalidad y con evidente honestidad, sino que también actuó en el trabajo de las programaciones.

 

Reali­zó labor de relaciones humanas, cuando esta denomina­ción hoy en boga, era poco menos que desconocida, atra­yendo o propietarios y convenciéndolos de la necesidad de intervenir en las carreras. También promocionó al entonces incipiente jockey venezolano Rómulo Francisco MéndezCuminaco”.

 

Fue Secretario, Comisario y, en fin, cumplió una tarea propicia para el mantenimiento del deporte, siendo de justicia en este momento, men­cionar que siendo del núcleo fundador de la Asociación Hípica Venezolana pudo llevarse a cabo una Temporada que se inició el 15 de noviembre de 1936 y finalizó el 29 de agosto del año siguiente con el aporte de dicho grupo.

 

Fue un exitoso comerciante, recordando su larga actuación al frente de una prestigiosa casa de abastos, de máxima importancia en su época, denomina­da La Económica, así como de la Licorería Garlín,

 

Don Fernando Mitayne falleció en el litoral guaireño el 4 de mayo de 1956 y en el acto del sepelio, un crecido núcleo de amigos y una legión de hípicos, se hicieron presentes para testimoniar las simpatías de que se había hecho merecedor, producto de su labor desinteresada para el hipismo venezolano y su don de gente.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta.

                                                                                         

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 06 de diciembre de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados