Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Luisa Elena Giménez de Sayegh

Por Erick Pignoloni

 

Nació en una finca propiedad de su padre en San Diego, Estado Carabobo. Luisa Elena Giménez, desde niña, se sumó a la tradición familiar de dedicarse a las labores propias del cultivo de tierra y la cría de ganado, áreas donde su padre logró crecer y convertirse en el mayor productor agropecuario de ese Estado. A la par de la vida en la hacienda Luisa aprendió a montar caballo y a participar en las labores de arreo de ganado. Su destreza le permitió participar como coleadora aficionada, en diferentes mangas de coleo, deporte fascinante y extremo que aún practica.

 

Su incursión en la cria del purasangre, se inicio cuando se caso con el ingeniero Fernando Degwitz, quien junto a Eduardo Azpúrua Sosa, fundó el Haras Montalbán, en 1972. Con su esposo, levantaron un proyecto de cría que resulto exitoso desde su inicio, incorporando al semental Northern Sails Gee, primer hijo de Northern Dancer en la cría venezolana. Sus descendientes más notables, fueron O Sole Mio, el campeón sprinter North Music, la campeona Blinis y el clásico Siboney. Además de estos pisteros, surgieron el veloz Vari Yata, Niquero, Naviero, Jeremy y Gold River en la primera etapa del haras. Ante la desaparición física de su esposo, Luisa asumió las riendas del Montalban y el control de la familia, impulsando a sus hijos a convertirse en excelentes estudiantes y mejores ciudadanos, tarea que coronó con creces.

 

 

Otros buenos productos que destacaron en la pista fueron Mándorla y Modenés, posteriormente, con la incorporación de los padrillos Sijjaal y Gauley, pudieron repuntar en el mercado con rendidores corredores como Reina Orinoco y Campodrón, ganador de la Copa de Oro y Asociación Hípica de Propietarios de 1990, batiendo con facilidad a Don Fabián.

 

 

Imposible olvidar mencionar del campeón valenciano Súper Sergio, segundo de Randy en el Clásico Confraternidad en 1990, corrido en Santa Rita y recientemente a Smart N Classy, campeona zuliana y destacada yegua madre.

 

Luisa contrajo segundas nupcias con el ingeniero Marcelo Sayegh, hípico furibundo y propietario de ejemplares purasangre de carreras. Ella lo arrastró a la apacible vida de campo, donde han abierto un nuevo camino, fundando un Haras en Ocala, Florida, reto que les obligó a afinar sus conocimientos acerca de pedigree y crianza de ejemplares, para competir con el mercado internacional.

 

Uno de sus orgullos, es una yegua nacida en su tierra carabobeña Laylin, la cual no pudo figurar en carreras, pero ha dado 5 productos en su finca de Ocala, entre estos, Stylin Cat y The Best Glacier, productores de casi trescientos mil dólares.

 

Luisa habla a cada uno de sus potrillos y les profesa amor, ingrediente básico en su forma de criar. “Hay que darles caricias positivas” para hacerlos crecer y triunfar.

 

Fuentes: Revista Gala Hípica 2011

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 26 de diciembre de 2014

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados