Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Luis Alberto Landaeta

Por Juan Macedo

 

He aquí un nombre de amplia y recordada trayectoria en los anales del hipismo venezolano, fue un valioso colaborador en las más distintas actividades del deporte y lo que es más encomiable, de la manera más desinteresada y en el cumplimiento de sus cargos, lo hizo siempre poniendo de relieve sus conocimientos que eran muchos.

 

Nació el Doctor Luis Alberto Landaeta el 26 de febrero de 1874, se graduó de Ingeniero Civil muy joven y ya en 1895 se desempeñó y con visibles aciertos el cargo de Juez de Partida en el Hipódromo de Sabana Grande y a raíz de la liquidación de la entidad de aquellos años, fue designado Secretario de la Comisión que tuvo a su cargo la tarea de poner término y finiquito al Jockey Club.

 

Pero a pesar de lo acontecido con aquella entidad y que hubiera apagado los entusiasmos de los más adeptos al turf, no ocurrió así con el Doctor Landaeta y al iniciarse las actividades del Hipódromo Nacional de El Paraíso, volvió a actuar como Juez de Partida; eran los tiempos heroicos, en que las partidas se daban con bandera y no es un misterio lo difícil de tal misión, pero siempre lo hizo no sólo con acierto, sino también con energía e imparcialidad absolutas; en diversas ocasiones actuó también como Juez de Llegada y su nombre figuró múltiples veces integrando el Comisariato donde dejó hondas huellas de sus conocimientos reglamentarios y también de su energía, ya que su lema, era el de prever las anomalías antes de que se produjeran.

 

En la temporada 1933-34, fue designado Vice Presidente de la Junta Directiva y Administradora del Hipódromo Nacional y al año siguiente Presidente en propiedad; hombre de empresa, activo y dinámico, de temperamento inquieto y enérgico, llevó empero en el desempeño de los distintos cargos, su disciplina adquirida en empresas de verdadera envergadura y en los altos cargos, no se concretó a un papel decorativo, sino que por el contrario, estuvo siempre en vigilancia constante de los intereses del turf, así como también de los del público apostador y por ello, su actitud vigilante, en la vieja casona de El Conde presenciando y fiscalizando los escrutinios del Pool Oficial. En una palabra, puso al servicio del turf vernáculo toda su capacidad y su desinterés, no había honorarios en aquéllos memorables tiempos, pero era tal su afición, que aún desempeñando altos cargos de otra índole, siempre dispuso del tiempo necesario para dar lo mejor de si a los cargos deportivos; el Doctor Landaeta, fue el primer Presidente de la Cámara de Industriales de Caracas, designado el año 1935 y Presidente del Rotary Club en el período 1939 al 40.

 

El Doctor Luis Alberto Landaeta se casó con Elisa Rosa Pérez y fueron sus descendientes: María Cristina Landaeta de Ramella Vegas, Elisa Mercedes Landaeta de Pérez Benítez y Belén Landaeta de Ramírez Borges. Falleció el 27 de Febrero de 1946, en momentos que desempeñaba los cargos de Gerente de la Compañía Telares de Caracas y Secretario Ejecutivo de dicha empresa. Así perdura en el recuerdo de los hípicos el nombre del Doctor Luis Alberto Landaeta a través del tiempo.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 30 de noviembre de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados