Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Festín

(Ven, 1989, Mt. Livermore en Benjamina por Ben Fab)

Por Juan Macedo

 

Todo inició en las subastas en Keeneland del mes de noviembre del año 1988 cuando la yegua Benjamina fue adquirida por US$18.000 preñada del estelar semental Mt. Livermore para ser importada a nuestro país. Ese producto importado en vientre, perteneciente a la primera producción del legendario Haras Gran Derby del Dr. Mauricio Azar, fue el veloz zaino Festín que nació el 17 de abril de 1989. Fue adquirido en sociedad por los Sres. Alberto Abilahoud, Leonardo Ron Pedrique, Luis E. Cordero y su criador Mauricio Azar para lucir la camiseta fucsia del Stud 16 y fue entregado a Don Giovanni Contini para su cuidado, doma y entrenamiento en el Hipódromo La Rinconada.

 

 Debutó el 19 de octubre de 1991 en recorrido de 1200 metros con la monta de Daniel Centeno, “rompiendo el celofán” superando con 7 cuerpos de ventaja a Don Arcadio agenciando 75” exactos para los seis furlones, mostrando velocidad y consistencia.

 

Luego de superar algunos problemas físicos con un tendón en una de sus manos, Festín reapareció el 16 de febrero de 1992 en recorrido de 1900 metros donde quedó cuarto a 13 cuerpos de Ta’Fino. Sus allegados decidieron probarlo ante los mejores en los nueve furlones del Clásico Gobernador del Distrito Federal donde hizo el gasto de la carrera, pero en la última curva fue desplazado y fue perdiendo posiciones, llegando muy lejos del ganador Santu Pretu.

 

Regresó al lote común donde se anotó dos excelentes triunfos que ameritó su inscripción en el Clásico José Antonio Páez con la monta de “El Negrito de San JoséJuan Vicente Tovar, pero el zaino importado en vientre tampoco fue enemigo en esa carrera donde reapareció triunfalmente Catire Bello. Regresó al lote común donde siguió en ascenso logrando dos nuevas victorias en forma consecutiva, pero los problemas físicos regresaron.

 

Festín regresó el 3 de octubre enfrentado al máximo lote con la conducción de “El JetDouglas Valiente para ocupar el cuarto puesto a 8 ½ cuerpos de Black Force. Corrió seis veces el resto del año sin lograr triunfar, pero logrando buenas figuraciones.

 

Valga la pena acotar que Festín recibió el Premio Gran Derby de 1992 (versión machos, de Bs. 2.500.000) por lograr la mejor campaña de ejemplar alguno nacido en ese haras. Ya con cuatro años, el 17 de enero de 1993 con “El SultánJosé Leonardo Verenzuela arriba, Festín escoltó con margen de 3 cuerpos a Vayola y sus problemas físicos resurgen, siendo retirado temporalmente de las pistas. En el ínterin fue intereses zulianos representantes del Stud Gosgra adquirieron a Festín para continuar campaña en el óvalo ritense.

 

Luciendo la chaquetilla mitad roja mitad negra de sus nuevos propietarios y bajo el entrenamiento de Agapito Feijoo, el zaino Festín reapareció el 5 de mayo en el Hipódromo de Santa Rita en marco del Clásico Día del Trabajador con la monta de Douglas Valiente donde dio muestras claras de superioridad al cruzar la meta con margen de 6 ¼ cuerpos a Verdi Jon y dejando crono de 83”3 para los 1400 metros. Luego corrió tres carreras en el lote común donde mantuvo el “invicto” en la tierra del sol amada y el 16 de junio participó en la Copa Euclides Villalobos donde continuó su racha de triunfos al derrotar a Don Chichilo con 7 cuerpos de ventaja parando el teletimer en 71”4 para los 1200 metros.

 

El 28 de julio se escenificó el Clásico Natalicio del Libertador en recorrido de 2000 metros donde se enfrentaban dos invictos en suelo zuliano: Bernini y nuestro homenajeado conducido por Rafael Torrealba. En una lucha entre titanes, el pupilo de Mohamed Ayubi logró sacar un cuerpo de ventaja para ceñirse el magno evento. Pasaron dos semanas para la revancha entre estos dos titanes, la milla del Clásico Jockey Club del Zulia y la carrera fue similar, con la diferencia de que Bernini no pudo superar a Festín, quedando a ½ cuerpo, agenciando el ganador 97”2 para el recorrido.

 

El 25 de agosto participó en el Clásico de la Velocidad donde se anexó otro bonito triunfos, derrotando cómodamente a Doña Rosa con margen de 4 ½ cuerpos y recorriendo el kilómetro en 57”4. Dos semanas después subió a la distancia de 1800 metros para anexarse el Clásico Uprocazulia con ventaja de 2 ½ cuerpos sobre Don Chichilo y crono de 114”2. Sin descanso participó en los 1800 metros de la Copa Galería de la Fama del Hipismo Zuliano donde fracasó al quedar cuarto a 7 ¾ cuerpos de Yokohama.

 

Luego de mes y medio de inactividad, el nieto de Blushing Groom fue inscrito en la milla y media del Clásico General Rafael Urdaneta con la monta de Rafael Bravo Gómez, pero no pudo con la distancia y se conformó con el quinto lugar a 7 ¼ cuerpos de Don Chichilo. A la semana corrió ante el lote común con Víctor Padilla en su cabalgadura y recorrido de dos kilómetros desluciendo al quedar octavo a 9 ½ cuerpos de Black Fun. Luego participó en el Clásico Nuestra Señora de Chiquinquirá con la monta de Ángel A. Castillo sin pena ni gloria. Regresó al lote común donde reverdeció laureles al sacar ¾ cuerpo a Oval recorriendo los 1400 metros en 84”1.

 

Con cinco años a cuestas y con la monta de José Martín Toro, el 2 de febrero de 1994 se adueñó de la Copa Cachito al superar a Verdi Jon con 3 cuerpos de ventaja y tiempo de 70”1 para los 1200 metros. A continuación, hizo suyo el Clásico Gobernador del estado Zulia a expensas de Otro Rojo que quedó a 4 cuerpos en el lugar de escolta dejando registro de 96”1 para la milla. Regresó al lote común con la conducción de Víctor Padilla donde derrotó con 1 cuerpo a Oval agenciando 64”1 para los 1100 metros. La racha de triunfos se truncó el 2 de marzo en marco de la Copa Castor Villalobos, conducido por José Martín Toro cayó derrotado decorosamente ante Oval, quedando a 2 cuerpos.

 

Tres semanas después repitió el lugar de escolta, en esa ocasión a ¾ cuerpo detrás de Corsicana, posteriormente fue bajado al tercer lugar. Regresó al lote común donde derrotó a Marco Polo con ventaja de pescuezo y tiempo 111”0 para los 1800 metros. Un mes después, Festín apareció inscrito en el Clásico Día del Trabajador donde tuvo que conformarse con el cuarto lugar a 5 ½ cuerpos de Sir York. Nuevamente en el lote común y con la monta de Antonio Sangronis cruzó el disco en ganancia con 5 cuerpos de ventaja sobre Guarurí, agenciando 64”2 para los 1100 metros. Luego corrió seis veces más con algunas figuraciones relevante como un tercero a 4 ½ cuerpos de Doña Rosa en el Clásico de la Velocidad y un tercero a 5 ½ cuerpo de Run Action en la Copa Euclides Villalobos, para dar fin a su campaña en las pistas venezolanas.

 

Festín completó una sensacional campaña de 44 salidas a la pista concretando 19 victorias, además de 6 segundos, 3 terceros, 5 cuartos y 3 quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 7.152.520. Fue enviado al Haras El Alazán, ubicado en el estado Zulia, donde recibió muy pocas oportunidades. De sus siete hijos nacidos entre 1996 y 1997, solo tres fueron registrados y uno de ellos, Gleal, logró salir de perdedor. Pero esto no le quitó las hazañas logradas en el óvalo zuliano.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Guía Hípica, Sr. Frank Celauro (foto), Sr. Jaime Casas A.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de marzo de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados