Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Luis Gondelles

Por Juan Macedo

 

Don Luis E. Gondelles "La Ley Lara" fue un personaje muy popular dentro del movimiento hípico, siempre cordial y afable, quien por espacio de varios años consecutivos, estuvo al frente del Departamento del "5 y 6" que a la postre logró realizar estupenda labor, debido principalmente a su honda preocupación en el ejercicio del delicado cargo que desempeñó. Don Luis era nativo del estado Cojedes, donde residió por varios años ligado a densos sectores del comercio y de la industria nacional; su afán de crecimiento económico provocó su mudanza a Caracas por el año 1928 buscando nuevo horizontes, pero en la capital de la república fue donde supo interesarse por los espectáculos emocionantes que presentan las competencias hípicas.

 

Sin embargo, hasta 1932, cuando fue reabierto el Hipódromo Nacional (debido que a partir de 1929 no hubo actividad), fue cuando Don Luis Gondelles se adentró en tales menesteres. Poco a poco fue adquiriendo experiencia, convirtiéndose posteriormente en un verdadero conocedor de la materia ya que no se perdía de incidencia alguna.

 

Así transcurrió el tiempo, hasta que por el año de 1943 comenzó a prestar, en forma desinteresada (Ad Honorem), colaboración a los Directivos del Hipódromo Nacional. Como si estuviera desempeñando algún cargo, Don Luis Gondelles actuaba con mucha animación. Así le sorprendió el año 1951 cuando le nombraron Jefe del popular juego del "5 y 6", bajo la Directiva que presidió el Doctor Manrique Terrero.

 

Como es conocido, el puesto se gastaba sus dolores de cabeza, mucha atención y sobre todo vigilancia, pues cualquier error podría traer por consecuencia futuros problemas. Pero con Don Luis todo salió como pedido de boca. Cuando se separó del cargo, los empleados que a su cargo tenía le rindieron merecido homenaje, vista la popularidad que gozaba. Por supuesto que Don Luis jugaba al “5 y 6 y efectivamente en una ocasión pegó seis y cobró de Bs. 11.000.

 

Don Luis Gondelles formó parte de varios Studs, contándose entre ellos a ejemplares tales como Bergere, Ciclón, Alma Llanera II, Manzanero (que vino precedido de gran fama, no pudo tener desempeño alguno debido a que nunca partió del aparato de salida). En una ocasión que ganó Bergere no hubo cuadros con seis caballos ganadores debido a que el animal tumbó el 93% de las combinaciones. Fue tal el descalabro que cuando regresó el jinete a recibir los aplausos por el triunfo, lo único que oyó fueron silbidos y pitas.

 

Don Luis se mantuvo directamente ligado con el movimiento turfístico nacional, incluso seguía yendo al Hipódromo La Rinconada todos los viernes en la mañana, hasta que súbitamente el 8 de junio de 1962 dejó de existir en Caracas. De esta forma se resume la vida de este Caballero del hipismo, correcto y buen amigo de quienes tuvieron el placer de conocerlo.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 27 de octubre de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados