Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Eréndira

(Ven, 2006, Water Poet en Rodina por Slewbop)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

En nuestro hipismo con cierta frecuencia suelen presentarse ocasiones en las que al surgir una estrella rutilante en medio de una generación todas las miradas se dirigen hacia ese ejemplar, quedando en un segundo plano otros purasangres que también se pueden calificar como muy buenos pero que simplemente no alcanzar a tener la calidad de aquel que se corona campeón. Pensando en estos casos me vino a la memoria una yegua prácticamente olvidada llamada Eréndira, a la que le tocó compartir escenario con la fenomenal Bambera, y acá queremos rendirle un homenaje.

 

Nacida el 15 de febrero de 2006 en el consagrado Haras San Isidro, era hija de Water Poet en Rodina por Slewbop. Su padre (IRE 1993, Sadlers Wells en Love Smitten por Key to the Mint) realmente no necesita mayor presentación entre los hípicos criollos, siendo nombrado de forma indiscutible como el mejor padrillo del siglo 21 en Venezuela y está en la discusión para ser considerado el semental de mayor calidad de nuestra historia. Basta con recordar a sus hijos Taconeo (triple coronado y doble ganador del Simón Bolívar), Bambera (triple coronada y ganadora del Clásico del Caribe), Gran Estefanía (doble campeona, ganadora del Simón Bolívar y el Confraternidad) y Water Jet (triple coronado invicto, doble campeón) para entender a quienes le calificamos como lo máximo que hemos tenido en ese rol.

 

Su madre (VEN 1991, Slewbop en Dolly Speed Queen por Raise A Native) fue una ganadora de cuatro en 36 salidas que produjo Bs 2.073.985, hermana materna de la ganadora clásica Marionette mientras que por el lado paterno estaba emparentada con ilustres corredores criollos como Mr. Jorge (campeón dosañero), Southern Parts (ganador del Bolívar 94), Con Zeus (campeón en Santa Rita), Al Borak (doble coronado en La Rinconada) y muchos más. Entre sus hijos sobresalen Rodes (campeón tresañero y ganador del Simón Bolívar 2001), Rey Ángelo (ganador de la COV 2008) y nuestra homenajeada Eréndira (múltiple ganadora clásica), por lo que se le puede considerar una destacada matrona en nuestro medio.

 

Eréndira fue adquirida por el Sr. El Chem Sarkis para defender los colores de su Stud Ifigenia, quien le asignó su cuido y entrenamiento al veteranísimo Don César Cachazo. Poseedora de un excelente físico, debutó con 460 kilogramos, pero ya en campaña llegó a mantener un promedio cercano a los 450 kilos, considerado por algunos especialistas como el idóneo para nuestro hipismo. Llevada con calma por su trainer, no tuvo actuaciones como dosañera.

 

Su estreno se produjo el 11 de enero de 2009 con la monta del experimentado José Javier Zerpa, quien se encargó de llevarla al triunfo superando por 1 ¼ cuerpo a Kapany en tiempo de 71”2 para los 1200 metros. Conociendo el estilo del entrenador (acostumbra llevar a sus pupilos poniéndolos poco a poco) el hecho de conseguir un debut triunfal era de por sí un buen augurio para el futuro de la potranca. El 22 de febrero la subieron a G-1 logrando repetir, pero esta vez con mayor facilidad pues supera por 3 ½ cuerpos a Families Flying y Mad Light marcando 85” para los 1400 metros.

 

El 14 de marzo continuó su vertiginoso ascenso al competir en G-2ó3 logrando mantener su invicto en gran carrera pues tras ser rebasada faltando 200 metros reaccionó para volver a la punta y superar por medio cuerpo a Tango Bonito dejando crono de 86”3 para los 1400 metros. Si la memoria no nos falla desde los tiempos de Bratislava no tenía el maestro Cachazo un ejemplar suyo que se mantuviese sin conocer la derrota por tres salidas, algo que de por sí ya hablaba a las claras que Eréndira no era una yegua común.

 

Su primer gran reto vendría el 4 de abril cuando intervino en el Clásico Senegal en principio favorecida por la ausencia de Bambera, aunque en la competencia estaría Alcoriza como la máxima aspirante ya que recientemente se había ganado a los machos en el Clásico Hypocrite. Sin embargo, la misma se golpeó en el aparato de partida por lo que debió ser retirada de última hora, quedando solo cuatro competidoras en carrera. Pese a ello, sería Mad Light la que sacaría provecho adjudicándose el triunfo de forma fácil sobre Pía Princess mientras Eréndira finalizaba tercera a 8 ¾ cuerpos luego de sufrir un ligero tropiezo en los metros iniciales que hizo levantar a su jinete, dejaron tiempo de 96”3 para la milla.

 

La presencia de un ejemplar como Bambera en medio de una generación inexorablemente atrae todos los reflectores hacia su propia performance. A tal punto estaba sobrada ante sus congéneres que en la mayoría de sus salidas frente a ellas se puede comentar que parecían dos competencias: una con la campeona en las manos teniendo el triunfo prácticamente asegurado (sin exigirla a fondo) y otra entre el resto del lote buscando ocupar el segundo lugar detrás de la excepcional pupila del Stud Paula C.

 

El 17 de mayo dio inicio a la triple corona para hembras con la disputa del Clásico Hipódromo La Rinconada participando la fenomenal Bambera en plan estelar que logró con mucha facilidad el primer peldaño por 6 ½ cuerpos sobre Pía Princess, mientras que Eréndira cumplió una decorosa actuación al finalizar cuarta (perdió en foto el 3ro con Garden City) a 7 ¾ cuerpos de la vencedora que agenció 95”1 para la milla.

 

El 7 de junio intervino en el segundo peldaño para hembras que es el Clásico Prensa Hípica Nacional con la monta de Santiago González, sufriendo un ligero tropiezo en la partida que la obligó a correr un poco más lejos que de costumbre, pero sin mayores consecuencias. De nuevo la reina del patio Bambera haría de las suyas al galopar por 5 ¾ cuerpos sobre Eréndira que en tremenda actuación logró el sitial de escolta superando en la raya a Miss Miranda y Kalamary, en tiempo de 125”3 para los dos kilómetros.

 

Finalmente, el 4 de julio se celebró el Clásico General Joaquín Crespo que cierra la trilogía para hembras y como se esperaba la campeona Bambera logró consagrarse como una nueva triple coronada del hipismo nacional, mientras que ese día fue Miss Miranda la que logró escoltarla (aproximadamente a dos cuerpos) mientras Eréndira finalizaba tercera a 8 ¼ cuerpos de la vencedora, que agenció 150”3 para los 2400 metros.

 

Luego de la triple corona el primer clásico en el calendario era el Gustavo Ávila, que además era el último exclusivo para las tresañeras ya que a partir de la venidera Gala Hípica deberían enfrentarse contra las maduras. Ausente de la prueba el nuevo ídolo de la afición, sería Eréndira montada por Alfredo García Paduani la que sacaría provecho de esto al imponerse con gran solvencia por 6 ¼ cuerpos sobre Miss Miranda en tiempo de 110” para los 1800 metros, demostrando que para ese entonces detrás de Bambera venía su hermana paterna como la segunda mejor de la generación.

 

 

A tal punto impresionó su triunfo que un mes después al celebrarse el Clásico Hípica Nacional la yegua Eréndira fue montada por el campeón Emisael Jaramillo con la intención de procurar ganarse a Bambera. Sin embargo, la pupila de Cachazo tuvo que conformarse con perseguir a la campeona que prácticamente dio un paseo superando a Eréndira por 8 ½ cuerpos mientras que las maduras Avo Prospera y Dubai Queen finalizaban a 16 y más de 30 cuerpos respectivamente; el tiempo de la carrera fue de 122” para los dos kilómetros.

 

Vista la superioridad de la entrenada por Gustavo Delgado ante ella, sus allegados desistieron de participar en el magno evento celebrado el 25 de octubre, prueba donde se consagraría Bambera como la auténtica reina del patio. En la semana posterior a esa competencia Eréndira fue inscrita en el Clásico Gelinotte con la monta de Leonel Reyes Ramos, pero no pudo pasar del sexto a 21 cuerpos de la campeona madura Rubizay que venció con gran solvencia en 95”2 para la milla.

 

Dos semanas más tarde participó en la Copa Alighieri pasando a manos de Jean Carlos Rodríguez, pero no pudo con la veloz Miss Miranda que logró imponerse de punta a punta con más de diez cuerpos sobre Eréndira y tercera Avo Prospera, en tiempo de 110”1 para los 1800 metros.

 

El 6 de diciembre intervinó en calidad de gran favorita en el Clásico Fuerza Aérea Bolivariana y cumplió con ese rol al imponerse por vía de galope superando por 7 ¾ cuerpos a Xica Linda y tercera Avo Prospera, en tiempo de 111”4 para los 1800 metros. De esa manera se anexa su segundo triunfo clásico de por vida y finalizaba sus actuaciones por esa temporada.

 

 

El comienzo de la temporada 2010 tuvo un cierto sabor agridulce para Eréndira y sus allegados. Ante la partida a USA de la superior Bambera, en el papel parecía haber un duelo para heredar el liderato de la generación entre ella y Miss Miranda, amén del surgimiento de otras aspirantes durante la campaña a iniciarse. Lamentablemente para ellos, sería la hija de High Security la que emergería inicialmente como la líder del patio con sus triunfos sobre su archirrival.

 

El 24 de enero se disputó la Copa Rafael Rodríguez Navarro con victoria para la mencionada Miss Miranda sobre la ascendente Miss Quisquella mientras Eréndira arribó quinta a 6 ¾ cuerpos de la vencedora que dejó crono de 82”3 para 1400 metros. El 13 de febrero en la Copa Starship Miss pasó a manos de Alfredo García Paduani, pero tuvo que perseguir infructuosamente durante todo el trayecto a Miss Miranda que la derrotó por 2 ¾ cuerpos en 110”1 para 1800 metros.

 

El 20 de marzo vendría el tercer round de la temporada entre ambas yeguas, pero una vez más la valiosa Miss Miranda mantuvo su hegemonía al vencer por más de diez cuerpos sobre Eréndira marcando 122” para los 2000 metros, ratificando ser la de mejor condición en la arena capitalina para ese momento.

 

Mientras Miss Miranda fue inscrita frente a los machos en el Clásico Presidente de la República (incluso cerró como gran favorita en taquilla, dividendo 1/5) Eréndira enfrentaría a las hembras en el Clásico Blondy que se disputó el mismo fin de semana, cerrando también como principal aspirante (1/2). Sin embargo, no fue su mejor día pues con más pena que gloria arribó cuarta (última) a casi 20 cuerpos de Miss Quisquella que logró ganar con solvencia en tiempo de 116”4 para los 1900 metros.

 

Tras esa gris actuación fue sometida a un descanso de dos meses, del que regresó en el Clásico Lavandera el 27 de junio mostrando mejoría al escoltar nuevamente a la enrachada Miss Quisquella (que se coronaría como la campeona madura) llegándole a 5 cuerpos en tiempo de 111”4 para los 1800 metros.

 

El 7 de agosto fue inscrita en el lote de G-3,4ó5 con la monta del aprendiz Yobraiker Suárez accionando en calidad de favorita unánime y respondió con una fácil victoria por 3 cuerpos sobre India Regia, sin ser exigida a fondo agenció 113”3 para los 1800 metros. Dos acotaciones: la prueba se disputó bajo una lluvia pertinaz y fue la primera salida en lotes comunes para Eréndira luego de catorce actuaciones en pruebas de corte selectivo, por lo que realmente lucía sobrada en el papel.

 

La Gala Hípica de Caracas de 2010 se celebraría a finales del mes de agosto, siendo inscrita Eréndira en la prueba de mayor jerarquía para las hembras como era la Copa Internacional Cruz del Ávila que se disputó el día 29. Enfrentando a diez rivales (incluyendo dos extranjeras) con la monta de Jean Carlos Rodríguez, la valiente hija de Water Poet conseguiría el triunfo más importante de su campaña al derrotar por 2 ½ cuerpos a Miss Miranda pese a sufrir tropiezos en los 700 finales que obligaron a su jinete a levantar, no obstante, se recuperó y con gran solvencia logró superar a sus rivales en gran demostración.

 

 

El 19 de septiembre era la fecha fijada para el Clásico Hípica Nacional, prueba con cuatro participantes en la que se enfrentarían las tres mejores yeguas maduras de la temporada buscando dirimir el liderato. El orden de favoritismo era Miss Quisquella, Eréndira, Miss Miranda e India Regia como outsider buscando la sorpresa. Al darse la partida sería la veloz Miss Miranda la que buscó dominar al lote, pero el jinete de Eréndira se le puso al lado desde el giro de la primera curva, tomando tempranamente el mando. Librando un duelo feroz en el que se alternaron la punta, finalmente sería la hija de Water Poet la que prevalecería con el mejor remate para imponerse por 1 ¾ cuerpos sobre Miss Miranda agenciando 123”3 para los dos kilómetros, ratificando que su triunfo anterior no fue por casualidad, sino que su estado físico era óptimo.

 

 

Luego de hilvanar racha de tres triunfos incluyendo dos eventos selectivos de primer nivel entre las hembras, sus allegados toman la decisión de inscribirla contra los machos en el magno evento nacional. La carrera que “esquivaron” el año anterior frente a Bambera lucía igualmente cuesta arriba en esta ocasión por la presencia del triple coronado invicto Water Jet, el ascendente Tato Zeta y el importado Dixie Emperor, entre otros. Sin embargo, al ser una cuatroañera Eréndira se trataba de esas ocasiones en que se dice: “ahora o nunca”, por lo que el 31 de octubre con la monta de Yobraiker Suárez se dio el lujo de retar a las estrellas equinas ya mencionadas.

 

Aunque su actuación no fue la mejor ya que finalizó quinta a 24 ½ cuerpos del norteamericano Dixie Emperor que defendiendo colores panameños logró adjudicarse el triunfo arrebatándole el invicto a Tato Zeta y Water Jet que lo escoltaron, sí debemos destacar que al menos consiguió figurar en el marcador pese a ser la única yegua presente en la competencia. Luego de esa salida se dio a conocer en los medios que Eréndira participaría en la Copa Confraternidad, pero luego se informó que por una inflamación en los músculos del anca quedaba fuera definitivamente de la misma.

 

Quizás el esfuerzo de haber participado en una carrera tan exigente le pasaría factura en lo físico ya que no volvió a correr en esa temporada, sufriendo además de atrofias musculares que ameritaron fuese sometida a un descanso que se prolongó por varios meses.

 

Adicionalmente, aunque su par de triunfos en dos de las principales pruebas para hembras la metió en la pelea por el campeonato entre las maduras, el hecho de que Eréndira no compitió (y por ende no consiguió triunfos) en el último trimestre (sólo corrió el Simón Bolívar) le abrió las puertas a sus rivales para consagrarse en ese renglón, particularmente Miss Quisquella que en noviembre-diciembre logró imponerse en el Clásico Fuerza Aérea Nacional y la Copa Alighieri para redondear sus números en la temporada y alzarse con el título como mejor yegua madura en La Rinconada 2010.

 

Reapareció el 15 de mayo de 2011 en la Copa Bambera con la monta de Ronald Ordoñez, buscando la carrera en velocidad, pero no pudo mantener el paso y aflojó desde los 700 metros finales para arribar sexta a 22 cuerpos de American Woman que se impuso de punta a punta en 118” para 1900 metros. Un mes más tarde participó en el Clásico Lavandera con Roger Rengifo de jinete, pero el resultado fue similar, arribando cuarta a 21 cuerpos de Miss Miranda que liquidó en raya a American Woman en tiempo de 110”2 para 1800 metros.

 

El 16 de julio fue bajada al máximo lote común regresando a manos de Jean Carlos Rodríguez, pero no pudo alcanzar a My Own Love que se impuso de punta a punta superándola por 2 cuerpos. El 13 de agosto de nuevo en G-6+ no pudo mejorar cayendo desde el quinto a 7 cuerpos de Real Arte que voló al final para liquidar en raya a la favorita My Fantasy.

 

El 4 de septiembre la regresaron al lote selectivo participando en la Copa José Rafael Ball pero sin ser enemiga en ningún momento fracasa arribando séptima a 26 cuerpos de la ganadora Miss Miranda (que sería la campeona madura ese año), demostrando que simplemente ya no era la misma yegua (o no quería correr más). Sus allegados deciden entonces retirarla de las pistas por lo que esa fue su última actuación de por vida.

 

Numéricamente su campaña se resume así: 8 triunfos en 26 salidas (de ellos tres clásicos y una copa que fue un evento internacional con sabor a clásico), completando con 7 segundos, 2 terceros, 3 cuartos, 3 quintos y tres no figuraciones en pizarra, con premios de Bs. 594.600 para su propietario.

 

En la cría se registran solamente dos hijos suyos nacidos en el Haras Paumar: la ganadora Lucerito (2014) y El Cantautor (2015), ambos en cruce con Miner’s Lamp. Según dio a conocer vía twitter la cuenta Rosalinda @rosalyn21 el 9 de julio de 2015 la yegua Eréndira estando preñada en el Haras Paumar murió víctima de una mordedura de culebra, sin duda una baja lamentable para nuestro hipismo.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández, www.pedigreequery.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 31 de mayo de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados