Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Otto Rahn

Por Juan Macedo

 

Un caballero, un amigo para quienes tuvieron la oportunidad de conocerlo y, por sobre todas las cosas, un hípico de corazón y dilatada trayectoria en Venezuela, fue el señor Otto Rahn Cosimi, que nació en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, el 30 de mayo de 1924, fue verdadero amante, promotor y defensor del espectáculo hípico junto con sus hermanos, contando con numerosos ejemplares rendidores defendiendo su divisa en la capital zuliana.

 

 

Desde 1956, año en que se adentró en las actividades hípicas de Caracas, realizó valiosas importaciones de ejemplares como Leblón, Alpataco, Bramble, Solimán II y muchos otros cruzaron la meta en ganancia muchas veces en la pista de El Paraíso la chaquetilla granate y oro del Stud Ranco. También tuvo relación con el Sr. José Federico Siccardi a través del crack Préndase.

 

Insatisfecho de su condición de aficionado y propietario hípico, Otto Rahn quiso llevar a cabo planes más ambiciosos, considerando que la verdadera finalidad del espectáculo de carreras de caballos es el creciente desarrollo de la cría y el mejoramiento de la raza caballar, sabía que allí estaba el futuro del espectaculo hípico, que había que encaminar, constituyó un consorcio comercial denominado C.A. Ranco, adquiriendo del señor José Eduardo Mendoza "Miralejos", una hacienda donde se hablan iniciado los primeros trabajos para la instalación de un Haras que se denominaba Santa Clara, en los fértiles valles de El Tuy, a pocos kilómetros de Ocumare, sobre una extensión de ciento veinte hectáreas y con una topografía adecuada para el fin a que iba a ser dedicada.

 

Así fundó el Haras Ranco, integrado por hombres que sienten el hipismo como pasión dominadora, más que como negociantes, con un establecimiento moderno y cuidado con esmero, y gracias al dinamismo y conocimientos que siempre le dedicó su principal motor, Otto Rahn Cosimi, conquistó los honores de ocupar el primer lugar en las estadísticas de cría varias veces y dio innumerables productos de brillantísimas campañas pisteras tales como Rompemar, Azucarada, Rodas, La Menor, Papa Upa, Conoto, Rondinela, entre otros. Hizo buenas y grandes inversiones para mejorar la calidad de su establecimiento. Se hizo de buenos y calificados vientres, además de padrillos seleccionados como Préndase, Tried And True, Zipperzoo, Oliver, Chantmarle y con ellos esperaba dar su mejor aporte a la cría nacional, por la cual luchó en todo momento.

 

Lamentablemente la muerte lo agarró de sorpresa el 28 de diciembre de 1973, cuando más proyectos e ideas tenía para la cría nacional. De esta forma se le rinde a ese dinámico hípico un justo reconocimiento a quien con amor, decisión y entusiasmo, trabajó en pro del deporte de los reyes y el mejoramiento de la cría del purasangre en Venezuela.

 

Fuentes: Revista Hipódromo, Sr. Francisco Morales, Revista Gaceta Hípica

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 17 de Agosto de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados