Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Jaime Todd

Por Juan Macedo

 

Nacido durante el año 1875, Don Jaime Todd demostró su gran espíritu deportivo hasta sus últimos momentos de vida, ya que el deporte (incluyendo el hipismo) fue siempre parte de su vida, que sin dudas es una historia llena de aventuras y sobre todo de la historia de nuestro deporte en general, incluso del deporte hípico. Casado con Doña Bertha Rusche de Todd, tuvo dos hijos: Jaime y Guillermo. En su juventud practicó toda clase de deportes: atletismo, béisbol y fue un aventajado jinete; en estos tres aspectos conquistó sus mejores glorias de completo deportista.

 

 

Don Jaime Todd fue uno de los pioneros del juego del Béisbol, que hoy por hoy es el deporte que más adictos tiene en Venezuela. Todo inicia durante la década de 1890, llegan al país algunos estudiantes venezolanos en Universidades Americanas (entre los que contaba el entonces joven Jaime Todd y su hermano Roberto), que al culminar sus estudios, regresaron con bates, guantes, pelotas y otros implementos, que entonces no se conocían localmente, y empezaron a practicar el nuevo deporte, enseñando el juego a sus amigos entre las clases sociales altas de Caracas. Y entre ellos establecieron el primer club de Béisbol organizado, el Caracas B.B.C. y estaban preocupados en diseminar la fiebre por el nuevo juego en la ciudad, organizaron el primer juego oficial en Venezuela como un gran evento para generar publicidad. El 22 de Mayo de 1895, enviaron una invitación publicando un anuncio en el Diario local El Tiempo, que anunció el evento de la siguiente forma: “un nuevo tipo de juego de ajedrez, el Base Bale”. El juego era tan nuevo y tan desconocido que el reportero invitó a la gente a través de ese slogan. Al día siguiente, 23 de Mayo de 1895, a las 3:30 pm, saltaron al campo los dos equipos del Caracas B.B.C., “Los Rojos” y  “Los Azules”; éste último, manejado por Amenodoro Franklin, ganó con un score de 28 a 19. Algunos de los jugadores fueron los hermanos Emilio Franklin, Gustavo Franklin y Augusto Franklin, Adolfo Inchausti, Alfredo Mosquera, los hermanos Jaime Todd y Roberto Todd, y Mariano Becerra. Todos ellos son considerados como los pioneros del juego en Venezuela. Y no sólo Don Jaime introdujo el Béisbol y lo practicó con todo éxito, sino además es considerado como el primer maestro de los peloteros nativos.

 

 

 

Fue además viajero incansable y fue en 1952 cuando viajo a los Estados Unidos de América a presenciar los juegos de Grandes Ligas, especialmente por ver actuar a su compatriota “ChicoAlfonso Carrasquel Colón.

 

Don Jaime Todd fundó la Federación de Basketball de Venezuela el 14 de enero de 1930, perteneciendo a la directiva como Vicepresidente, que fomentó el desarrollo de este deporte en el país y su apertura internacional. Además contribuyó a la difusión del Ciclismo ya que el 21 de mayo de 1936 organizó la Federación Venezolana de Ciclismo. A fines de 1937 perteneció al Comité Pro-gira a Panamá para que Venezuela asistiera a los Juegos Deportivos Centroamericanos.

 

En el aspecto hípico, Don Jaime Todd fue siempre persona vinculada a ese deporte y se destacó como uno de los mejores “Gentlemen Riders”. Fue uno de los más entusiastas propietarios, fundador de los primeros Studs. Entre los ejemplares que defendieron sus colores no se puede dejar de mencionar a Crillón y Cacique, éste último un hermoso tordillo que le brindó grandes satisfacciones, y en muchas ocasiones siendo caballero en sus pupilos.

 

Fue fundador, Director y propietario de la Revista Hípica Caracas Sport. Además, presenciando jornadas de carreras en el extranjero, se interesó en que el excelente jinete chileno Juan Araya actuara en nuestro país y lo contrató para pilotear los ejemplares de una conocida cuadra.

 

Don Jaime Todd siempre fue un asiduo concurrente al Hipódromo de El Paraíso, pero una enfermedad lo hizo retirar de todas sus actividades, la misma que minó su existencia el 1 de diciembre de 1954 y con su muerte el deporte perdió uno de sus principales baluartes. En su honor la Promoción de la Escuela de Jinetes de 1956 tuvo su nombre. La sociedad venezolana y sus amistades lloraron la desaparición de un caballero honorable, hombre integro y deportista en toda la línea.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Blog Béisbol 007, Sr. Jesús Elorza Garrido, www.trotamundosbbc.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de marzo de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados