Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Gustavo Lepage

Autobiografía

 

Mi inicio en el hipismo ocurre en 1943, al acompañar a mi abuelo Alfonzo en uno de sus paseos dominicales y  cuando detuvo su carro para observar una carrera desde  una de las cercas del Hipódromo de El Paraíso: los caballos pasaron frente a nosotros con estruendo de cascos, gritos de jinetes y colorido de divisas, despertando en mí emociones inéditas. Desde entonces me interesé en todo lo referente a la hípica, con avidez seguía las actuaciones de los corredores, leía y recopilaba libros y revistas del tema en todas las latitudes, y en compañía de amigos organizamos hipódromos en juegos de mesa.

 

 

Al paso de los años tomé afición por la fotografía y en especial por la de caballos. Tomando fotos me establecí como asiduo visitante de las cuadras del hipódromo durante los trabajos matutinos y de las tribunas en los días de carreras, haciendo amistades con personas del medio. Desde ese entonces, me es grato el recuerdo de quienes fueron perdurables amigos: Nicolás de las Casas, Enrique Soto Rivera, Rene Maes, Alberto y Manuel Rincón. Por la frecuente tarea fotográfica surgió el suministro de material y algunas crónicas para la prensa y una amistosa asociación con los periodistas Andrés Miranda y Raúl Hernández.

 

Al culminar mis estudios profesionales y obtener empleo en la ciudad de Maracaibo, algunos amantes de la equitación me invitaron a frecuentar los ejercicios y competencias celebradas en el Club Hípico de Maracaibo. Entre ese grupo de deportistas, había entusiastas de las carreras de caballos, quienes conocedores de mis antecedentes me atrajeron al Hipódromo de La Limpia. Al poco tiempo de haber ingresado como novel propietario – cuando se consideraba  un segundo período de la administración del hipódromo por parte de la Sociedad Hípica de Propietarios -  se me solicitó  participar en la nueva Junta Directiva como Vocal, posición que acepté con agrado.

 

En la Junta Directiva establecida en Diciembre de 1960, bajo la Presidencia de Pedro Elías Belisario Aponte, tuve el placer de conocer y forjar amistad con directivos, propietarios, profesionales y periodistas, entre quienes destaco a: José Jaramillo, Francisco Esparza Núñez, Roberto e Isabel Barboza, Jesús Salas Morán, Néstor Mena, Rafael Ortiz, Edmundo Rincón, Amable Sánchez, Oswaldo Camejo, Pablo y José Antonio Andrade, Evelio Molero y Luis Méndez, entre tantos otros que dieron lustre a la época pero sería prolijo mencionar.

 

 

 

Es oportuno señalar que, la gestión administrativa del Hipódromo de La Limpia se efectuaba por autoridad de la Gobernación del Estado Zulia, dada su propiedad de los terrenos. Para ese entonces, la gestión administrativa y el espectáculo de las carreras presentaban carencias significativas: su equipamiento y organicidad eran sólo básicas, rutinarias sus actividades, escasas las necesarias reglamentaciones, normas y procedimientos para regir el caso; además de otros asuntos adversos que no permitían augurar la posibilidad de un desarrollo cabal y sostenido capaz de satisfacer la creciente presencia de aficionados.

 

Considerando la problemática en efecto y la experiencia acumulada durante períodos administrativos anteriores, tardó poco en que se generara un fuerte deseo de superación –especialmente entre quienes se encontraban directamente vinculados y responsables del desempeño del hipismo. En razón de esa aspiración y en abono de algunas orientaciones iniciales en proceso, la Junta Directiva adoptó en Mayo de 1961, las Bases para Un Programa de Desarrollo del Hipódromo de Maracaibo.

 

Los principales postulados rectores tendientes a la organicidad y consolidación formal del hipismo, pueden sintetizarse en los siguientes:

·         Del espectáculo.: incrementar la cuantía y calidad de la caballada; mejoramiento de los profesionales y oficiales participantes; estimular las asociaciones gremiales; incentivar los juegos;

·         De la dotación física: mejorar la calidad constructiva de las instalaciones y servicios; ampliar los espacios para el público, cuadras y oficinas;

·         De la regulación: aplicar estrictamente el Reglamento Nacional de Carreras; establecer vínculos con las autoridades del Instituto Nacional de Hipódromos, mediante programas particulares de mutuo apoyo e información de acciones;

·         De la administración: establecer todos los cargos oficiales requeridos para el desempeño y control de la actividad; proveer estadísticas, reglamentos, normas, procedimientos y formas necesarias: 

·         De la promoción: contribuir a la mayor difusión de la actividad hípica en los diversos medios de comunicación;

·         De la consolidación: lograr la integración del hipismo zuliano al hipismo nacional  por adscripción al ente oficial; y, proponer la construcción de un moderno hipódromo.

 

Durante mi etapa como directivo y por la consolidación de la actividad hípica en el Zulia, obtenida por la aplicación del programa de desarrollo, cumplí tareas en diversas acciones que, culminaron cuando tuve el honor y agrado de realizar la petición de adscripción de nuestro Hipódromo ante la Directiva del Instituto Nacional de Hipódromos, en representación de la comisión integrada al efecto.  Una vez lograda la inserción del Hipódromo de Maracaibo en la administración del INH, participé en la comisión que solicitó al Ministro de Agricultura y Cría la construcción de un nuevo hipódromo en el Zulia. Las gestiones cumplidas, me llevaron durante algunos años a coordinar programas de promoción para la construcción del hipódromo y a participar en diversas comisiones - oficiales y gremiales -  sobre el particular y hasta la inauguración de su nueva sede en Santa Rita.

 

En funciones directivas y en pro del programa pautado, recuerdo con agrado las labores para: editar semanalmente un Boletín Oficial, divulgativo de las orientaciones y resoluciones oficiales, contando con la ayuda del periodista José J. Lizardo; iniciar la Escuela de Jinetes, con el apoyo brindado por el veterano jinete Carlos Torres; formalizar los exámenes de preparadores, con la especial ayuda de José Antonio Andrade; de  dirigir la Comisión de Matrículas; ejercer representación oficial en diversas vinculaciones con el INH;  participar en la minuciosa redacción de registros, formas, normas y procedimientos de organización; y, sin enumerar otras - de cierta significación - por necesidad de  abreviar.

 

En todo ese tránsito y cumpliendo afición por la palabra escrita y la difusión de los avances del hipismo regional, colaboré con tesón en la revista Hípica Zuliana, mediante la página intitulada El Purasangre, por Pegaso, gracias a las bondades de su editor, mi dilecto amigo Néstor Mena - con quien compartí quehaceres - y factor principal en el desarrollo del hipismo zuliano.  Además, ejercí la corresponsalía de la revista TURF, dirigida por el periodista Francisco Andrade, y en condición de miembro, colaboré en las actividades del Circulo de Periodistas Hípicos, Seccional Zulia, en cuya representación actué como ponente en varias convenciones nacionales. Gracias al conocimiento de varios periodistas en las seccionales y especialmente por la amistad formada con  José Rafael Ball y Joe D´Angelo, fui designado - junto al periodista Jorge Asprino Curiel - para elaborar una propuesta de reforma sobre los estatutos y reglamentos del gremio; siendo luego postulado y electo para un período como miembro del Tribunal Disciplinario de la entidad.

 

 

 

No puedo omitir lo que ha sido mi deleitable actividad hípica como propietario y criador.

 

Mis primeros corredores en La Limpia fueron: Brazen (King´s Hope en Gimma), y Cute Lord (Filibustero en Cute Lady), poseedor del  record de 1400 mts. y segundo en el Clásico Presidente de la República sobre 2400 mts., ambos en 1960. Entre otros buenos corredores, con la adquisición del notable Trufador (Rey del Bosque en Trufa), obtuve el Clásico Presidente de la República 1961 – en tiempo record de 2400 mts. – y, el Clásico Fuerzas Armadas Nacionales sobre 1.800 mts., en el mismo año.

 

 

 

En 1963, haciendo sociedad con Rafael Andrade, adquirimos a Procida (Master Bowman en Proud Lady), potra que implantó el record de 900 mts.; proveniente de la importación de Luis Morales para mejorar la caballada y el espectáculo en el Hipódromo de Maracaibo; esta yegua luego pasó a la cría – pero sin éxito - en la propiedad agraria de Pablo Andrade. En otra importación se obtuvo a Zanzívar (Chato Aike en Balucha), que rindió campaña de muchas victorias; y, en subasta de ejemplares enviados por convenio con el INH, adquirí a Amonasro (Aurreko en Pavadita), excelente corredor ganador del Gran Premio Día del Trabajador 1974, batiendo al campeón Viscount.

 

 

 

Continuando con la propiedad de caballos, tanto en la etapa histórica del Hipódromo de La Limpia como en el Hipódromo de Santa Rita, he participado en la fundación de varias agrupaciones gremiales y en la del Jockey Club del Zulia. Ahora, en compañía de mis amigos Ricardo Carrillo y Juan Andrés Rodríguez, hemos obtenido muchas satisfacciones con corredores como: Tamare (Chiquirín en Bound-to-Change), Zapara (Mi Canopy Boy en Miss Tumeremo), Kashi (Slewbop en Enramada), Isha (Seattle Breeze en Paijana), y  recientemente Apon (Raglan Road en Isha ).

 

En la crianza de caballos purasangre se obtienen otras satisfacciones y emociones, actividad en la que me inicié en 1993 en sociedad con mis ya mencionados amigos. El principio nos resultó adverso, con muchas pérdidas, pero después obtuvimos una primera pieza con el potro Pararú (Island Music en Diablilla), y luego otros. Ahora contamos con un par de yeguas madres y unos cuantos nacidos que harán próxima campaña; habiendo utilizado diversos establecimientos de cría pero, principalmente, lo que es hoy el Haras San Andrés.

 

 

Al escribir estas líneas, son muchas las cosas que han regresado en recuerdos y que quisiera contar, pero que dejaré ocultas por resumir. Al bondadoso lector puedo decir que me ha resultado francamente emocionante y enaltecedor el haber participado en el desarrollo orgánico del hipismo zuliano y de vivirlo con pasión y gozo.

 

Nombre Completo

Gustavo Enrique Lepage Dubuc

Fecha de nacimiento

21 Febrero, 1931

Lugar de nacimiento

Maracaibo, Estado Zulia, Venezuela

Esposa

María Isabel Rodríguez

Descendientes

Lucía, Marta, Jaime, Andrés, Isabel, Alicia

Profesión

1955 - Ingeniero Civil

 

1974 - M.S.

 

1981 - Ph. D.

Empleo principal

1956 a 1981 Profesor Titular,  Facultad de Ingeniería, Universidad del Zulia - Jubilado

Curriculo Hípico

1959 Miembro de la Sociedad Hípica de Propietarios y Miembro Fundador de Propietarios Hípicos Asociados

1964 Miembro de la Junta Promotora del Jockey Club del Zulia y Miembro Fundador del Jockey Club del Zulia.

1979 Representante Regional de FEDEHARAS, Estado Zulia.

Gestión Administrativa Hípica

1960 Vocal de la Junta Directiva del Hipódromo de Maracaibo como Representante de los Propietarios.

1961 Secretario de la Junta Administradora del Hipódromo de La Limpia, Director Encargado del establecimiento y organización de la Escuela de Jinetes de Maracaibo, Director de la Comisión de Matrículas, Director de Publicaciones, Boletín Oficial.

1962 Director y Vicepresidente en el Directorio del Hipódromo de Maracaibo como Representante de los Propietarios.

1963 Miembro y Ponente de la Junta Promotora para la Adscripción del Hipódromo de Maracaibo ante el Directorio del INH, Miembro de la Junta Promotora del Fondo de Previsión Social del Hipódromo de Maracaibo.

1964 Director en el Directorio del Hipódromo de Maracaibo como Representante de los Propietarios.

1965 Miembro de la Junta Promotora para la construcción del Nuevo Hipódromo.

1966 Representante de los Entrenadores ante la Junta Directiva del Hipódromo de Maracaibo.

1968 Presidente del Comité de Promoción del Hipódromo de Maracaibo, Director del Hipódromo de Maracaibo.

 

1969 Miembro del Comité Organizador y Jurado del Concurso "Reina del Hipódromo de Maracaibo, Cuatricentenario de la Ciudad de Maracaibo.

 

1976 Miembro del Cuerpo Consultivo del Hipismo Zuliano.

Periodismo Hípico

1947 a 1948 Cronista Hípico del Diario vespertino Sensación

 

1947 a 1949 Cronista Hípico del Semanario Play Ball

 

Desde 1959 Columnista de la Revista Hípica Zuliana

 

1963 a 1965 Cronista Hípico de la Revista Turf

 

Desde 1962 Miembro del Círculo de Periodistas y Locutores Hípicos de Venezuela, Seccional Zulia

 

1969 a 1972 Delegado y Ponente de la I, III, V y VI Convención Nacional del CPHV.

 

1972 a 1975 Delegado en el I y V Consejo Nacional del CPHV.

 

1972 a 1978 Miembro de las Comisiones de Redacción del CPHV sobre: Estatutos, Reglamento Electoral y Reglamento de la Convención Nacional.

 

1973 Placa de Reconocimiento de la Junta Directiva Nacional del CPHV.

 

1976 a 1978 Miembro del Tribunal Disciplinario del CPHV.

 

1980 a 1982 Vocal de la Junta Directiva del CPHV, Seccional Zulia.

Nota del webmaster: El Dr. Gustavo Lepage falleció el sábado 27 de junio de 2015. Seguramente está disfrutando del hipismo celestial. Dios lo tenga en su gloria.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 17 de diciembre de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados