Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Ricardo Pino Galbán

Por Manuel Ortega

 

Ricardo Enrique Pino Galbán, nació en Maracaibo el 5 de Octubre de 1956. Hijo de Mélida Aurora Galbán de Pino y Rafael Pino Peña.

 

 

Egresó de la Universidad del Zulia como Ingeniero Civil en el año 1981. Tiene en la actualidad 57 años de edad. Casado con Ana Ángela Cruz de Pino y producto de su relación, obtuvieron un solo hijo, a quien llama Ricardo.

 

Desde los 12 años, su tío Ángel Galbán, quien era muy estudioso del pedigrí de los caballos puros de carrera, lo involucra con el hipismo. Galbán tenía actividad en los viejos hipódromos de la Maracaibo de antaño, quien siempre le habló de los cruces en los haras para obtener buenos potros.

 

Vivió como aficionado el hipismo del Hipódromo de La Limpia. Esos ruidos que escuchaba desde las tribunas cuando colocaban cerca el aparato de partida, los gritos de los jinetes, el arreo de estos mismos hombres a caballo, la adrenalina que se vivía en la partida, el galopar de los ejemplares, todo esto aunado, lo cautivo.

 

De La Limpia señala que fue un hipismo puro, donde había más amor y no era tan comercial como el actual.

 

Con el transcurrir de los años, fue en 1990 cuando incursionó en el hipismo por intermedio de su compadre Javier Ávila, propietario del campeón Javier Star, ganador de una prueba selectivas de la Triple Corona para ese entonces y lo alentó a comprar a la yegua Miss Cacao, la cual entrenó GilbertoChecheAtencio, quien posteriormente lo animó a comprar un haras, el Haras Anirick que es la abreviación Anita y Ricardo, Anita por su esposa.

 

Ya en 1995 el haras está constituido, funcionando en frente al Hipódromo de Santa Rita, compuesto por 10 hectáreas y comenzaron con el primer salto para la yegua Miss Cacao, de eso se origina el potro que debutó a los 3 años Ricky Prince, el cual dio varias victorias al Stud y al haras como tal.

                    

Desde ese momento en adelante, ha sido una lucha con sacrificio, de bastante trabajo, porque la cría del purasangre no es fácil y es intensa, ya que estos caballos son animales muy delicados a los que hay que vigilar constantemente, revela Pino.

 

En su haras tuvo como padrillo a Star Sham, ganador selectivo en la Rinconada, pero en la cría no fue lo que se esperaba. Posteriormente lograron saltos en otros haras, por ejemplo en el Luisiana con Chayim, padre de Ricky Pine; así como otros la yegua Emprededora, que es la más significativa que pasó en el reglón de yeguas madre. Actualmente, como padrillo esta Free Spirit y el año pasado Happy Lyon, el cual regresó a correr al hipódromo.

 

 

Ese trajinar en las subastas hípicas con el Periodista Amable Sánchez (+) a quien consideró su amigo, incluso, compraron varios animales en sociedad ganando carreras, entre muchas Andrea Grande, la cual ganó con Juan Vicente Tovar una de sus últimas carreras en el Zulia, eso lo motivó a criar sus propios animales, eso lo hizo pensar que así tenía más seguridad al obtener un producto que él mismo había criado. La experiencia lo llevó a obtener mejoras poco a poco en todo lo concerniente a la crianza de un Purasangre.

 

Ricardo Pino, muy contento manifiesta: “Este año 2014 se nos reconoce ese trabajo como criador, al disputarse el Gran Premio en nuestro nombre. Me siento muy agradecido, con los gremios hípicos, así como, con las autoridades, por el reconocimiento y también por la forma organizada como se llevan ahora los controles de los nacimientos de potros”. Precisó.

 

De los ejemplares más destacados, está el nombrado Ricky Prince, el cual gano la Copa Luis Ferrer. También Anni Princess, la cual punteó en un Gran Premio hasta los últimos 150 metros, arribando finalmente en el segundo lugar. Después vino Linda Anni, que terminó empatada con Tía Jacinta, en la edición del Gran Premio Criadores Zulianos de 2003.

 

Igualmente entre otros, Juanpitrueno, el cual fue mejor potro dosañero y ya como tresañero lamentablemente fracturado, en el ínterin de la Triple Corona de 2006, solo conquistó la primera gema y quedó casi invicto.

 

 

Ricardo Pino, tiene como propietario una anécdota quizás nunca vista y es que en el año 1992 Happy Vert de su propiedad, después de que Con Bravío  logró los 2 primeros pasos de la Triple Corona, en el último peldaño, Clásico Alcaldía de Santa Rita (carrera con muchos tropiezos en los tramos finales), Con Bravío también pasó la raya en ganancia llegando segundo Happy Vert, ejemplar que murió metros después de la meta producto de un infarto. Los Comisarios de turno consideraron a Con Bravío responsable de los tropiezos, como fue la rodada del ejemplar Oval en la recta final, decretándose el triunfo de  Happy Vert por vía reglamentaria. De esta forma pasó a ganar la selectiva Happy Vert ya como un caballo fallecido.

 

 

 

Considera que la actividad hípica regional esta las propias manos de todos los gremios hípicos del Zulia y hay que seguir trabajando, alcanzando logros de manera mancomunada, de forma unida con las autoridades hípicas.

 

Pino con relación a esto dijo: “La recién intervención del Gobierno Nacional trajo como resultado poner orden en Santa Rita, a la espera un hipismo más representativo y que se vea el notable esfuerzo que se hace para mantener la cría de caballos de carrera en el Zulia”. Afirmó. 

 

En el medio hípico, Es muy amigo de AgapitoTitoFeijoo, a quien considera un gran soporte, su hermano, una persona que ha sido fiel, honesto, cabal, entendido en la materia como entrenador. Ha confiado ciegamente en él, porque ha llevado al triunfo a sus ejemplares, preparándolos con mucha clase y maestría, ya que  su vasta experiencia lo lleva a ver cosas que no ven los demás, se preocupa mucho y lo distingue en su labor. Se asesora muy bien, manifiesta.

 

Ricardo siempre ha visto con un gran orgullo para todos los venezolanos, nuestras victorias en los Clásico del Caribe. Siguió muy de cerca y personalmente la Serie Hípica Caribeña en Santa Rita en 1990.

 

En su Profesión como Ingeniero, ha realizado importantes obras, muy significativas para la industria petrolera, el soporte de la economía nacional. Le han conferido muchos reconocimientos de las destacadas empresas Exxon Mobil, SHELL, PDVSA, entre otras. En el Oriente Venezolano ha sido reconocido por sus trabajos con construcciones marítimas y en tierra firme, como refinerías, estaciones de flujo, mejoradores, etc.

 

Su familia lo apoya en la hípica. Junto a su esposa a menudo van a visitar el haras, para estar pendiente de los ejemplares, así como de los potros enfermos o en recuperación, igualmente atentos a los nacimientos y otras actividades del criadero.

 

Pino dice: “Cada nacimiento es un orgullo, verlos crecer y verlos en cancha, es una gran satisfacción”. Exteriorizó.

 

La familia de Ricardo Pino, fue allegada a Asdrúbal Romero Cardozo, de quien dice fue una persona de gran corazón por el hipismo, quien se preocupaba mucho y luchaba incansablemente por lograr las cosas, siendo imponente, con un notable liderazgo, su acción era la de un hombre de gran presencia, un icono sin duda del hipismo zuliano. El ver todo lo logrado por este caballero en el hipismo, lo llevó a pensar en tener su propio haras.

 

Para Pino, la Noche Clásica es el reconocimiento de todos los que intervienen en la actividad hípica. Es segunda vez que le rinden homenaje con un Gran Premio Zuliano.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 30 de septiembre de 2014

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados