Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta: 

Gallardete

(Ven, 1984, Gallardo II en La Venadita por Guapo)

Por Alfredo E. Plaza V.

 

Quizás el factor suerte impidió tener un nuevo ídolo en las pistas de La Rinconada, más aún en esos años, cuando el Stud Chivacoa, el padrillo Gallardo II, la influencia de Guapo como abuelo materno, la yunta Tovar-Pérez, estaban en lo más alto del estrellato hípico nacional. Sin lugar a dudas, Gallardete fue ese caso tan especial que deparó muchas emociones y que hoy le rendimos un pequeño, pero merecido tributo.

                                                                   

Fue un castaño, nacido el 25 de marzo de 1984 en el Haras Anamar de la Sra. Peggy de Azqueta y que defendió también sus colores negros y media luna blanca del Stud Chivacoa. Además, toda su campaña estuvo al cuidado del Sr. Daniel Pérez García.

 

Gallardete debutó ganando el 25 de octubre de 1986 fácilmente sobre Don Pietro y desde ese mismo momento se le tuvo en muy alto concepto. Pero numerosas circunstancias dificultaron el definitivo enrumbamiento hacia el máximo lote.

 

Para 1987 desarrolló una campaña normal y sin muchas incursiones selectivas, con miras a la Triple Corona. Es así como intervino en el Clásico Gobernador del Distrito Federal en 1800 metros y con la monta del recordado Rubén Huerta arribó quinto a 7 cuerpos de Clochard que reaccionó para lograr en plena sentencia la victoria sobre un irreverente Sultánico que amenazó con irse de punta a punta, tercero arribó Real Madrid y cuarto Batiente que quedó muy corto en su avance. En este clásico participaron, entre otros, Afirmo, Rayo Láser, Sindecir y Vino Veritas, ganadores clásicos, en una nómina muy pareja. Posteriormente, ganó tres carreras en forma consecutiva, a saber, la primera en el lote de ganadores de 3 con la monta de Jesús Márquez, galopó en 1800 metros y por 8 ½ cuerpos sobre el ejemplar Bailador en tiempo de 114”2, la segunda repitiendo Márquez up, le ganó por pescuezo a I Gonna Run en 1500 metros empleando 93”1 en el lote de 4 y 5 carreras y la tercera, ya con el campeón Juan Vicente Tovar y en el mismo lote, le ganó por un cuerpo a El Canarito y a Batiente lo deja a 4 ¼ cuerpos en el tercero, dejando tiempo de 98” para la milla.

 

 

Con estos registros quedó listo para disputar la Triple Corona Nacional  El 9 de mayo, en el Clásico José Antonio Páez figuró cuarto (viéndose muy incómodo en la distancia) detrás de Sindecir, Pundonor y Síndaco. Para el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría, las cosas cambiaron radicalmente y el nieto de Gallant Man superó a Sindecir por la mínima diferencia, con la magistral conducción de Juan Vicente Tovar, agenciando 125”3 para los 2 kilómetros.

 

 

En los 2400 metros del Clásico República de Venezuela se produjo un final inesperado y dramático. Gallardete iba en vías de convertirse en el tercer ganador consecutivo de la prueba para el quinteto Daniel Pérez Gallardo II Guapo – Haras Anamar Stud Chivacoa (antes lo habían logrado con Iraquí y Volantín), pero cuando “El Príncipe Virgilio Decán, “Aly Khan” daba por descontado el triunfo de Gallardete, el sorprendente Síndaco reaccionó valientemente pegado a la baranda con “El DiabloÁngel Francisco Parra, dejando enmudecida la totalidad de las tribunas del óvalo de Coche. Pocas veces se escuchó una rechifla tan ensordecedora como la que recibió Tovar en esa oportunidad, pero sin dudas injustamente.

 

Reapareció el 1 de agosto en la Copa Julián Abdala en distancia de 2 kilómetros y con la monta de Jesús Márquez, llegó segundo a 2 ½ cuerpos del ganador Clochard, en una atropellada tardía superando a Síndaco, Stage Door Ed y Aragonero, a falta de otros. La carrera estuvo complicada para Gallardete que partió algo retrasado que no le permitió avanzar con mayor empuje. Después, corre el Clásico Cría Nacional en 2000 metros con victoria sorpresiva de Aragonero sobre el “crack del San FranciscoWinton (que tuvo problemas con su lengua), Síndaco tercero y Gallardete cuarto con Jesús Márquez, a falta de otros.

 

Luego, vendría aquella tarde lluviosa del Gran Premio Nacional en la que Gallardete con Jesús Márquez cayo a ¾ cuerpos del ganador Síndaco y Rayo Láser, lo que significó para el campeón Ángel Francisco Parra y Don Vittorio Catanese, una tarde apoteósica al arrasar en ambas versiones del Gran Premio Nacional al ganar también con la yegua Módena.

 

Gallardete continuó compitiendo en carreras de alto nivel a lo largo del segundo semestre de 1987 como aquel segundo lugar a ½ cuerpo de Rayo Láser en el Clásico Asociación Hípica de Propietarios montado por el astro Juan Vicente Tovar, pero el evento donde se levantó toda una polémica fue en el Gran Premio Simón Bolívar, la prueba que históricamente ha estado vetada para el Stud Chivacoa. Ese día, conducido por Tovar y estrenando gríngolas según sugerencia de éste al entrenador Daniel Pérez, sino me equivoco, Gallardete cruzó en ganancia la meta, pero en la recta final sucedió un incidente que seguramente seguirá siendo motivo de múltiples discusiones y diferencias a pesar del tiempo que ha transcurrido. Al fin los comisarios decidieron bajar a Gallardete al segundo lugar y decretar como ganador oficial a Aragonero. En el tercero Afirmo que por poco le arrebata el segundo a Aragonero y se hubiese convertido “por carambola” en el ganador de la prueba. Cuarto llegó Clochard y cerró Volantín con Rubén Huerta, en tiempo de 152”1 para la milla y media.

 

 

Luego de ese incidente, Gallardete fue nominado, junto a Rayo Láser, para participar en el Clásico Internacional del Caribe en el Hipódromo Nuevo Comandante, en Puerto Rico. En dicha carrera, Gallardete con la monta de Douglas Valiente fue víctima del destino, ya que cuando pasaba a dominar la carrera, una valiente reacción de Rayo Láser con Rafael Torrealba permitió que cruzara primero el espejo y llevarse los honores. Gallardete rindió una gran carrera, pero se tuvo que conformar con otro placé clásico en su palmarés.

 

 

El 13 de diciembre el Instituto Nacional de Hipódromos, presidido por el Ing. Gilberto Cárdenas Colmenter, en nombre de la afición hípica le rindió un merecido homenaje a Rayo Láser y Gallardete. A las 3:10 pm el hijo de Lassington dio una vuelta a la pista y luego se hizo entrega de las placas de reconocimiento a Propietarios, Criadores, Entrenadores, Jinetes, Veterinarios, Capataces y Caballerizos

 

Para 1988 reapareció en la carrera preparatoria para el Latinoamericano de Jockey Clubes en distancia de 2200 metros y con la monta de Ángel Francisco Parra arribando tercero de Volantín, pero superando a Aragonero que llegó en el cuarto y cerraba como el favorito. El 12 de marzo participó en el Clásico José María Vargas donde figuró cuarto a 7 cuerpos del irreverente Guillermazo. Luego fue sometido a una intervención quirúrgica pero inesperadamente murió Gallardete, dejando una historia con cierta nostalgia y frustración para un caballo que mereció ser Campeón.

 

En 24 actuaciones obtuvo 7 primeros, 6 segundos (incluyendo el del Clásico Internacional del Caribe), 4 terceros, 3 cuartos, 1 quinto y 3 no pizarra, para un total en Bs. 3.154.500 más US$50,000.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, www.pedigreequery.com, Revista La Fusta, Apuntes Personales

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 28 de septiembre de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados