Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Expedicionaria

(Ven, 1990, Inland Voyager en Minimal Surface por L’Emigrant)

Por Juan Macedo

 

Muchos han valorado a Expedicionaria como una de las mejores velocistas de la historia reciente del hipismo venezolano. Esta alazana que durante su campaña pistera osciló en los 450 kg de peso físico, nació el 26 de abril de 1990 en el Haras Cambremont del Sr. Carlos Ernesto Stelling, quien también fue su propietario.

 

Entrenada por Manuel Azpúrua Aranda debutó tardíamente el 19 abril de 1993 donde figuró segunda a ¾ cuerpos de Sha Moon en 1100 metros, a las dos semanas en la misma distancia apenas pudo figurar sexta a 11 cuerpos de Mi Casita, en esa carrera sangró, por la cual fue sometida a un corto paro para reaparecer el 13 de junio con la monta de “El JequeJosé Leonardo Verenzuela con lasix y ganó de una manera impresionante al reverendo galope por ¡19 cuerpos! sobre Belimofi y en tiempo récord de 63” para 1100 metros, bajando por un segundo y un quinto una marca que desde hace más de una década compartían Austerlitz y Abisinia.

 

 

Subió como la espuma luego de esa victoria, ganando luego por 9 cuerpos sobre Silver Quick en 70”3 para 1200 metros, con gran facilidad y de allí directo a enfrentar las maduras como Lady York, Sakichima y Om Tara a las que batió con pasmosa facilidad en los 1200 metros del primer Clásico Día del Veterinario, agenciando 71”. Su siguiente actuación fue los 1300 metros de la Copa Carlos Eduardo Frías, donde fracasó ruidosamente al llegar cuarta (y última) fuera de carrera, detrás de Lady York, Rush Runner y Om Tara. Antes de la carrera, Expedicionaria tumbó fuera del aparato de salida a su jockey José Leonardo Verenzuela y se puso nerviosa, estrellándose contra las puertas delanteras, dandose tremendo golpe en el anca.

 

 

 

Acertadamente su entrenador la descansó un mes y la reapareció en la Copa Roque Yoris, donde derrotó fácilmente por 3 cuerpos a Sakichima y Lady York, agenciando 84”1 para los 1400 metros. Mantuvo la racha ganadora en el lote común, derrotando a Hy Tech en 1300 metros y enfrentó a Stillwater en el Clásico El Corsario, donde cayó derrotada tercera a tres cuerpos y medio de la tordilla de acero. Con su monta oficial, José Leonardo Verenzuela, se anotó el Clásico Simón Rodríguez sobre Apple Dancer y Sakichima, agenciando 71” para los 1200 metros. Lamentablemente las lesiones hacieron crisis y forzadamente abandonó el ruedo de La Rinconada. 

 

 

Reapareció con José Leonardo Verenzuela el 11 de junio de 1994 en el lote común, figurando sexta a nueve cuerpos y medio de La Pastoreña, pero inmediatamente se adjudicó la Copa Día del Veterinario esta vez con “El PumitaJosé Luis Rodríguez por cuatro cuerpos sobre Electric Lady agenciando 70”2 para los 1200 metros. Nuevamente salió airosa en la Copa Carlos Eduardo Frías sobre la misma Electric Lady por tres cuerpos y agenciando 78”2. Electric Lady tomó desquite y derrotó a nuestra alazana en el lote común, dejándola tercera a tres cuerpos y medio.

 

 

 

Don Carlos Stelling se tomó el riesgo e inscribió a la hija de Inland Voyager en el Clásico de los Sprinters, pero fracasó al llegar séptima a 15 cuerpos del veloz Rey David, volvió a enfrentarse contra las de su sexo y pasó a las manos de José Leonardo Verenzuela para reivindicarse en la Copa El Corsario, donde derrotó cómodamente por cinco cuerpos a Tropic Rose, dejando crono de 84”3 para 1400 metros. La sorprendieron en el lote común por la mínima diferencia por Rush Runner y su última actuación fue el 19 de noviembre de 1994 en la Copa Simón Rodríguez donde fracasó debido al recrudecimiento de sus lesiones al llegar séptima y última a doce cuerpos de Conservadora. De esa forma se retiró esta veloz exponente de su generación, que culminó su campaña de 18 actuaciones para 9 primeros, 2 segundos, 2 terceros y un cuarto lugar, acumulando Bs. 5.413.500 en premios

 

 

Fue enviada al Haras Cambremont, Don Carlos Stelling decidió exportarla a Norteamérica, donde tuvo una ejecutoria respetable como yegua madre, por intermedio del selectivo Top Boots y los ganadores Malena y Tangle. A raíz de la muerte de Don Carlos Stelling todos sus ejemplares fueron puestos a la venta (entre ellos Expedicionaria preñada de Siphon). En su deseo de adquirirla, José Leonardo Verenzuela  hizo contacto con el Dr. Oscar Benavides para que sirviera de intermediario. El día de la subasta el Dr. Benavides se comunicó con José Leonardo y comenzó a pujar ya que existía otro postor, el Dr. Mauricio Azar, pero al parecer la gente de Azar se confundió y al final el ticket de compra fue firmado por el Dr. Benavides. A los 5 minutos el Dr. Benavides llamó a José Leonardo diciéndole que la gente de Azar le ofrecieron US$10.000 más por la yegua, pero la respuesta fue negativa, mas valió el aprecio por la yegua.

 

Así Expedicionaria pasó al Montesacro Farm de Kentucky. Allí nació la hija de Siphon que fue vendida a un comprador japonés el cual pago US$320.000 por ella en la subasta selecta de dosaneros en Keeneland, llamada Regina Girl (ganadora en Japón); se preñó por Royal Anthem pero lamentablemente abortó, al año siguiente fue mandada a servir por el imponente Stephen Got Even, el cual fue el destacado record horse Joe Got Even. Preñada nuevamente por Stephen Got Even fue adquirida por el Sr. Nino Nuccio durante las subastas mixtas de Keeneland. Regresó a Venezuela a su nueva casa, el Haras Oropal, donde nació el importado en vientre que se llamó Tony Got Even (ganador clásico que murió prematuramente).

 

 

Extraoficialmente se tiene la información que Expedicionaria murió en el año 2006. Estás lineas fueron en honor de su valentía, coraje y temple, seguramente demostrando su calidad en el Hipismo Celestial.

 

Fuentes: Dr. Oscar Benavides, Revista Gaceta Hípica.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 19 de octubre de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados