Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Altivo

(Ven, 1970, Gay Glory en Top Record por Richer)

Por Juan Macedo

 

El alazán Altivo se distinguió por una velocidad un tanto incontrolable, que fue capaz de acaparar para sí dos records de pista en distancias que son reservadas en el mundo hípico para este estilo de corredor. Nació en el Haras Tocuyito el 28 de abril de 1970 y fue criado en el Haras El Recreo por el Dr. Alfredo Toledo Guerrero, quien lo corrió para sus colores beige del Stud Saltrón bajo el entrenamiento de Manuel Azpúrua Sosa.

 

Con un envidiable físico de 480 kilos debutó el 7 de agosto de 1972 en distancia de 1200 metros y con la monta del maestro Balsamino Moreira, quien lo llevó al triunfo al galope tendido con asombrosa ventaja de ¡19 cuerpos! sobre Morichalero agenciando 75” exactos. Algunos problemas físicos lo alejaron de las pistas para reaparecer el 17 de diciembre en los siete furlones del Clásico Comparación con “El MudoJesús Rodríguez, donde animó gran parte del recorrido y al final la potranca campeona Tessa avanzó con fuerzas para relegarlo a un segundo lugar apenas a ½ cuerpo.

 

El 7 de enero de 1973 con Ángel Francisco Parra dio una prueba de sus inmensos dotes corredoras, una soberbia actuación que realizó en el Clásico Francisco de Miranda, cuando tras duro batallar en la punta durante los primeros mil metros con la yegua Tessa, fue capaz de mantenerse en la delantera y hacer uso en los 150 metros finales de sus reservas, para contener el avance de Inteligente y aventajarlo por cabeza en tiempo de 103”1 para la milla.

 

 

Tres semanas después participó con Balsamino Moreira en una carrera de la Categoría E para criollos en recorrido de 1700 metros donde superó contundentemente a Encantado con ventaja de ¡18 cuerpos! dejando plasmado 110”3 para el recorrido de 1700 metros. De esa manera justificó su inscripción en los 1800 metros la Copa Charles R. Rohl enfrentando a los maduros en rol de gran favorito, pero inexplicablemente fracasó al quedar sexto a 18 cuerpos del inagotable Paraninfo.

 

Regresó al lote común donde logró tres triunfos consecutivamente con Jesús Rodríguez, derrotando a Caripote por 2 cuerpos en tiempo de 116”1 para los 1800 metros, luego a El Rescate por ¡16 cuerpos! dejando 85”2 para los siete furlones y nuevamente a Encantado por 6 cuerpos y agenciando 79”3 para los 1300 metros. El 1 de abril enfrentó nuevamente a Inteligente en la primera versión del Gran Premio Selección de Fedeharas en recorrido de 1800 metros, donde hizo gala de su velocidad y resistencia para aventajarlo por 3 ½ cuerpos y parando los cronómetros en 114”1.

 

 

Parecía invencible el hijo de Gay Glory hasta los 1800 metros, pero el 22 de abril en 1400 metros sorpresivamente fue alcanzado por Alado en los metros finales, cayendo apenas a cabeza, quizás debido al handicap de 56 kilos, por ello el 5 de mayo buscaron el descargo con Nerio Enrique Atencio y se anotó su octavo triunfo superando a El Rebelde y Alado por 4 cuerpos recorriendo la milla en 103”.

 

Altivo derrota a El Rebelde en milla

 

Regresó Jesús Rodríguez a sus lomos en el Clásico José Antonio Páez, pero realizó una carrera para el olvido al fracasar a 19 cuerpos de Tessa. Luego de su respectiva revisión veterinaria se le detectó una lesión que lo aleja del resto de la campaña selectiva.

 

No fue sino hasta el 13 de octubre cuando reapareció en una carrera de la Categoría C con Ángel Francisco Parra, pero ya no era el mismo Altivo precoz e inmutable, quedando tercero a 3 cuerpos de Encantado, el mismo que a principios de año derrotó al galope. Dos semanas después apenas pudo figurar quinto a 13 cuerpos de Guache. Cerró el año participando con la monta de Balsamino Moreira sin pena ni gloria quedando sexto a 10 cuerpos de Mamut, resintiendo de las lesiones que lo alejaron de la pista capitalina.

 

 

Reapareció el 14 de julio de 1974 con la monta de Gustavo Ávila escoltando a Taraval. Desde ese momento Altivo ascendió poco a poco logrando hasta ocho triunfos en ese año en los lotes comunes para criollos y en las series bajas e intermedias para importados, incluyendo dos triunfos en especial que lo anotan en el libro de records del hipismo.

 

El primero fue el 8 de septiembre en recorrido de los 1600 metros en una soberbia demostración al parar los relojes en 95”4 con 52 kilos de peso con la monta de Gustavo Ávila y al poco tiempo, el 20 de octubre con el alto peso de 55 kilos registró la marca record de 70”3 con la monta de Ángel Francisco Parra, lo que confirmó su auténtica clase en estos recorridos. Este par de records perduraron por varios años lo cual confirmó sin duda alguna que se trató de un excepcional ejemplar, sujeto de una velocidad notoria.

 

Ya con cinco años y bajo el entrenamiento de Raúl Payares, continuó logrando buenas carreras basado en su gran velocidad en el máximo lote común contra los importados y en pruebas selectivas. Entre ellas recordamos el 27 de mayo de 1975 con Rafael David Guzmán cuando logró figurar tercero a 1 ½ cuerpos de Tanius en la milla de la Copa Revista Hipódromo, el 11 de mayo con la monta de Milton Barra logró su último triunfo con ventaja de cuerpo y medio sobre el argentino Gorgo y el 6 de julio figuró tercero nuevamente de Tanius esta vez a 5 cuerpos en la milla de la Copa Revista La Fusta. Corrió dos veces más a los 6 años, sin pena ni gloria.

 

Así Altivo completó una campaña envidiable de 50 actuaciones con 16 primeros, 7 segundos, 5 terceros y 2 cuartos para una producción de Bs. 953.422 en premios. Fue enviado al Haras El Recreo como recelador, ya que nunca fue utilizado como padrillo, según porque el Dr. Toledo lo consideraba un caballo "sin corazón", es decir que cuando era pasado nunca respondía y se hundía, esto es una vieja creencia del mundo de la cría en Venezuela. También es de suponer que como estaba su padre Gay Glory en sus mejores años, no importo siquiera probarlo.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Libro La Biblia del Hipismo, Sr. Agustín Pérez, Sr. Richard Atencio.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 18 de diciembre de 2008

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados