Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Catirota

(Ven, 2012, Pirlo en Magnífica por Chemie)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

En el hipismo venezolano hemos visto con cierta frecuencia el paso de algunos purasangres que por razones de su bajo peso físico parecen competir en desventaja frente a sus congéneres, pero cuando muestran calidad se ganan casi de forma automática el respeto y la admiración de la afición en general. En particular cuando se habla de yeguas en esta condición nos vienen a la mente nombres como Blondy, Bratislava o Queen Blue (en Valencia), ninguna superó los 400 kilogramos, pero vaya que hicieron historia con sus hazañas; en los tiempos recientes una que cumplía con esta descripción fue aquella llamada Catirota, a quien rendiremos este homenaje.

 

De pelaje alazán nació el 19 de enero de 2012 en el Haras El Peñón, siendo una hija de Pirlo en Magnífica por Chemie. Su padre (2004, Solitary Vision en Spanish Star por Slewbop) fue un destacado corredor múltiple ganador clásico que logró 15 triunfos en 39 salidas y produjo Bs. 478.207 que a su vez era hermano paterno de grandes pisteros tales como Jorge Prince, Rubizay, Bandoneón, Magno Ejemplo, entre otros. Catirota perteneció a su primera producción, tan reducida que apenas dos corredores aparecen registrados en pedigreequery.com.  

 

Su madre fue Magnífica (2001, Chemie en Danzig Take por Italian Danzig) ganadora de 5 y con figuraciones, hermana paterna de grandes corredores en Valencia tales como Picarol, Rumba Gesto, Queen Blue y hermana completa de Or Dancing (campeona madura regional en 2010). Catirota fue su segundo producto, habiendo dado antes a Hermosa Quelo (ganadora de 3 en 18 salidas), por lo que al momento de nacer se podía esperar de ella que fuese un ejemplar rendidor en la pista.

 

Fue adquirida por el Sr. Eusebio Carlino Linares para defender los colores del Stud Emca y le fue asignada al barinés Aldo Traversa para que se encargara de su cuido y entrenamiento. La única vez que alcanzó los 400 kilos fue en su debut, pero el resto de su campaña se mantuvo por debajo del mismo por lo que en varias ocasiones los narradores la mencionaban como “la pequeña” o “la pequeñita”, lo cual no fue impedimento para dejar una huella en su paso por la arena capitalina.

 

Su estreno se produjo el 5 de octubre de 2014 durante la disputa del Clásico Uniproca enfrentando a ocho rivales con la monta de Ronald Ordoñez, viéndose perjudicada por el accionar de Isla de Pascua que se abrió ostensiblemente antes del giro de la última curva llevándose a Catirota y quitándole toda opción ganadora para que finalizara quinta a 8 ¼ cuerpos de la vencedora Graciela Mía que ese día mantenía su invicto en dos salidas agenciando 72”2 para 1200 metros. Tres semanas después pasó a la conducción de Alfredo García Paduani y comenzó a mostrar su calidad en el Clásico Edgar Ganteaume cuando desde el inicio toma la delantera marcando parciales de 24”, 47”2 y 72” para caer vencida desde el segundo lugar a solo ½ cuerpo de la invicta Graciela Mía (asegurando el campeonato) que “sudó” para desplazarla prácticamente en el rayado, dejando crono de 86”1 para 1400 metros.

 

El 16 de noviembre participó en el Clásico Ciudad de Caracas en el que nuevamente tomó la punta desde la partida marcando parciales de 23”, 46”3 y 71”2 entrando crecida en la recta final pero no pudo contener la fuerte atropellada de Estrella Veloz que logró liquidarla en los 150 metros finales para relegarla al segundo puesto a unos 2 ¼ cuerpos en tiempo de 97”3 para la milla. Sin embargo, cabe acotar que superó fácilmente al resto del lote incluida la favorita Graciela Mía, la cual vio caer su invicto y nunca más se las pudo ganar.

 

Vista su evolución como pistera sus allegados se animan a inscribirla contra los machos en el Clásico Comparación (la única hembra) donde le tocó enfrentar al cuasi invicto Rey Tesa, el mejor dosañero del momento que logró ratificar esa condición al imponerse de punta a punta, pero tuvo que correr bastante para ganarse a la potranca que vendió muy cara su derrota arribando segunda a 1 ¼ cuerpos del vencedor en tiempo de 99”1 para la milla. Increíblemente la potra Catirota cerró su temporada como dosañera sin victorias, pero con tres segundos consecutivos en eventos clásicos, demostrando que estaba entre las mejores de su generación.

 

Regresó a la acción contra las de su género el 11 de enero de 2015 en la disputa del Clásico Andrés Bello donde llegaría el anhelado primer triunfo tras vencer de punta a punta a Estrella Veloz que se cansó de perseguirla para finalizarle a 2 ½ cuerpos, agenciando 99” para la milla y ratificando su marcada evolución en cada salida.

 

 

El 8 de febrero participó en el Clásico Manuel Fonseca Arroyal con la monta de Ronald Ordoñez pero le tocó enfrentarse a la invicta Violent Love que sin tener actuaciones selectivas fue cotizada favorita unánime (1/9) por lo mostrado previamente en su par de triunfos y ratificó con creces esa condición al derrotar por 7 ¼ cuerpos a la valiente Catirota que le brindó oposición llegando incluso a desplazarla en algunos tramos de la carrera y tercera Graciela Mía a 21 cuerpos, dejando crono de 84”4 para 1400 metros. El 8 de marzo se vuelven a ver las caras en el Clásico Asamblea Nacional y el resultado fue el mismo pues Violent Love mantuvo su hegemonía al superar por 4 cuerpos a Catirota que la escoltó luego de un bonito duelo, pero “la pequeña” de nuevo aventajó fácilmente al resto del lote, marcando 99” para la milla.

 

El 5 de abril intervino en el Clásico Senegal donde aprovecharía la ausencia de la líder generacional Violent Love para retomar la senda del triunfo al imponerse en gran carrera tras un bonito duelo durante los últimos mil metros superando con ventaja de ¾ de cuerpo a Midnight Rose y luego Estrella Veloz que la escoltaron, en tiempo de 99”2 para los 1600 metros.

 

 

Tres semanas después enfrentó a un selecto lote de prometedoras potrancas en el Gran Premio Unicría versión hembras donde participó como primera favorita fría y logró responder al superar por ¾ de cuerpo a My Pleasure y tercera cerquita arribó La De Mercedes, meritorio triunfo pues a pesar de irse de manos en la partida y confrontar tropiezos por la parte interior de la pista conquistó una victoria que la dejaba lista para disputar la triple corona para hembras, agenciando 98”2 para la milla.

 

 

Contradictoriamente, aunque parecía vivir su mejor momento como pistera logrando triunfos selectivos de forma consecutiva, la victoria en el GPU sería el último que alcanzaría en su campaña como corredora. Acerca de esta carrera comentaremos algo adicional en un párrafo subsiguiente, que realzará el valor del resultado visto lo que ocurriría en las pruebas selectivas venideras.

 

El 24 de mayo se dio inicio a la llamada Triple Corona para hembras con la disputa del Clásico Hipódromo La Rinconada con siete participantes que anticipaban una prueba muy pareja, pues a pesar de la presencia de la invicta Violent Love reapareciendo era llamativo que Emisael Jaramillo se bajaba de ella para montar a la potra Srta Venezuela (de la misma cuadra y propietarios que la favorita), además la presencia de Catirota con par de triunfos corridos y varias potras en ascenso prometían un bonito espectáculo. En prueba emocionante sería My Pleasure quien se alzaría con el triunfo derrotando a La De Mercedes y Violent Love que la escoltaron, mientras Catirota finalizó sexta a 4 ¼ cuerpos de la vencedora luego de levantar su jinete en la recta final tras ser cruzada por la ganadora que agenció 99”3 para la milla.

 

El 14 de junio se celebró el Clásico Prensa Hípica Nacional donde surgiría La De Mercedes haciendo valer su pedigrí para los tiros de aliento imponiéndose por más de 9 cuerpos sobre Violent Love y tercera arribó Inigualable, mientras que la pequeñita Catirota abandonó temprano la lucha por la punta (en los 800 finales) para finalizar sexta a 21 cuerpos de la ganadora, que dicho sea de paso repitió posteriormente en el Clásico General Joaquín Crespo con mayor facilidad (Catirota no participó) para concretar una doble corona que le permitiría alcanzar el campeonato como tresañera compartido con Violent Love.

 

El comentario que anunciamos tres párrafos atrás tiene que ver con el hecho de que en el Gran Premio Unicría la valiente Catirota logró superar a las dos yeguas que se anexaron los tres pasos de la Triple Corona para hembras (My Pleasure el HLR, La De Mercedes el PHN y GJC), demostrando que a pesar de sus limitaciones con su físico era capaz de batirse contra lo más selecto de la capital y en varias ocasiones superarlas, como se podrá comprobar en sus siguientes actuaciones. El 26 de julio regresó a la milla de nuevo con Alfredo García Paduani como jinete enfrentando por vez primera a las maduras en el Clásico Armada Nacional Bolivariana donde no deslució finalizando cuarta a 2 ½ cuerpos de Princesa Sofía que derrotó en cerrado final a la favorita Naborí en tiempo de 95”4 para la milla.

 

El 29 de agosto en el marco de la Gala Hípica de Caracas participó contra las mejores del patio en el Clásico Cruz del Ávila como parte de una selecta nómina de seis yeguas en la que todas alcanzaron al menos un título campeonil antes de finalizar su campaña, allí realiza una buena exhibición que le permite caer con todos los honores desde el segundo a solo ½ cuerpo de Naborí, tercera llegaría Violent Love y luego Princesa Sofía, La De Mercedes y La Alpujarra en tiempo de 119”1 para 1900 metros.

 

 

El 20 de septiembre pasó a manos de Leonel Reyes Ramos cuando intervino en el Clásico Hípica Nacional en un reducido lote de apenas tres competidoras, pero todas eran ganadoras clásicas, donde por cosas del destino nuevamente hace una gran carrera, pero cayó derrotada ante Naborí (la cual aseguró el campeonato como la mejor madura) que la superó por un cuerpo en tiempo de 127”3 para los dos kilómetros. De manera que ante las yeguas de más edad Catirota fue la potra con la mejor actuación en los dos eventos Grado Uno del calendario escoltando muy cerca en ambas ocasiones a la líder vigente entre las hembras de la capital; aunque no ganó, vale la pena revisar los vídeos de ese par de competencias que evidencian su clase corredora.

 

 

Tomando en cuenta su excelente condición aunado a su buen resultado cuando enfrentó a los machos siendo una dosañera aún perdedora y su performance en los cuatro codos de las dos últimas actuaciones, sus allegados decidieron inscribirla contra los mejores purasangres para disputar el magno evento del calendario venezolano como es el Clásico Simón Bolívar, una carrera que todo profesional aspira correr y más cuando se tiene a un ejemplar que ha dado muestras de pertenecer a la élite equina del patio. Regresando a su cabalgadura Alfredo García Paduani participó el 25 de octubre de la estelar prueba en medio de una pista fangosa por la lluvia caída, pero lamentablemente nunca se vio en carrera pues accionó en mitad del pelotón para luego ir perdiendo posiciones finalizando undécima (última) fuera de carrera detrás del campeón Jorge Zeta que ganó fácilmente (13 cuerpos) consagrándose como el rey de La Rinconada.

 

El 29 de noviembre intervino en el Clásico Aviación Militar Bolivariana pero quizás afectada por el esfuerzo de su anterior, decepcionó arribando cuarta a 21 cuerpos de Violent Love que ratificó su liderazgo generacional galopando esta prueba en tiempo de 112”2 para 1800 metros. Cabe acotar que para esta prueba registró en balanza 377 kg, el peso más bajo que había tenido en su trayectoria como pistera siendo esta actuación la última suya durante el año. Sin embargo, tomando en cuenta sus tres triunfos selectivos fue reconocida como la Campeona Millera 2015 en La Rinconada.

 

Para recuperarla fue enviada a un descanso de cuatro meses, tras lo cual regresó a la acción el 27 de marzo de 2016 disputando el Clásico Eduardo Larrazábal Eduardo, pero se vio impotente ante la superioridad de La Alpujarra que galopó esa prueba, finalizando Catirota cuarta a 18 cuerpos de la vencedora que agenció 97” para la milla. El 8 de mayo fue inscrita en el Gran Premio Unicría versión maduras donde mostró notable mejoría, ya que se batió en duelo mortal con La Invasora marcando parciales de 23”4, 46”1 y 71” para luego ceder ante la atropellada de Estrella Veloz que sacó provecho de la lucha suicida entre las velocistas, arribando Catirota tercera a 5 ¾ cuerpos de la ganadora que agenció 97” para la milla.

 

El 19 de junio volvió a los cuatro codos cuando participó en el Clásico Lavandera con la monta de Jorge Urdaneta donde fue capaz de tomar la delantera desde el brinco inicial hasta luego del giro de la última curva que la alcanzó Rosa Linda, batallando brevemente por la punta para luego aflojar y finalizar cuarta a 8 cuerpos de la ganadora La De Mercedes que agenció 111”4 para los 1800 metros. El 24 de julio fue inscrita en el Clásico Armada Nacional Bolivariana en el que tras retrasar ligeramente en la partida fue capaz de tomar la punta dando pelea hasta la entrada de la recta final, pero nuevamente afloja para finalizar séptima (y última) a 14 cuerpos de Princesa Sofía que galopó por 8 cuerpos en tiempo de 96” para la milla. Allí Catirota dejó en balanza 374 kilogramos, siendo el menor que se le computó durante su campaña.

 

Tras los últimos resultados obtenidos y viendo sus allegados que la pequeñita Catirota no estaba rindiendo como solía hacerlo en sus inicios tomaron la sabia decisión de retirarla definitivamente de las pistas, por lo que no corrió más. Su campaña se resume en 3 triunfos de 20 salidas (todos clásicos) completando con 7 segundos, un tercero, 4 cuartos, un quinto y cuatro no figuraciones en pizarra, acumulando ganancias de Bs. 2.737.508 en premios. Al momento de escribir estas líneas se desconoce su paradero actual y su eventual desempeño en la cría, por lo que de ella guardaremos el recuerdo de sus valientes actuaciones que mostraron a un ejemplar capaz de sobreponerse a las limitaciones de su físico para ser protagonista del espectáculo hípico nacional.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández, www.pedigreequery.com, Dr. Javier Farache

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, sábado 31 de julio de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados