Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Héctor Simosa Alarcón

“El Tigre de Carayaca

Por Roberto Martín M.

 

El Dr. Héctor Simosa Alarcón, médico traumatólogo, Capitán de Fragata (a) de la Armada Venezolana, conocido como “El Tigre de Carayaca” nació el 16 de enero de 1921 en el poblado de Aragua de Maturín, estado Monagas.

 

 

El Tigre” fue mi primer suegro y mejor amigo.  Fuimos socios en varios caballos pura sangre de carreras (Thoroughbred horses)  en Venezuela y en USA.

 

En el Hipódromo La Rinconada fuimos socios del “Stud Tigre de Carayaca”, colores con los cuales estaban inscritas los ejemplares La Quimba, Desairada y otros. “El Tigre” tuvo en sociedad con su amigo el Dr. Virgilio Decán, “Aly Khan” al ejemplar Carolina.

 

En la ciudad de Miami tuvimos en sociedad con el fallecido propietario y entrenador Andrés España Marín al ejemplar Island Deal, entrenada por el cubano Oswaldo Canet. Dicha potranca hizo campaña en los hipódromos de Calder  y Hialeah.

 

Tuvimos la hacienda agropecuaria “Rancho Doble Seis” en sociedad, en el Estado Guárico, en el Municipio de San Francisco de Tiznados.

 

En realidad fuimos excelentes amigos, nuestra amistad estaba muy por encima de la relación Suegro / Yerno.

 

Guardo en mi memoria muchas anécdotas vividas a primera mano e infinitas anécdotas que me contaba en nuestras largas conversaciones que sosteníamos en el  “Rancho Doble Seis” así como en distintas reuniones familiares.

                                                                                         

Me contaba “El Tigre” que en una oportunidad lo invitó el Gral. Marcos Evangelista Pérez Jiménez, siendo Presidente de Venezuela, para jugar una partida de dominó y a la vez para conocerlo. Según me refería a él le tocó jugar con MEPJ como compañero de partida y los rivales eran Llovera Páez y un oficial de la Casa Militar cuyo nombre lamentablemente no recuerdo. De tanta curiosidad que MEPJ tenía sobre las excelentes dotes de dominocista le preguntó a “El Tigre” como lograba jugar de esa forma tan impecable. “El Tigre” haciendo gala de su cortesía, como siempre, y con su espíritu pedagógico que siempre lo acompañó, le dijo a los jugadores: “Iniciemos una mano y luego de colocar la segunda piedra los 4 jugadores deténganse y les diré como va a terminar esto“, pues bien, inició la enseñanza y les fue colocando uno a uno las piedras hasta finalizar la mano haciéndoles una perfecta descripción de cómo se llevaría a cabo la misma. A lo cual el Gral. Pérez Jiménez exclamó: “¡Doctor, más que jugador de dominó Ud. es BRUJO!”. Al terminar de relatarme dicha anécdota hizo la siguiente acotación, palabras más palabras menos: “¡Dígame si hubiera visto jugar al viejo Marcos!” (el viejo Marcos era su papá y su maestro del dominó). Bien, esa fue una de las tantas anécdotas como jugador de dominó con los distintos presidentes en ejercicio ya que él fue invitado a jugar además de MEPJ por el Presidente Caldera y también por el Dr. Jaime Lusinchi, quien había sido también su compañero de estudios en la Facultad de Medicina de la UCV.

                          

Pude acompañarlo cantidad de veces a los distintos eventos dominoceros y los campeonatos interclubes que habían e íbamos juntos a los diferentes clubes. Yo siempre participaba “como mirón”.

 

El Tigre” fue también Comisario en el Hipódromo La Rinconada, en un Comisariato de mucha altura por su calidad humana y profesional de los componentes de dicho cuerpo colegiado. Lo acompañaba el Dr. Martín Pérez Matos, el Dr. Julio Venegas Filardo, Don Pedro Juliac y HermanChiquitinEttedgui. Me correspondió en suerte acompañarlos en muchísimas tardes de carreras.

                                                

En una oportunidad nos encontrábamos en unas vacaciones  de Semana Santa en la Hacienda Las Lapas en la zona de Tucacas, Edo. Falcón, finca propiedad de Jesús Simosa Alarcón, hermano de “El Tigre”, cuando llegó una patrulla de la Armada buscándolo con una orden del Dr. Jaime Lusinchi que iba a ser trasladado a una fragata que navegaba cerca de la costa para que jugara dominó con sus invitados en la fragata. Por supuesto como Capitán de Fragata (a) con mucha disciplina acató la orden/invitación.

 

Esto trae a mi mente cuando en el velorio de “El Tigre”,  el Dr. Lusinchi (en ese momento candidato presidencial) se me acercó para darme el pésame y abrazándome me dijo: “¡coño se nos fue el Tigre carajo, un día muy triste para todos!”. El Dr. Héctor Simosa Alarcón falleció en la Ciudad de Caracas el 19 de octubre de 1983.

                                                                                                              

Ya habrá chance si Dios me lo permite para continuar relatando otras anécdotas relacionadas con el inmortal “Tigre de Carayaca.”

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, sábado 28 de enero de 2017

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados