Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Matteo Meo Pollino

Por Fernando J. Gil

 

Desde que llegó a nuestro país un grupo de inmigrantes procedentes de Europa durante la post guerra, algunos se dedicaron a diferentes actividades productivas. Otros a la hípica. Entre ellos el Dr. Matteo Meo Pollino que nació el 25 de septiembre de 1938 en el poblado de San Pier Niceto, Sicilia, Italia. Siendo niño, a los 10 años de edad, luego de pasar años jugando con cangrejos y animales de playa, vino con sus padres a Venezuela, en nuestro país se enamoró de los caballos y su mundo, cuando su padrino, el desaparecido entrenador Don Vittorio Catanese, le regaló un ejemplar, Venturero.

 

Después, luego de culminar estudios de medicina en Europa y retornar a Venezuela, Matteo Meo hizo en Ciudad Bolívar la primera clínica de la ciudad, que lleva por nombre "Policlinica Santa Ana", y que es actualmente el establecimiento médico más moderno de la región. Se ha ocupado por años de velar por la salud de los guayaneses, donde ha ganado una buena fama de excelente profesional. Esa eficiencia la valió lograr una buena fortuna que la ha reinvertido, en primer lugar, en mantener bien dotado su centro clínico.

 

Luego su afición por la hípica, su amor por los caballos también se ampliaba. Se inició como Propietario en el desaparecido Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar luciendo los colores del Stud HM que poco a poco se fueron multiplicando en el resto de la república. El primer clásico fuera de Guayana fue el Clásico Juan Vicente Pérez Michelena de 2003 en el Hipódromo Nacional de Valencia con Holland Beauty. Su primer clásico en el Hipódromo La Rinconada fue el Clásico Segula C de 2006 que ganó con Caracala’s, pero su mayor satisfacción fue el Clásico Cruz del Ávila de 2012 donde la norteamericana Roarin’ Discovery logró un magnífico triunfo. Otros purasangres selectivos que lucieron con éxito los colores del Dr. Matteo Meo en los hipódromos nacionales fueron Ta’ Bello, Mr. Ramón, Mr. Mateo y El Callao.

 

Su infinito amor por el noble animal le permite incursionar como criador y es así como fundó el Haras HM, que empezó con 3 yeguas madres e importó un semental norteamericano que le fue muy rendidor: Seattle Sparkle. La gran mayoría de los caballos que corrieron y corren para el Stud HM son de su propio criadero. Ha sido la cuna de destacados corredores como los mencionados Caracala’s, Ta’ Bello, Holland Beauty, Mr. Ramón, Mr. Mateo y El Callao; también de Señor Mateo, Mr. Even, Naomi Model, Pirata Slew, El Calica, Pozo de Fe, One Model, Beautiful Grey, Seattle Brilliant, Canto Recio, Pirata Real, Miss Tozcana, Gran Limardo, My Matteo, Noche Dorada, Mr. Popó, Fantasía Alegre, Real Rose, La de Mayagua, Barranquillera, La de Maxxis, Linda Habana, Little Flower, Leidy Ram, Madame Rose, Don Vicenzo, Fabiana, Zaravina, Roca Alegre, Todo por Mí, Linda Maribel, Mi Arenal, King Smith, Sanidqueen, Venenera, Abuelo Guaca, Kick Buttowski, La de Ram, Bello Real, Noé Daniel, Briga Princess, Mambo Real, Abuelo Chelín, Huracán Heme, Alexa Queen, Forever Pichú, El Balliache, Bonita Niña, Dr, Nápole, Realengo, Miss Celebrity, Don Adrian, Mi Linda Mercy, Gela, Jícara, Bella Luna, Moretta, entre otros. Igualmente ha producido en su criadero diversas especies de equinos.

 

 

Se convirtió en accionista hípico y forma parte de la directiva de la Asociación Hípica Angostura, ente administrador del Hipódromo de Ciudad Bolívar. A mediados de los años 90, el Dr. Matteo asumió la presidencia del óvalo bolivarense y su fructífera labor se refleja en el incremento de la jugada, pago de los tributos municipales y del Seniat y mejoría en cuanto a la calidad del espectáculo. Sin embargo, el conocido medico gastroenterólogo no estaba totalmente satisfecho. Quizás imaginando el futuro incierto que le aguardaba a la industria hípica en la región y que al final propició el cierre definitivo de sus instalaciones, encaminó sus inquietudes hacia la construcción de un gran centro recreacional, con capital netamente privado. Al cerrar sus puertas el Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar, Mateo tomó la decisión de acelerar su proyecto de Centro Ecuestre, Turístico y Recreacional Rancho Alegre.

 

Luego de años de esfuerzo y solido trabajo, con enormes sacrificios y noches de desvelo y preocupaciones, lo que al principio fue un duro reto, en la actualidad se ha convertido en una tangible realidad. El Centro Ecuestre, Turístico y Recreacional Rancho Alegre es una Sociedad Civil sin fines de lucro, donde se puede desarrollar la actividad hípica como tal y sea a la vez un desarrollo turístico en el cual pueden participar los habitantes del país como los turistas del exterior que se verán atraídos por este complejo y sus múltiples variedades a las cuales se agregan las bellezas naturales de la región encabezadas por el majestuoso Orinoco y los imponentes Tepuyes. La apertura del Centro Turístico Ecuestre Rancho Alegre se produjo el 12 de octubre de 2002 y se ha convertido en una industria productora de muchos empleos. No ha sido fácil mantener a flote la actividad turfistica en el ovalo de Mayagua. Pocos hombres han liberado una lucha desigual por esa causa hípica como el Dr. Mateo Meo Pollino, que a pesar de todo continúa luchando por su sueño.

 

El Dr. Matteo Meo Pollino llena los requisitos para ser llamado Hípico Integral. No tiene el tono ensimismado de los directivos, más bien es un científico al que le apasiona todo lo relacionado a los purasangres, es un criador por sobre todas las cosas, por sobre la simbiosis “propietario-jugador”. Para él los caballos de carreras son lo más importante y por eso ha dejado alguna parte de su existencia como profesional médico, a la de un criador de finos de carreras. Es un adorador del purasangre sin mezquindad alguna.

 

Fuentes: Diario Líder en Deportes, Revista La Fija (Ecuador), Diario El Progreso.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, sábado 19 de diciembre de 2020

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados