Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Starling II:

Reina en la reproducción

Editado por Juan Macedo

 

Una de las yeguas de mayor influencia en el elevage de post guerra en Argentina ha sido Starling II. Criada en 1939 por el Rey Jorge VI, fue el primer producto que dio la extraordinaria yegua Feola, piedra angular de las caballerizas reales.

 

Todo cuanto en parentela rodea a Feola, está respaldado por la grandeza pistera: Aureole, Hypericum, Restoration, Above Board, Doutelle, Above Suspicion y Knight's Daughter. Esta última produjo en los Estados Unidos al excampeón mundial del dinero Round Table.

Starling II

 

Starling II es hija de Noble Star, un famoso stayer cuyas más importantes victorias fueron el Ascot Stakes, el Cesarewitch Stakes y la Jockey Club Gold Cup. En la pista, Starling II corrió una vez a los dos años, fracasando. A los tres años corrió cuatro veces más para otros tantos fracasos. No obstante tan pobre campaña, ha llegado a ser una maravilla reproductora en su país adoptivo, Argentina.

 

Starling II era una yegua negra de una apariencia impresionante. Era la más vistosa, la más presumida y altiva de Chapadmalal, Todas las yeguas de este criadero son de aspecto pesado y ordinario. Para mejorar este tipo fue que Chapadmalal compró a Bahram. Por eso era difícil encontrar un haras en el mundo que tuviera unas yeguas tan bellas como las de este haras argentino.

 

El Jockey Club Argentino compró en 1944 un lote de 65 yeguas británicas. En ese lote llegó Starling II. En la subasta pública fue pagada por Arg$20.000, algo así como ₤1200, antes de la devaluación.

.

El primer hijo de Starling II fue Star Glow, una potranca tenida del cruce con Embrujo. Ganó una carrera a los tres años y después pasó al Haras El Moro. Mal cruzada con padrillos inferiores, dio poco o nada.

 

Desde entonces, Starling II ha sido cruzada preferentemente con Seductor, un hijo de Full Sail en madre por el invicto argentino Macon. Con ese padrillo ha ligado bien hasta producir a un caballo de los kilates de Sideral. Este caballo estrella nació después de un año de esterilidad de la madre. Casi siempre ocurre eso. A la esterilidad transitoria de una yegua la sigue el nacimiento de un producto estrella.

Sideral

 

Como pistero, Sideral tuvo mala suerte. Justo en el año de su nacimiento, nació también Yatasto. Sin embargo, Sideral ganó nueve carreras, entre ellas los Clásicos Comparación, América, Apertura, Estados Unidos de Brasil, figurando segundo en el Carlos Pellegrini y en el Gran Premio de Honor.

 

Sideral fue un caballo de velocidad y resistencia. Marcó record de 94”2 para la milla y 219”4 para los 3500 metros en San Isidro.

 

Sideral, en el haras, era un caballo bellísimo, color zaino. Heredó la belleza de su madre y ha sido mejor reproductor que su propio padre Seductor. Este es grande, pesado, un tanto basto y ordinario de aspecto si se quiere. Sideral en cambio es más alto partiendo desde las rodillas. Seductor se parece mucho a Suma, su madre. Casanova, un hermano de Seductor, también tiene ese aspecto pesado, basto, macizo de que hablamos. Todas las yeguas argentinas eran de ese tipo. Sus hijos son también macizos, pesados, como Cruz Montiel, Seductor, Tirolesa, Filón y Cachador.

 

Sideral era un padrillo vistoso que trasmitía su estampa. A primera vista era fácil conocer la estampa de los hijos de Sideral.

 

Al dividirse el Haras Chapadmalal, Sideral quedó en Comalal y Seductor se fue a Malal Hué. Sideral ha sido, desde su primera producción, uno de los mejores padrillos argentinos de los tiempos actuales. De esa cosecha salió Pensilvania, ganadora de las Oaks argentinas y los clásicos Simón Bolívar y Clausura en Venezuela.

 

En su segunda producción tuvo seis ganadores clásicos, Pontia entre ellos, que ganó las 1000 Guineas argentinas. En su tercera producción salieron ganadores clásicos como Sensitivo, que se convirtió en uno de los mejores stayers de los Estados Unidos. Su primer ganador de un Derbv (Gran Premio Nacional) fue Troubadour, obtenido en madre por Ruston Pasha.

 

Pasión, de la cuarta producción de Sideral, ganó las Oaks y las 1000 Guineas argentinas. Es un hecho comprobado que Sideral produce mejores yeguas que caballos. Son más corredoras sus hijas que sus hijos. Los grandes ganadores clásicos de Sideral, como Pensilvania, Pontia, Troubadour y Pasión, son castaños.

 

También es un hecho comprobado que Sideral cruza bien con hijas de Embrujo (Pasión, Toile, Betula, New Fashion, Sensitivo), Rustom Pasha (Troubadour, Quimera y Bedouine) y Parlanchín (Pontia, Avilés, Vizcaíno y Piave). Incluso es Jefe de Raza.

 

Después de haber quedado vacía en 1949, Starling II produjo en 1950 a Sidérea, hermana completa de Sideral. Fue la mejor de su generación y quizá una de las más grandes yeguas argentinas de cualquier tiempo. En 1953 corrió 15 veces y ganó seis, entre ellas las Oaks argentinas. Fue una gran competidora clásica y terminó su campaña entrando segunda de Mangangá en el Gran Premio San Isidro, superando a Viviani, Bantam y Tanteo.

 

Sidérea se parece más a Starling II que el mismo Sideral siendo apenas un poco más oscura de color. Este nunca ha hecho quedar mal a quienes tienen la suerte de heredarlo. Sidérea no ha tenido buena suerte como reproductora aunque ha dado algo digno de mención como la selectiva Star of India y las buenas yeguas madres Starlight y Stella

 

Sagitaria es hermana completa de Sideral y Sidérea. Corrió tres veces en 1951 y quedó invicta. Muy parecida a su madre, tuvo una campaña más exitosa. Dio en la reproducción a Vernal, un buen ganador internacional en Perú y Brasil, al ganador clásico Marktab, la selectiva Centellea y Dusty Path, buena yegua madre.

 

Pléyades también es hermana completa de Sideral, Sidérea y Sagitaria, que ganó una carrera a los cuatro años. Ella produjo a los selectivos Vesperal y La Corona; además de las yeguas madres Auriga y Venus (madre en Venezuela de Gorjeadora). 

 

 

Constelación, otra hermana completa de Sideral, Sidérea, Sagitario y Pléyades. Ganó tres carreras y figuró en clásicos importantes. Es la que guarda mayor semejanza física con su madre Starling II. En la cría destacó por intermedio del ganador clásico Solar System; el selectivo Polestar y las matronas Milky Way y Sternbild

 

Como se verá, no siempre basta una buena campaña de pista para garantizar la eficiencia en la producción. Starling II no sirvió en la pista pero su origen ha pasado notablemente en la producción de la post guerra en la República Argentina. Nunca, ni en la Gran Bretaña ni fuera de ella, la corriente sanguínea en la cual está ubicada Starling II, ha fallado. Esa línea tiene una individualidad sin altibajos.

 

Fuentes: Extraído de la Revista Turf.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 18 de diciembre de 2015

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados