Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Epic Barre

(Ven, 1985, Epic Junior en Cumanesa por Cross Swords)

Por Ricardo Maldonado

 

Cuando estaba en boga aquella maravillosa generación del triplecoronado Iraquí y de caballos como Tío Cheo, Candy Man, Tres Diablos, Almendares, Mantle, Sir Roled y Tan Bonita entre otros, nació el 25 de febrero de 1985 en el ya legendario Haras San Luis un castaño hijo del “Súper CriolloEpic Junior en la también nativa Cumanesa de muy buena estampa y cuyos dueños del Stud Parchín (colores rojos con franjas blancas) lo bautizaron con el nombre de Epic Barre.

 

 

Así, este linajudo ejemplar fue llevado a la cuadra de Giovanni Contini y el 1 de agosto de 1987 hizo su debut con Juan Vicente Tovar de manera triunfante superando por dos cuerpos a Northclassic y dejando crono de 74”3. Dos semanas después figuró cuarto a dos cuerpos del linajudo Cutparlor en el Clásico Victoreado, pero culminó sentido de una de sus manos, hecho que lo alejó de las pistas por tres meses. Reapareció el 14 de noviembre con la monta de Claudio Wilfredo Pérez en la Copa Otto Rahn y sorprendió al derrotar por dos cuerpos a Cutparlor, Letal y Súper Sergio, parando los relojes en 85”2 para los siete furlones. Pero sin duda, la carrera que lo catapultó hacia el estrellato fue el Clásico Comparación, el auténtico “Derby de los Dosañeros” en donde derrotó a Sellador con muy buen crono de 97”2 para la milla, ya con la monta del “SupercampeónJuan Vicente Tovar León, quien fue su jinete oficial en lo que restó de su campaña pistera. Su campaña como dosañero culminó con un triunfo en la Copa Federico de la Madríz y Pastor con siete cuerpos sobre Letal y dejando marca de 98”4 para la milla.

 

 

Esa campaña pistera continuó, ya como tresañero, en el marco del Clásico Inauguración Francisco de Miranda, en donde cayó por la mínima diferencia ante su archirival Sellador y un mes después figuró tercero del provisor Don Rey en la Copa Alfredo Abilahoud, pero la revancha no se hizo esperar y se desquitó en el Clásico Gobernador del Distrito Federal en donde se comprobó que el linajudo potro del San Luis estaba hecho para los tiros de aliento, ya que ganó cómodamente en 1800 metros a pesar de dejar un discreto 118”3 para el tiro, siempre con la monta del “Negrito de San José”. Su ruta hacia la Triple Corona cerró con un triunfo categórico en la Copa Carlos Eduardo Frías, pulverizando a Don Rey y sus rivales de turno, así dejándolo listo para su incursión en las grandes pruebas.

 

 

 

Llega la tarde del domingo 15 de mayo y Epic Barre se adjudicó el Clásico José Antonio Páez al doblegar a Jagüey, Don Rey y Bengalur, erigiéndose como el líder absoluto de los potros de su generación, amén de ser el único con oportunidad de emular a Gradisco, El Corsario e Iraquí. El entrenado por Contini paró el teletimer en 100”1 para la clásica milla. Pero la suerte le fue adversa en las siguientes dos gemas de la Triple Corona, pues cayó de manera sorpresiva ante Escalafón (hijo del recordado Negresco) que impunemente le quitó el manjar de la boca en el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría en la tarde del 29 de mayo y tres semanas después (19 de junio) perdió increíblemente ante Don Rey en la milla y media del Clásico República de Venezuela.

 

 

Reapareció en la tarde del 31 de julio en el marco del Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación en donde se prolongó la racha de derrotas al llegar tercero (aunque cayó con las botas puestas) ante Gran Edward que hizo valer su pedigree y Winton que se vio como en sus mejores momentos.

 

El 13 de agosto fue una fecha para el recuerdo, ya que Epic Barre regresó a la senda victoriosa al ganar de manera contundente el Clásico Cría Nacional con una conducción magistral de Juan Vicente Tovar y pulverizando nada mas y nada menos que a Volantín (Caballo del año 1988), Aragonero (Caballo del año 1987 y ganador del Simón Bolívar), Don Rey (ganador clásico grado uno), Winton (Caballo del año 1986 y ganador del Simón Bolívar en aquella campaña) y Gran Edward (con el tiempo, Caballo del año 1989 y ganador del Simón Bolívar) ¡casi nada!. Ganarle a un lote conformado por cinco ganadores clásicos grado uno así no era cosa de todos los días aun cuando cronometró 128”1 para 2000 metros.

 

 

Para el sábado 24 de septiembre se dio la megatarde clásica y Epic Barre volvió a la pista con motivo de la 2ª edición del Gran Premio Nacional en donde fue claro favorito ante 13 rivales a los cuales superó… menos a un irreverente McGwire ante el cual se vio impotente y sorprendido, cuando fue pasado impunemente por dentro y perdió una vez mas ante un contrario que en el papel lucía inferior.

 

El Clásico Asociación Hípica de Propietarios del domingo 9 de octubre, en el marco para la esperada revancha con Volantín a quien ya lo derrotó 2 meses atrás en el Cría Nacional, pero dicha revancha no se dio, ya que Epic Barre si bien superó al del Chivacoa, cayó ante un atrevido Cardelino  quien no creyó en rivalidades y se llevó los máximos honores, parecía que la mala suerte signaba al entrenado de Contini, ya que volvió a perder con un aparente “outsider”. Así, lo llevaron al Gran Premio Simón Bolívar en la nublada tarde del 30 de octubre y de nuevo carga con la etiqueta de favorito, ya que enfrentaba a un modesto lote de 14 rivales, pero el santo seguiría teniéndolo de espaldas, ya que si bien peleó toda la carrera, cedió en los últimos metros ante el sorprendente Bolinge (ganador) y una Llamarada que no creyó en cuentos.

 

Epic Barre fue seleccionado junto a Llamarada para representar a Venezuela en la 21ª edición del Clásico Internacional del Caribe a celebrar en el Hipódromo Aguas Calientes en Tijuana, Baja California, México y con el fresco recuerdo del triunfo de Benemérito dos años atrás. Lamentablemente se esfumaron las esperanzas de un nuevo triunfo, ya que el hijo de Epic Junior llegó tercero a siete cuerpos del mexicano Don Gabriel, que ganó a prueba de punta a punta. De esta manera Epic Barre cerrósu campaña como tresañero adjudicándose el Título de Campeón Tresañero 1988.

 

 

Después de muchos problemas para regresar (estuvo en Tijuana mucho tiempo, mas de lo establecido), el ejemplar reapareció en 1989, ya como maduro, con un buen triunfo en la Copa Revista Hipódromo y lo dejó listo para su incursión en los 2200 metros del Clásico José María Vargas en plan de favorito absoluto, pero su compañero de cuadra Monte Rojo destrozó a sus rivales bajando el récord que ostentaba El Isiro en ¡4 segundos! y Epic Barre quedó ridiculizado en un magro 4º lugar (perdió el 3º en raya ante Lord Intenso) a casi 30 cuerpos del ganador.

 

Tuvo una oportunidad mas en el Clásico Presidente de la República en la soleada tarde del miércoles 19 de Abril, no en plan de enemigo a vencer por superior, pero sí como candidato a llevarse los honores, pero Epic Barre apenas pudo para un tercer lugar en donde The Other sorprendió a Monte Rojo a quién los 2400 metros le quedaron grande. Se vió que el pupilo del Stud Parchín ya no era el mismo que deleitó a sus parciales el año anterior. Un mes después participó en el Clásico Iraquí donde apenas pudó llegar sexto a 18 largos de Gran Edward. Lesionado y agravado por un problema en las vías respiratorias, Giovanni Contini, en un último intento, lo descansó tres meses y lo reapareció con la monta de Richard Bracho en el Clásico Cría Nacional, pero fracasó ante un irreverente Ray Runner que sorprendió a los favoritos Gran Edward y Randy.

 

Así, Epic Barre cerró con ganancias de Bs. 7.696.300 producto de 23 actuaciones en La Rinconada, distribuidas en 10 triunfos, 5 segundos, 3 terceros y 3 cuartos, sin contar el tercer lugar obtenido en México. Retirado de las pistas, recibió algunas oportunidades en el Haras San Luis, procreando al selectivo Hermano Daniel y los ganadores Sin Barrera, El Silencio, Epic Glory, Naranja, Gabi Doll, Game Parts, Vigorón, Hermano José, Timón, entre otros. Desde el dispersal del Haras San Luis ocurrido en 1996 se desconoce el paradero de Epic Barre.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Sr. José Luis López

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 10 de agosto de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados