Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Thelmo Romero

Por Erick Pignoloni

 

Thelmo Cecilio Romero Mazzeo, este multifacético atleta, miembro prominente del Salón de la Fama del Deporte, nació el 11 de Septiembre de 1925. Desde muy niño destacó por su inmenso talento para practicar deportes, destacando principalmente como jugador de baloncesto, disciplina donde fue considerado el mejor de su tiempo, deslumbrando por su fuerza y agallas en los tableros, amén de su gran puntería, la cual le valió múltiples campeonatos como líder encestador, vitales para ayudar a su equipo de siempre, Distrito Federal, a llegar al tope de los standings.

 

 

Actuó contra los Globetrotters de Harlem y representó internacionalmente a Venezuela, en Juegos Bolivarianos, Centroamericanos y Panamericanos. También practicó el futbol, como arquero y lo recuerdan, porque en vez de sacar con el pie, le propinaba un fuerte golpe al balón que lo impulsaba más allá del centro del terreno.

 

Su pasión hípica también emanó temprano, alimentándola con sus incursiones al Hipódromo de El Paraíso. Se hizo propietario a mediados de los años 50 y tuvo la fortuna de adquirir una buena corredora: Bien Pagá, del Haras Macapo, hija de Fervent en la matrona Paquita (madre de Con Brío, ganador del Clásico José Antonio Páez y de Urica, la madre de Alecrim).

 

Su gran campeona fue Green Thumb, la recordada argentina hija de Babu’s Pet en Evergreen, ganadora de 5 clásicos y otras 6 selectivas, entre 1969 y 1970, resaltando además, su tercer lugar en el Simón Bolívar de 1969. Como madre le dio a la selectiva Go Go Green y además es la segunda madre de Green Gold, ganadora del Simón Bolívar de 1999 y de la campeona Futura.

 

Otro gran corredor de su Stud, fue Tal Vez, miembro de la misma línea materna de Bien Pagá, ganador clásico y de varias selectivas bajo el entrenamiento de Carlos Morales.

 

 

Este deportista, pionero del baloncesto nacional, indócil de carácter pero amigo e hípico consecuente, en los últimos años, como socio y asesor del inversionista hípico Alberto Acosta, incrementó sus visitas al recinto de ganadores, logrando retratarse con la campeona dosañera 2009, The Mindfulangel.

 

Tuvo una pequeña participación en la hazaña de Cañonero, porque Gustavo Ávila, notando que el viático entregado por Don Pedro Baptista para viajar a Kentucky y montar a Cañonero en el Derby, era insuficiente, fue a sacar algunos dólares de su cuenta personal, en la agencia del Banco de Comercio, gerenciada por Don Thelmo, en la Avenida Victoria, quien se movió diligentemente para entregárselos, sin mayores apremios. Allí, exhibió sus trofeos hípicos a través de la ventana que daba a la calle.

 

Por su talento, fuerza, puntería y velocidad, Thelmo Romero fue líder y campeón. Uno de los monstruos del deporte venezolano; y como burrero, un fervoroso impulsor del espectáculo multicolor de las carreras de caballos.

 

Fuentes: Revista Gala Hípica 2014

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 26 de diciembre de 2014

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados