Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Francisco Flamerich

Por Gustavo Flamerich

 

Al revisar la historia hípica nacional encontramos hombres ejemplo de honestidad y pulcritud, que en su momento dieron lo mejor de si para la hípica como es el caso del Dr. Francisco José Flamerich Lugo, que nació el 19 de marzo de 1905 en nuestra ciudad capital, Caracas. Durante su infancia y adolescencia realizó estudios en el Colegio Francés y su carrera profesional de Medicina la realizó en la ilustre Universidad Central de Venezuela, durante sus estudios (específicamente en 1925) por concurso fue Preparador de la Cátedra de Química.

 

 

Se graduó de médico el 19 de julio de 1928 y ejerció la profesión de médico desde su graduación hasta 1930 en el Estado Falcón. Regresó a Caracas y se dedicó a la cirugía en el Hospital Vargas y fue ayudante del Dr. Luís Razetti, su gran profesor y amigo. Además fue brillante como ginecólogo y obstreta. Se casó con Magdalena Hernández y de esa unión nacieron cinco hijos.

 

En 1936 fundador de la Clínica Razetti, en su primera sede en el centro de Caracas. Luego en su sede actual, Los Caobos, La Candelaria, fue Director en dos períodos. Desde 1935 fue pionero en varias tipos de cirugías en Venezuela, en 1945 practicó la primera pilorometría extramucosa de Fredet-Ramsted en un recién nacido. En 1937 miembro fundador y encargado de las finanzas del Partido Demócrata de Venezuela y en marzo de 1940 miembro Fundador de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Venezuela. En 1945 hizo una pasantía de seis meses en Buenos Aires con el famoso Dr. Pablo Mirizi sobre cirugía biliar. De 1947-48 fue Presidente del estado Sucre y embajador de Venezuela en Panamá. En 1958 Director de Hospital de Coche.

 

De 1959 hasta 1963 ocupó la Presidencia del Directorio del Instituto Nacional de Hipódromos. Se comentaba en la época que había sido enviado para acabar con el hipismo porque el Presidente de la República (Rómulo Betancourt) no quería saber de esta actividad, supuestamente porque el hipódromo fue construido durante el período del General Marcos Pérez Jiménez y según se pretendió utilizar esas instalaciones para depósito de alimentos. El Dr. Flamerich se encargó de desmentirlo con hechos y el 5 de julio de 1959 con el Ministro de Agricultura y Cría inauguró el Hipódromo La Rinconada, lo que se consideró un gran logro. También construyó el Hospital Veterinario que se convirtió en modelo único en el mundo. Su administración fue pulcra demostrando siempre una actitud honesta y justa al frente del INH. Fue un hípico apasionado, sin mucha suerte en las veces que fungió como propietario, pero siempre disfrutando del espectáculo del deporte de los reyes.

 

 El Dr. Flamerich felicitando a Ricardo Ferrer por su acto heroico

 

Desde su graduación en 1928 hasta su retiro de la clínica en 1992 fueron cientos los niños que vinieron al mundo de su mano. Su paciencia, constancia, conocimientos médicos y experiencia permitieron que muchas de sus pacientes hubieran podido ser madres exitosamente. Publicó varios trabajos de su especialidad y fue miembro de importantes sociedades científicas nacionales e internacionales. Murió en Caracas en 1993, pero dejó una huella profunda entre sus amigos y conocidos, tanto en el medio profesional como en el hípico, ya que durante su vida demostró ser un ciudadano ejemplar, eminente médico y mejor persona.

 

Fuentes: Sr. Mario Cardozo, Ing. Juan Macedo.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 11 de diciembre de 2008

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados