Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Le Capannelle

(Ven, 2012, Olympic en Negra Tura por Macau)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Nuestra lista de grandes corredores criollos está compuesta principalmente por purasangres destacados que lograron conquistar campeonatos en su paso por las pistas venezolanas, pero también contiene a un buen número de excelentes ejemplares que sin llegar a alcanzar un título como los mejores de una campaña han sido parte de nuestra historia a través de sus éxitos y a la vez siendo protagonistas del espectáculo por un considerable tiempo. Acá queremos rendir homenaje a uno que fue guapo como pocos, ganando o perdiendo cumplió un destacado rol como corredor para ganarse con creces su lugar en esta galería, aquel que fue llamado Le Capannelle en honor del hipódromo de Roma, capital de Italia.

 

De pelaje castaño nació el 8 de febrero de 2012 en el prestigioso Haras San Remo, siendo un hijo de Olympic en Negra Tura por Macau. Su padre Olympic (USA 2002, Danzig en Queena por Mr. Prospector) fue ganador de 5 en 19 salidas y produjo US$139.247 pero dotado con un excelente pedigrí que lo hacía un prospecto de semental, cuya primera producción nació en 2010 de la que salió Acción Nocturna (ganador del Comparación 2012) y en la segunda dio a la también ganadora clásica Carita de Rosas, ambas con menos de diez productos registrados por cada una y siendo hasta la fecha Le Capannelle su mejor descendiente.

 

Su madre era la criolla Negra Tura (2002, Macau en Dancing Drum por Dickens Hill) que no llegó a correr siendo llevada directo a la cría, naciendo su primer hijo en 2007 que fue el rendidor Mr. Fuzzy (un ganador de 8 con figuraciones selectivas), dando además a buenos corredores como el frustrado prospecto Ravello (de 6-3) y al aún promisor Super Nonno (de 7-2 y en pleno desarrollo de su campaña), aunque indiscutiblemente también Le Capannelle es su mejor hijo hasta el presente.

 

Aunque no pudimos confirmar la razón exacta por la que el caballo Le Capannelle no llegó a ser vendido (subasta o venta privada) sabemos que así pudo llegar a defender los colores del Stud San Remo perteneciente a su criador Annunzio Stanchieri quien le asignó su cuido y entrenamiento al veterano Rubén Lanz, profesional quien tras una larga carrera ha logrado cosechar en la segunda década de este siglo los anhelados frutos por su arduo trabajo. Sin embargo, se cree que la conformación de las extremidades de Le Capannelle fue la causa por la que nadie lo adquirió, ya que en más de una ocasión su entrenador comentó sobre los problemas en los nudos del ejemplar, lo cual lejos de restarle méritos le proporciona un plus a todo lo que consiguió en la pista, múltiples éxitos a pesar de sus dolencias.

 

Su esperado pero tardío estreno llegó el 29 de agosto de 2015 en lote de debutantes y perdedores con la monta de Leonel Reyes Ramos siendo un cuarto favorito en taquilla (6 a 1) aunque venía precedido del mejor traqueo para la carrera (1000 en 65”4 con remate de 12”), quizás tomando en cuenta que su trainer no acostumbra debutar en el tope a sus ejemplares no eran muchos los que creían en una victoria. Sin embargo, la calidad de este purasangre se pondría de manifiesto al superar fácilmente por unos 4 ½ cuerpos a Limoncello agenciando un respetable 85” para el tiro de 1400 metros viéndose muy solvente, pero lamentablemente sería su única actuación como tresañero ya que sus dolencias le envían a un reposo de varios meses.

 

Reapareció el 21 de febrero de 2016 en G-1 con la monta de Carlos Rojas siendo cotizado como un primer favorito frío (3/5), en una sensacional carrera logró derrotar por 3 ¼ cuerpos a Granadino que lo escoltó dejando tiempo de 78”1 para 1300 metros ratificando estar de paso por los lotes de abajo, ya que su accionar fue impresionante en la recta final (pareció prender un motor) pasando a sus rivales “en dos brincos” como se dice en el hipismo. El 19 de marzo subió a G-2 y extendió su invicto a tres salidas, aunque tuvo que correr para derrotar por ¾ de cuerpo a Black Paradise que se le puso duro en la punta, agenciando tiempo de 92” para 1500 metros.

 

Pero su racha terminó el 21 de mayo cuando subido a G-3ó4 se vio superado por el rendidor My Trainning Mate que ganó con facilidad sobre Contundente, finalizando Le Capannelle cuarto a 5 ¼ cuerpos luego de accionar muy lejos en las primeras de cambio y sin la contundencia de otras actuaciones. Sin embargo, el 9 de julio logró reivindicarse bajando a G-2ó3 con la monta de Franklin González junior superando fácilmente por 5 cuerpos a Bakhos en tiempo de 90”2 para 1500 metros.

 

El 13 de agosto intervino en el lote de G-3ó4 como principal favorito en taquilla (1/5) pero fue sorprendido por Gianfranco que logró crecerse en la punta aguantando el avance del hijo de Olympic que lo escoltó a ½ cuerpo tras perseguirlo durante toda la recta final sin poder quebrar su línea de acción. Notas adicionales sobre esta carrera: fue la última actuación en lotes comunes para Le Capannelle (el resto de su campaña serían pruebas selectivas) y pésima la descripción oficial del INH, si usted consigue ver el vídeo oirá que según el narrador Le Capannelle pasó a mitad de la recta y dominaba cuando lo cierto es que nunca pudo alcanzar al puntero Gianfranco, evidenciando que en ocasiones cuando “se liga” un ejemplar se llega a perder la objetividad del caso.

 

En el marco de la Gala Hípica de Caracas 2016 fue inscrito en la milla del Clásico Invitacional del Caribe para enfrentar a una selecta nómina que en el papel lo hacía lucir muy subido de agrupación, aunque hizo caso omiso a eso porque logró vencer de manera brillante superando por un cuerpo a un Don Lucas que parecía ganador en mitad de la recta final, sólo que no pudo contener el fuerte avance de Le Capannelle que lograba así su primer triunfo selectivo siendo una sorpresa en taquilla (8 a 1), agenciando 97”2 para los 1600 metros.

 

 

El 2 de octubre intervino en el Clásico Jockey Club de Venezuela, pero le tocó sufrir la venganza de Don Lucas que en gran demostración del binomio jockey-ejemplar (Rigo Sarmiento) logró crecerse en la punta soportando la atropellada de Relámpago de Oro y detrás Le Capannelle que le llegaron a sólo ½ cuerpo en tiempo final de 112”1 para 1800 metros. Aun perdiendo, el pupilo del San Remo ratificó que definitivamente pertenecía a este lote y que su triunfo en la Gala Hípica no fue por casualidad. Luego de la semana siguiente estalló un paro de caballerizos en La Rinconada que acabó con el calendario selectivo por el resto de la temporada, por lo que el hijo de Negra Tura no volvió a correr en ese año.

 

Tras reanudarse la actividad hípica a finales de diciembre la reaparición de Le Capannelle se produjo el 29 de enero de 2017 disputando la Copa El Gran Sol que significó un nuevo triunfo para el rendidor Don Lucas el cual liquidó en el rayado a Blue Monkey, mientras el nacido en el San Remo finalizó quinto a 5 ¼ cuerpos sin mostrar su atropellada de costumbre (pareció falto). Pero se reivindicó el 26 de febrero con la conducción de Jorge Urdaneta al conquistar en gran forma la Copa Arzak superando por 2 ½ cuerpos a Ruffius en tiempo de 118” para 1900 metros, a pesar de cargar afuera en la recta final luego de un buen pase por dentro al giro de la última curva, pero sin causar tropiezos ni comprometer su victoria, siendo de nuevo sorpresa en taquilla (6 a 1).

 

 

Sus allegados decidieron pasar de largo el José María Vargas (que ganó Panzer Barcelona) para ir directo al Clásico Presidente de la República que se disputó el 19 de abril, en carrera que resultó ser muy emocionante el caballo Le Capannelle pasó de viaje a dominar faltando 700 metros y entró con buena ventaja en la recta final pero no pudo contener la atropellada de Panzer Barcelona que lo liquidó en el rayado por escaso margen en tiempo de 150”4 para los 2400 metros. Vista esa actuación era lógico que se cotizara como el principal favorito (2/5) de la Copa Remarkable News el 28 de mayo y respondió con un fácil triunfo por 1 ½ cuerpos sobre Supremo agenciando 118”2 para los 1900 metros.

 

 

El 25 de junio intervino en el Clásico Ejército Nacional Bolivariano que se veía parejo a pesar de tener solo cinco competidores pues además del pupilo del San Remo contaba con la presencia del líder maduro Panzer Barcelona, Supremo, Manchester y como outsider Arkángel Dorado. En prueba que resultó sorpresiva el hijo de Water Poet Manchester logró conquistar el triunfo al superar por 3 cuerpos a Le Capannelle que no pudo alcanzarlo, dejando 126” para los dos kilómetros. Luego de esa actuación el hijo de Olympic se resintió levemente de sus dolencias (nada de gravedad) por lo que no participó durante la Gala Hípica de Caracas 2017, ya que aún no estaba listo cuando se disputó.

 

Su siguiente actuación vendría el 24 de septiembre en el Clásico Copa de Oro de Venezuela regresando a su sillín Franklin González junior, pero cayó derrotado desde el segundo lugar a 6 ½ cuerpos de Gran Will que corriendo cerca de la punta logró ganar con facilidad en tiempo de 152”4 para los 2400 metros. El 14 de octubre aprovechó enfrentar un lote mucho más suave en la Copa Vittorio Catanese para galopar por 3 ¼ cuerpos sobre Danzante dejando tiempo de 120” para 1900 metros sin verse exigido a fondo por su jinete.

 

 

El 12 de noviembre regresó a la milla para disputar el Clásico Gradisco pero se vio un tanto alargado y no pudo pasar del tercero arribando a 7 ¼ cuerpos de My Trainning Mate que logró ganar fácilmente agenciando 98”4 para los 1600 metros, mientras que el 8 de diciembre fue montado por el astro Ángel Alciro Castillo en el Clásico Burlesco pero fue superado por el campeón Jorge Zeta que regresaba a Venezuela luego de su estadía en Panamá, reapareciendo ese día aventajando a Le Capannelle por 2 cuerpos y marcando 111”3 para los 1800 metros, cerrando el pupilo de Rubén Lanz con ese par de figuraciones sus actuaciones por esa temporada.

 

Ya como seisañero reapareció el 18 de febrero de 2018 regresando a manos de Franklin González junior en la Copa Arzak donde enfrentaría nuevamente a Jorge Zeta que accionó como el principal favorito en la taquilla, pero esta vez le tocó a Le Capannelle tomar venganza de su anterior derrotando en final dramático por una nariz al veterano corredor que vendió muy cara su derrota, agenciando tiempo de 119”4 para 1900 metros. Como notas adicionales, fue la cuarta victoria de cuatro actuaciones en esta distancia para el pupilo del San Remo y además lograba repetir en este evento, ya que lo ganó en 2017.

 

 

El 18 de marzo fue inscrito en el Clásico José María Vargas enfrentando a un reducido lote de cinco ejemplares entre los que destacaban Gran Will (ganador del Simón Bolívar 2017) y Supremo (Campeón Maduro 2016), pero en una emocionante carrera el caballo Le Capannelle logró superar por cabeza a Supremo que intentó venirse de punta a punta y cayó con todos los honores quedando en el tercero algo lejos Gran Will. El tiempo global fue de 127”1 para los dos kilómetros.

 

 

La prueba más importante del primer semestre para ejemplares maduros es el Clásico Presidente de la República que se disputó el 19 de abril reuniendo a siete de los mejores competidores del patio, sobresaliendo en plan de favorito Gran Will (3/5) y como principales enemigos en taquilla Jorge Zeta y El Cubita (ambos 2 a 1). Aunque Le Capannelle llevaba dos triunfos selectivos seguidos era apenas un lejano cuarto favorito (7/2), dato que revela la paridad y calidad del lote. En una emocionante carrera de final sensacional el valiente Le Capannelle logró liquidarlos en la raya superando por nariz a Gran Will, mientras El Cubita caía tercero y cuarto Supremo a solo un cuerpo del vencedor en uno de los mejores finales de clásico alguno durante este siglo, agenciando 153”4 para los 2400 metros y logrando el de Rubén Lanz su primer triunfo en este tiro luego de cumplir con dos salidas más que decorosas en las que finalizó segundo.

 

 

Hasta ese momento iba consolidado como líder maduro de la temporada invicto con tres emocionantes victorias en cerrados finales y compilaba campaña de once triunfos en veinte salidas, por lo que parece inexplicable a simple vista lo que sucedería a continuación, ya que su siguiente triunfo vendría once actuaciones y quince meses después de su resonante triunfo en el evento presidencial. Sin embargo, remontarnos a lo ya conocido sobre sus problemas en los nudos nos permitirá valorar mejor lo acontecido y poner en perspectiva las importantes figuraciones que seguiría obteniendo en su transcurrir por la pista capitalina.

 

El 19 de mayo participó en la Copa Remarkable News (que ganó en 2017) con la monta de Roberth Capriles, pero se vio impotente ante El Cubita que logró vencer con gran comodidad de punta a punta superando por 5 ¼ cuerpos a Le Capannelle que logró quitarle el segundo a Supremo en los metros finales, en tiempo de 121”4 para 1900 metros según el teletimer oficial del INH. Cabe acotar que esta fue la primera derrota en esa distancia para Le Capannelle, vencedor en sus cuatro actuaciones previas en dicho recorrido. El 17 de junio volvió su jinete habitual Franklin González junior, pero se repitió la historia al escoltar nuevamente a El Cubita que ganó de punta a punta, esta vez con ventaja de 7 ¾ cuerpos en el Clásico Ejército Nacional Bolivariano corrido en 2000 metros.

 

Tras un breve descanso de dos meses por ligeros inconvenientes físicos regresó a la acción el 2 de septiembre en el marco de la Gala Hípica de Caracas participando en el Clásico Propietarios La Rinconada, pero allí decepcionó arribando séptimo a 17 cuerpos del potro doble coronado Bukowski que logró vencer en buena lid a la yegua Black Widow agenciando 124” para 2000 metros, mientras el del San Remo nunca fue enemigo. El 7 de octubre intervino en la Copa Vittorio Catanese (que ganó en 2017) pero de nuevo perdió ante un tresañero, esta vez fue Apistos quien superó por 2 ¾ cuerpos a Le Capannelle que le escoltó en tiempo de 117”3 para 1900 metros. El 2 de diciembre participó en el Clásico Burlesco, pero nada pudo hacer ante la demostración de calidad que daría el potro Mayoral galopando de punta a punta por casi diez cuerpos sobre la campeona La De Horacio y tercero a doce Le Capannelle, el cual finalizaba así sus actuaciones por esa temporada.

 

El veterano corredor volvería para una temporada más en acción ahora como sieteañero, pese a lo cual regresó muy bien el 3 de febrero de 2019 disputando la Copa Arzak (que ganó en 2017 y 2018) estrenando la monta del experimentado Jaime Lugo, haciendo una buena carrera más cerca de lo habitual logró desplazar antes de entrar en la recta final pero no pudo contener la arremetida de Mayoral que a pesar de sufrir múltiples tropiezos dio muestras de vivir un gran momento y de nuevo superó a Le Capannelle, esta vez por 1 ¾ cuerpos agenciando 118”3 para 1900 metros. Tres semanas después participó en el tristemente “reprogramado a conveniencia de particularesClásico Copa de Oro de Venezuela de apenas cuatro competidores donde no deslució arribando segundo del norteamericano Tap Daddy que agenció 152”3 para 2400 metros, finalizándole a ocho cuerpos porque su jinete lo dejó tranquilo al final viéndose sin chance de triunfar, pero con el lugar de escolta asegurado.

 

El 24 de marzo fue inscrito en el Clásico José María Vargas con la monta de Roberth Capriles, pero cayó desde el tercero a unos 3 ½ cuerpos detrás de Mayoral y Bukowski que lo superaron en buena lid agenciando 124”4 para los dos kilómetros. El 19 de abril interviene en el Clásico Presidente de la República volviendo a su cabalgadura Jaime Lugo finalizando tercero a 17 cuerpos de Mayoral que inteligentemente corrido de menor a mayor por Jean Carlos Rodríguez logró vencer al importado Tap Daddy que lo escoltó, en tiempo de 151”3 para la milla y media.

 

El 5 de julio a sus siete años participó por primera vez en la carrera conocida como “la matacaballos” que es el Clásico Fuerza Armada Bolivariana en 3200 metros, contando con la monta de Jean Carlos Rodríguez cumplió un decoroso papel arribando tercero a 12 cuerpos detrás del norteamericano Tap Daddy y Gran Will que le precedieron aunque logró superar fácilmente al resto del lote, dejaron tiempo de 211”4 para el agotador recorrido.

 

A principios de año su entrenador Rubén Lanz había expresado que probablemente la campaña de Le Capannelle llegaría hasta esa carrera, sin embargo, como regresó bien del esfuerzo que implica recorrer esa distancia se le brindó la oportunidad de buscar un nuevo triunfo luego de hilvanar una cadena de diez derrotas. De esa manera fue inscrito en la Copa Vittorio Catanese (que ganó en 2017) con la monta de Jaime Lugo enfrentando en teoría a un lote inferior a él, lo cual ratificó en la práctica, aunque tuvo que correr para ganarse a un digno rival como fue Gran Cañón que le llegó a pescuezo luego de un bonito duelo durante toda la recta final mientras el resto llegó relativamente lejos, agenciando 119”4 para 1900 metros.

 

 

Aunque su victoria anterior fue cerrada el hecho de poder mostrar esa garra que le caracterizó durante su tiempo como pistero hizo que sus allegados se animaran a participar en el evento principal de la Gala Hípica de Caracas 2019 como era el Clásico Propietarios La Rinconada enfrentando a los mejores ejemplares en actividad del patio. Contando con la monta de Francisco Urdaneta en la que para muchos fue catalogada como la carrera del año el potro doble coronado Gran Omero se consagró como un campeón al vencer en cerrado al norteamericano Tap Daddy y luego llegaría Mayoral, mientras que Le Capannelle finalizó séptimo a 17 cuerpos sin ser enemigo en ningún momento y tras correr lejos de la punta, su jinete lo dejó tranquilo en la recta final al percatarse que no tendría chance de meterse al menos en la trifecta.

 

De una forma quizás inmerecida llegaba a su fin la campaña de este guapo ejemplar que supo ganarse el afecto y la admiración de buena parte de la afición, la misma se resume 12 triunfos de 32 salidas (de ellos tres clásicos y cinco copas) completando con 10 segundos (nueve de ellos en eventos selectivos), 6 terceros, un cuarto, un quinto y apenas dos veces no figuró en el marcador incluyendo su actuación de despedida, acumulando ganancias por Bs. 7.869.715 en premios. Luego de su retiro de las pistas fue llevado a desempeñar su rol como semental en el haras que lo vio nacer, donde estamos convencidos que lo aprovecharan como le corresponde y logrará transmitir a sus descendientes la garra que mostró como pistero.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 31 de agosto de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados