Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Alecrim

(Ven, 1976, Senador en Urica por Hylander)

por Juan Macedo

 

Para hablar de Alecrim, hay que recordar la anécdota de su madre que fue registrada por el Sr. Miguel Henrique Otero en el Stud Book con el nombre de Mafafa y debutó en el Hipódromo La Rinconada en el último trimestre de 1970 figurando tercera. Resulta que Mafafa en la época era como coloquialmente identificaban a la mariguana y el INH ordenó cambiar el nombre a la hija de Hylander, siendo renombrada como Urica, que según Wikipedia es la capital de la parroquia del mismo nombre, ubicada a 45 km al sureste del poblado de Santa Inés, en el estado Anzoátegui, donde tuvieron lugar memorables acciones de guerra, la más relevante la del 5 de diciembre de 1814, la célebre batalla de Urica, en la que murió José Tomás Boves y por ello, tiene su tumba en el pueblo;

 

Otro detalle histórico relevante fue que, en el año 1879, por disposición del Congreso Nacional de la República, fue creado el Gran Estado de Oriente, cuya capital fue Urica. Esta división político territorial que, en su momento estuvo conformado por los actuales estados Anzoátegui, Sucre y Monagas, se mantuvo vigente hasta 1881 cuando recibió el nombre de estado Bermúdez y finalmente en 1898 adoptar la denominación de estado Sucre.

 

Regresando al tema que nos atañe, Urica fue llevada a la cría luego de cumplir vida pistera donde logró tres triunfos, siendo alojada en el Haras Karen Sissy donde destacó con varios ganadores, pero su mejor hijo es el ya nombrado Alecrim, un alazán que nació en el año 1976 y fue adquirido en subasta pública por Bs. 80.000 para correr la chaquetilla roja con franjas verdes y amarilla del Stud de su mismo nombre, que por cierto significa romero en portugués, llama la atención que sus propietarios (originarios de Portugal) hayan utilizado el nombre de una planta al igual que originalmente lo tenía su madre, aunque definitivamente el romero no tiene las propiedades alucinógenas del cannabis sativa. Pero en esa época (y eso que no existían las redes sociales) se corrió el rumor que su nombre era Mircela al revés, según los chismosos de la época (por cierto, paisanos de mi padre) era el nombre de una elegante joven que tenía enamorado a uno de sus propietarios, vaya a ver si es verdad, pero no deja de ser una singular anécdota.

 

Bajo el entrenamiento de Pedro Armando Quintana, el alazán Alecrim debutó en el Hipódromo La Rinconada el 2 de diciembre de 1978 con la monta de “El DiabloÁngel Francisco Parra donde ensayó una gran atropellada que le permitió alcanzar y superar al veloz Topango, colocando ventaja de 1 ¼ cuerpos y dejando crono de 81”4 para los 1300 metros.

 

Luego de un retiro forzado por una lesión en el miembro anterior derecho, Alecrim volvió al ruedo capitalino, pero ahora bajo el cuidado de “El CaimánDaniel Pérez García, para mantener su invicto en tres salidas, destacando un gran triunfo en 2000 metros donde superó a Campestre con ventaja de 1 ¾ cuerpos parando los relojes en 126”2, que ilusionó a sus allegados para inscribirlo en el Clásico República de Venezuela (ante la ausencia ya conocida de Caletero, que estaba en la misma cuadra), pero el resultado fue decepcionante, quedando en el noveno lugar a 25 cuerpos de Tatuaje.

 

Tras casi tres meses de inactividad, Alecrim reapareció el 30 de septiembre ante el lote de G-3 con la monta de “El LlaneritoRafael Rodríguez Morales en recorrido de 1300 metros que fueron cortos, ya que no pudo darle alcance al veloz Collar quedando como escolta a un cuerpo. Dos semanas después regresó al lote selectivo para correr en el Clásico Asociación Hípica de Propietarios, con la monta de “El Negrito de San José” Juan Vicente Tovar, realizando una gran carrera al quedar tercero a 2 ½ cuerpos de Negresco y Continente. El 28 de octubre participó en el Gran Premio Clásico Simón Bolívar donde decorosamente escoltó a Negresco, que lo superó con 5 cuerpos de ventaja.

 

El 18 de noviembre nuevamente escoltó a Negresco, que esta vez le sacó 7 cuerpos, en el Clásico Cría Nacional. Juan Vicente Tovar se bajó de Alecrim para subirse en Para Rato (que venía en franco ascenso y ya había derrotado recientemente a Negresco en la Copa Jaime Todd), por lo que buscaron la sapiencia de Ricardo Wloka, quien lo cabalgó en el Clásico Jockey Club de Venezuela donde figuró segundo detrás de Para Rato, con la salvedad que en el tercer lugar quedó Negresco, su verdugo. Esta fue la única ocasión que Alecrim logró cruzar la meta antes que el descendiente de Polyfoto.

 

Alecrim, oficialmente con cuatro años, reapareció el 27 de enero de 1980 en la milla del Clásico Burlesco, conformándose con el cuarto lugar a 7 ½ cuerpos del crack Torrejón. Al mes fue inscrito en la Copa Leopoldo Manrique Terrero que representó su primer triunfo selectivo, superando a la rendidora Tijereta con ventaja de 1 ½ cuerpos agenciando 128”2 para los dos kilómetros. De nuevo se vio las caras con Negresco el 9 de marzo en marco del Clásico José María Vargas, en esta ocasión Alecrim se tuvo que conformar con el segundo lugar a 16 cuerpos del poderoso zaino.

 

El 19 de abril participó en el Clásico Presidente de la República donde figuró tercero a 7 ½ cuerpos del irreverente Guadamil (el crack Negresco quedó segundo). El 11 de mayo se dio de la partida en la Copa El Corsario donde corrió colocado y se lanzó en búsqueda de los punteros en la última curva, pasando con autoridad en la recta final para mantenerse en el primer lugar al momento de cruzar la meta, quedando como escoltas Continente y Guadamil a 1 ¾ cuerpos, cronometrando 127” exactos para los 2000 metros.

 

 

En mi opinión, la actuación de Alecrim en la Copa Carlos Rodríguez Álvarez es la mejor de su vida pistera y les explico por qué. Tuvo tropiezos en la partida quedando entre los últimos, mientras Ricardo Wloka sin desesperarse fue colocándolo en carrera acercándose a los punteros, que en la entrada de la recta final era Great Horse (que parecía enfilado a sorprender), pero Alecrim ensayó una atropellada realmente impresionante y pasó de viaje para cruzar el disco en ganancia con 3 ¼ cuerpos de ventaja, totalizando 111” flat, nuevo record de pista para los 1800 metros.

 

 

El 22 de junio participó en el Clásico Batalla de Carabobo-Día del Ejército donde nuevamente escoltó a Negresco, esta vez a 1 ¾ cuerpos. El 5 de julio fue un “Deja ” de su carrera anterior lo ocurrido en el Clásico Fuerzas Armadas, con la diferencia de que la ventaja fue de 3 cuerpos a favor de Negresco.

 

Lo que nadie esperaba era el desenlace ocurrido el 3 de agosto, cuando se escenificó el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación. Se dio la partida con apenas tres participantes y la carrera en sí fue un monólogo desde el principio: el rápido Casquillo tomó la punta, Sweet Candy persiguiéndolo de cerca y Alecrim que, como de costumbre, estaba lejos de los punteros. Así se fue desarrollando hasta que en la última curva pasó el de Don Federico Carmona a dominar y faltando unos 200 metros para la meta se escucha la narración de Virgilio DecánAly Khan” cuando dice: "Allá se mancó el caballo Alecrim, se rompió Alecrim lamentablemente..." así fue como “El LlaneritoRafael Rodríguez Morales desmontó al noble Alecrim, visiblemente lesionado, sin poder culminar la carrera.

 

 

Según el reporte del Dr. José de Jesús Alzáibar, presentó ruptura de los ligamentos de la articulación del menudillo del miembro anterior derecho, con desplazamiento de los sesamoides. Alecrim no pudo correr más, dejando una campaña de 18 actuaciones de las cuales ganó en 6 ocasiones, además de obtener 7 segundos, 2 terceros y un cuarto, acumulando en premios la cantidad de Bs. 1.588.080. Fue enviado al Haras Carolina donde fungió como semental, recibiendo pocas oportunidades. Solo se le conoce un descendiente ganador, Pipocas. Extraoficialmente se conoció que murió en el mes de junio de 1987. A pesar de no ganar ningún clásico, Alecrim es aun gratamente recordado por la afición hípica de Venezuela y seguramente está en el hipódromo celestial luchando casco a casco junto a su rival Negresco.

 

Fuentes: www.wikipedia.com, Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta, Revista Partida, Diario Meridiano

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 30 de abril de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados