Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Miguel Emmanuelli

Por Juan Macedo

 

Don Miguel Emmanuelli fue un Propietario entusiasta y decidida, además de una figura popular por su modo de ser, por su simpatía, por su carácter siempre alegre y sobre todo, por su cordialidad, evidenciada en todo momento. Había nacido en Caicara de Maturín el 13 de octubre de 1910.

 

Su iniciación como Propietario se remonta a 1947, cuando sus colores, los del Stud Musipán, fueron lucidos por Zacha, una yegua argentina, que si bien no logró descollar en su primera campaña en la pista, logró en cambio una popularidad tal, que su Propietario era más conocido por Zacha, que por su nombre de pila, pero luego esa hija de Mar Caspio en Zagala, le brindó amplia satisfacción; posteriormente fue poseedor de un ejemplar al que rebautizó Zachón, pero éste no quiso, o no pudo seguir las huellas de aquélla, pero como todo llega para el que insiste y Miguel Emmanuelli tenía el concepto de la persistencia, llegó Diamela, una potranca nacida en el país, de descollante actuación en toda su campaña pistera, pues su haber al ser retirada para la reproducción había superado el medio millón de bolívares. Sobra decir que cada victoria de la hija de Mighty Ocean -y en su campaña obtuvo exactamente 10, imponiéndose también en el Clásico José María Vargas en su primera edición, provocaban entre los numerosos amigos de Miguel Emmanuelli, verdaderas manifestaciones de júbilo, pues para aquellos, cada triunfo de Diamela lo festejaban como cosa propia, y cada victoria en la sede de la Asociación Hípica de Propietarios de la que era socio activo, daba lugar a una auténtica fiesta deportiva y de camaradería.

 

Miguel Emmanuelli se destacó con perfiles propios, como dominocista, formando parte en todas las competencias interclubes que se disputaban cada año entre los Clubs más importantes de Caracas; como representante de la Asociación Hípica de Propietarios, donde su presencia como tal, fue siempre motivo de preocupación para sus adversarios, ya que constituyó en todo momento un jugador capaz y por ende peligroso.

 

 

Hombre de una calidad humana poco común, como lo recuerdan a menudo todos sus amigos, así como otros que sin serlo recibieron dádivas y consejos, criado en un hogar de severas disciplinas que perduraron en él en todo momento; célibe impenitente, pero vivió siempre en el calor del hogar fraternal, respetado por sus hermanos y venerado por sus sobrinos, que lo recuerdan como a un verdadero padre por su generosidad y sobre todo por su cordialidad y su eterna sonrisa a flor de labios. Miguel Emmanuelli, fue Director de la prestigiosa y poderosa empresa Protecto Caracas C.A, especializada en papelería en general, de la que era, además uno de los más connotados accionistas.

 

Su fallecimiento repentino sorprendió a todos, pues aparentemente gozaba de perfecta salud. Un paro cardíaco segó su vida el 5 de febrero de 1970, causando su muerte no solamente sorpresa, sino también una dolorosa impresión entre la legión de amigos que supo conquistar a lo largo de su vida por su simpatía y carisma.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 07 de diciembre de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados