Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Cangua

(Ven, 1990, Mantle en Anwar's Dream por Master Derby)

Por Juan Macedo

 

Dueña de una poderosa atropellada, Cangua hizo recordar a su progenitor Mantle que brilló por características similares. Nació el 10 de enero de 1990 en las praderas carabobeñas del Haras Los Aguacates. Adquirida por el Senador Sixto González Pérez para lucir la célebre chaquetilla oro del Stud Ñañañá, fue enviada al Hipódromo La Rinconada para quedar bajo el cuidado de Manuel Azpúrua Aranda, quien se encargó de su doma y entrenamiento. El nombre de Cangua, suponemos, proviene de una hermosa playa de arena suave y pocas olas que queda después de la población de Querepare, ubicado en la península de Paria, estado Sucre.

 

Su debut fue el 8 de agosto de 1992 presentado un peso físico de 432 kilogramos y con la monta de Ángel Angulo atropelló con fuerzas en la recta final para superar a Talita con 2 ¼ cuerpos, dejando registro de 67”1 para el corto recorrido de 1100 metros. Dos semanas después repitió la historia ante el lote de potrancas dosañeras ganadoras, con la diferencia que en esta ocasión la escolta fue Linda Zuliana que quedó a 2 cuerpos y el crono fue de 67” exactos. El 5 de septiembre Cangua volvió a impresionar gratamente a la afición con su violenta atropellada que la llevó esta vez a ganar el Clásico Lanzarina disputada en 1200 metros, manteniendo su invicto en tres presentaciones. Conducida por Ángel Angulo, corrió algo desconectada de las punteras hasta los 400 finales cuando se acercó pegada a la baranda, pero no fue sino en los 200 finales donde se hizo evidente su atropellada que la llevó descontar la ventaja de sus rivales para ganar por dos cuerpos sobre Talita dejando crono de 73”1.

 

Todo parecía indicar que, a más distancia, más cómodos iban a ser los triunfos, pero apareció “una piedrita en el zapato” o en este caso en el casco. Se llamó Prime Tip. El primer enfrentamiento fue el 20 de septiembre en marco de la Copa Manuel Azpúrua Alcántara donde Prime Tip logró anular la atropellada de Cangua, quedando en el lugar de escolta a 1 ¼ cuerpo y perdiendo su invicto. Se vieron las caras nuevamente el 11 de octubre en los 1400 metros del Clásico Edgar Ganteaume donde Cangua estrenó la monta de Rafael Torrealba y protagonizó un gran duelo con Prime Tip en toda la recta final, desprendiéndose del resto del lote, solo que la hija Inland Voyager logró rematar tanto como la zaina del Ñananá y cruzó la meta con 1 ¼ cuerpos de ventaja. El 15 de noviembre participó en el Clásico Ciudad de Caracas con Juan Vicente Tovar en su cabalgadura, pero no fue suficiente para doblegar a Prime Tip, todo lo contrario, en esta ocasión sacó 2 ¼ cuerpos sobre la hija de Mantle.

 

A pesar de esas tres derrotas, donde cayó con todos los honores (Prime Tip demostró a lo largo de su campaña ser una yegua fuera de serie) sus allegados decidieron inscribirla en la milla del Clásico Comparación, dejando a más de uno estupefacto cuando salió airosa de la dura prueba al llevarse el triunfo cómodamente, con tiempo de 98”3 para el recorrido. Corrió lejos en los metros iniciales, pero se hizo incontenible a partir de los 600 metros finales cuando avanzó por dentro conducida por Jorge Gerardo Bracho para triunfar holgadamente, dejando a Fort Nassau a 4 ¾ cuerpos en el segundo lugar. En una decisión sin precedentes, Prime Tip con justicia se llevó el Título de Campeona Dosañera, mientras el Título de Campeón Dosañero fue compartido entre Fort Nassau y ¡Cangua! Toda una caballa, como diría Don Millard Faris Ziadie.

 

 

Muchos aficionados, y porque no sus allegados, soñaban con los futuros enfrentamientos entre Prime Tip y Cangua, enfrentando además a los machos (que ya se escuchaban los nombres de Mister Classic y Sir Flier) cuando llegó la noticia ¡Cangua se fracturó! Se lesionó una rodilla y fue operada, casi a la marcha, por el Dr. Luis Medina, mediante el sistema de artroscopia. Pasaron más de 200 días para que se pudiera recuperar de la intervención quirúrgica.

 

Reapareció el 3 de julio de 1993 en recorrido de 1600 metros ante el lote común, pero no fue la sombra de aquella brillante potranca del año pasado, quedando muy lejos de la ganadora Bella Aimee. A pesar de ello, había confianza en la cuadra y fue inscrita en el tercer paso de la Triple Corona para potrancas, Clásico General Joaquín Crespo, pero su actuación fue igualmente decepcionante, muy lejos de la ganadora Talita. El 28 de agosto regresó al lote común y con la monta de Miguel A. Carpio mostró destellos de su calidad al derrotar en atropellada con ventaja de 5 ¾ cuerpos a Kampal, agenciando 97”1 para la clásica milla.

 

Regresó al lote selectivo en el marco del Gran Premio Unicría regresando Jorge Gerardo Bracho a su cabalgadura, pero apenas figuró quinta a 13 cuerpos de Despreciada. Participó en el Clásico Cavepro sin pena ni gloria. Retornó al lote común con la monta de Daniel Centeno para mejorar escoltando a Sha Runner que la superó con ventaja de 7 cuerpos. Luego de figurar quinta a 5 ¾ cuerpos de La Pastoreña, cerró el año con su participación en la Copa Cañonero con “El PumitaJosé Luis Rodríguez donde cerró el marcador a 11 cuerpos de Apple Dancer.

 

Ya con cuatro años a cuestas, Cangua reapareció el 16 de enero de 1994 en el Clásico Andrés Eloy Blanco con la monta de Jorge Gerardo Bracho figurando tercera a 2 cuerpos de Electric Lady. Luego de cuatro presentaciones decorosas (incluyendo un tercero a 4 ¼ cuerpos de La Pastoreña en la Copa Revista La Fusta), el 28 de mayo bajo la conducción de “El SultánJosé Leonardo Verenzuela reverdeció laureles al superar a Stillwater con 3 ¾ cuerpos de ventaja agenciando 98”2 para la milla. Dos semanas después ocupó el segundo puesto a 3 ¾ cuerpos de La Pastoreña, para que el 25 de junio saboreó nuevamente las mieles del triunfo al derrotar por apenas pescuezo a La Pastoreña recorriendo la milla en 98”4. Se mantuvo activa el resto del año sin reconocer nuevamente el triunfo, pero sin deslucir en cada una de sus salidas (destacan el tercer lugar a 4 ¼ cuerpos de La Pastoreña en la Copa Roque Yoris y el cuarto puesto a 1 ¼ cuerpos en el Clásico Juan Vicente Tovar), cerró el año el 10 de diciembre al quedar séptima a 11 cuerpos de Talita en la Copa Cañonero.

 

 

En vista de lo parejo del máximo lote en el óvalo de Coche, su propietario decidió enviar a la hija de Mantle al Hipódromo de Santa Rita. Alojada en la cuadra de Enrique Amado, reapareció el 18 de enero de 1995 en el marco de los siete furlones del Clásico Azuprohipicos con la monta de Jorge Gerardo Bracho figurando segunda a 5 ½ cuerpos de Con Virginia. Luego de dos segundos lugares en el lote común, regresó al lote selectivo el 22 de febrero en el Clásico Asamblea Legislativa del Estado Zulia donde logró su cuarto segundo en fila, en esta ocasión a un cuerpo de Con Virginia. Por fin, el 8 de marzo Canguarompió el hechizo” y cruzó el disco en ganancia en la Copa Mimette con ventaja de 8 cuerpos sobre Garrochera dejando registro de 84”2 para los 1400 metros.

 

 

El 29 de marzo con la monta de Angel Alciro Castillo logró su noveno triunfo en la Copa Rafael Ortiz derrotando a Pithaya con ventaja de 5 ¼ cuerpos parando los cronómetros en 85”3 para los siete furlones. Dos semanas después participó en el Clásico Alcaldía de Miranda figurando tercera a 9 cuerpos de Con Virginia. El 3 de mayo regresó al lote común para protagonizar un bonito final con Pithaya, quedando en el lugar de escolta apenas a cabeza.

 

El 24 de mayo Cangua realizó la carrera más emotiva de su trayectoria en tierras zulianas, cuando logró derrotar en gran final a Con Virginia en los 1800 metros de la Copa Gorgonio Parra, que recorrió en 113”2. Luego de un reposo de mes y medio, el 19 de julio participó en el Clásico Batalla Naval del Lago de Maracaibo con la monta de Jorge Gerardo Bracho ocupando el tercer lugar a 4 ¼ cuerpos de Pithaya. Cerró su actividad pistera el 18 de agosto con su presencia en la Copa Ernesto Blanco, donde apenas pudo ocupar el cuarto lugar a 11 cuerpos de Con Virginia.

 

Cangua completó una campaña de 44 actuaciones pisteras en la cual triunfó en 10 ocasiones, además de 10 segundos, 7 terceros, 5 cuartos y 3 quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 9.266.200. Sus allegados decidieron no arriesgar la integridad de la hija de Mantle y finalmente fue enviada al Haras Tamanaco donde fungió como yegua madre, destacando por intermedio del selectivo Starsix, además de los ganadores Diesix, Miss Margarita, Xiosix (madre de Pastelito) y Don de Mando. Extraoficialmente se tiene la información que murió en el año 2014. Honores a Cangua, una excelsa atropelladora.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas A.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 30 de abril de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados