Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Francisco Antonio Morales

Por Cesar Augusto Rivero

 

El popular “PanchoFrancisco Antonio Morales nació el 16 junio de 1935 en el popular pueblo de Las Piedras, estado Falcón. Conocedor a carta cabal del medio hípico venezolano y pronosticador insigne de las carreras de caballos, con dos buenos ingredientes: la memoria y el análisis de las competencias. Versátil, conversador, integro a carta cabal, narrador de buenas historias y anécdotas jocosas y buen jugador de pelota; fueron varias de las cosas que acompañaron a este falconiano, que hizo de las carreras de caballos, su gran pasión.

 

 

En sus años mozos comenzaron a decirle “El Hechicero”, por sus aciertos de animales con grandes dividendos, sobre todo, en la Revista Hípica ¡Hipódromo!; y sus comienzos se remontan al año 1969, justamente en esa publicación, que hizo suya, pues fue el primer empleado de la misma, contratado por el periodista Miguel Thodde y Sebastián Patarino, y laboró con el fichaje de las llegadas de los caballos.

 

En la Revista Hipódromo, sembró sus raíces, transito el sendero y alcanzo el grado de pronosticador, para alcanzar la cúspide con la dirección de la publicación, al reemplazar a Alberto TapatapaHidalgo, justamente hasta el año 1992.

 

Contador de historietas jocosas del buen vivir, las tertulias sobre las andanzas hípicas formaron parte de su ser cotidiano, llamado por algunos "Pancho", particularmente por los mas cercanos, y por otros “El Veterano”, logró pasearse por el Diario Extra, donde laboró la fuente hípica con esmero junto a Mario Cardozo Grimaldi.

 

Durante su estancia en la Cadena Capriles, la cual ejerció por muchos años, compartió labores en el Diario Ultimas Noticias junto al “ColosoPastor Mujica, su eterno compadre, y realizó parte de su vida periodística.

 

Arribó en febrero de 1993 a la redacción deportiva del Diario El Nacional, traído de la mano de Salomón Escalona y Alfredo Conde, donde estuvo hasta el año 2004, año hasta el cual transitó en esta dimensión, luego que no pudo ganarle una batalla al cáncer.

 

En sus años mozos, fue agente de los jinetes Manuel Camacaro, Néstor Luis Romero por la década de los años 70’, siendo un excelente jugador de pelota doble AA, representando a su estado en los Juegos Nacionales, enseñando un fino guante y consecuente trabajador en las petroleras durante su juventud.

 

Su pasión por los caballos, las reflejo en el libro “Juan Vicente Tovar: un caballo negro al galope”, donde relata varios pasajes de la vida del gran jinete venezolano, ganador de 16 estadísticas al hilo en Venezuela. Sus vivencias, relatos y aciertos, los tendremos en nuestra memoria por siempre.

 

Justamente, el lunes 16 de febrero de 2004, falleció a los 67 años de edad y sus restos fueron a su última morada, en Falcón, justamente cuando se corrían las carreras de caballos. En vida, tuvo a sus hijos: Jaiver, Franklin, Ana Amelia y Ana Karina. Desde el cielo, debe estar pronosticando las carreras del cielo.

                                                                                             

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 25 de junio de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados