Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Luna Santa

(Ven, 2009, Repent en Jacket Required por Black Tie Affair)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

En el mundo del hipismo (como en la mayoría de las actividades) se requiere conjugar varios factores para llegar a completar lo que el potencial de un purasangre promete, no basta con la calidad (obviamente necesaria) sino también gozar de buena salud, estar rodeado de profesionales capaces de extraer lo mejor de ese purasangre y el toque de suerte que permita combinar al mismo tiempo todos esos elementos. Hay ejemplares que muestran calidad desde potros pero que su momento de gloria les llega en forma quizás tardía, aunque cuando alcanzan su plenitud se transforman en luminarias que logran dejar una huella en quienes le ven correr. Una yegua que cumple con esta descripción es aquella llamada Luna Santa, a quien recordaremos con este escrito.

 

De pelaje castaño nació el 13 de abril de 2009 en el histórico Haras Los Aguacates, siendo una importada en vientre hija de Repent en Jacket Required por Black Tie Affair. Su padre Repent (USA 1999, Louis Quatorze en Baby Grace por Cipayo) fue un destacado corredor, ganador clásico de 5 en 10 salidas incluidos el Kentucky Jockey Club Stakes y el Louisiana Derby, acumulando más de US$1.200.000 en ganancias. Su primera producción nació en 2005 de la que salió It’s Never Too Late, ganador de 23 carreras y que produjo sobre medio millón de dólares, siendo Luna Santa parte de su quinta producción.

 

Su madre fue Jacket Required (USA 1996, Black Tie Affair en Gilded Set por Gilded Age), sin campaña de pista y llevada a la cría muy temprano dando varios hijos ganadores en Estados Unidos, aunque todos de poco relieve, siendo Luna Santa su noveno producto y la de mejor campaña sin duda alguna. De manera que por pedigrí era mucho más probable que destacara por su excelente línea paterna que por la materna, no obstante, los hípicos de larga data podemos concordar en que un campeón puede salir en ocasiones de orígenes que incluso pueden no ser tan prometedores en el papel.

 

Fue adquirida por el Sr. Iván Rodríguez para defender los colores de su Stud Los Marianos I y asignada al joven Fernando Parilli Totta para su cuido y entrenamiento, siendo una yegua de buen físico que sobrepasaba los 450 kilos al inicio de su campaña, pero con el transcurrir del tiempo fue ganando masa muscular hasta promediar un peso superior a 480 kilogramos durante su última temporada como pistera. Debido a que no gozaba en su momento de un óptimo estado de salud no tuvo actividad como dosañera.

 

Su estreno se produjo el 25 de marzo de 2012 (sin cumplir aún los 3 años biológicos) con la monta de Carlos Andrés Olivero en 1200 metros donde cumplió una buena actuación arribando segunda a solo ¾ de cuerpo de Princess Fabi que logró derrotarla, aun perdiendo la potra mostró garra pues fue rebasada al giro de la última curva y nunca se entregó, por el contrario, regresó para perder muy cerca de la vencedora. Un mes después con la monta de Yobraiker Suárez logró su primer triunfo al superar por doce cuerpos a Fabiana Star agenciando 83”4 para 1400 metros ratificándose como un excelente prospecto en pleno desarrollo.

 

El 19 de mayo subió a G-1 con la monta de Roimes Chirinos, pero fracasó arribando quinta a 9 ¼ cuerpos de Manún que ganó con facilidad, saliendo ligeramente tocada por lo que fue enviada a un reposo de tres meses. Inscrita para reaparecer el 2 de septiembre con la monta de Santiago González logra reivindicarse al superar por 4 ¼ cuerpos a White Brush que voló al final para acercársele, dejando marca de 70”4 para 1200 metros. El 29 del mismo mes subió a G-2 y lo hizo de manera impresionante al derrotar por más de quince cuerpos a Victoria Linda agenciando 83”1 para 1400 metros, pero lamentablemente sus dolencias recrudecen por lo que no pudo tener otras actuaciones en esa temporada.

 

Tras un descanso de casi seis meses regresó a la acción el 24 de marzo de 2013 en el lote de G-3ó4 en plan de gran favorita (1/9) pero no pudo contener el avance de Mairé Rocío que la superó al giro de la curva y aunque Luna Santa regresó en los últimos metros no logró alcanzar cayendo desde el segundo a cuerpo y cuarto de la vencedora. Una vez más se presentan las dolencias físicas que la envían nuevamente de reposo, por lo que esa fue su única actuación de la temporada. Hasta ese momento presentaba buena campaña de tres triunfos en seis salidas, pero estando aquejada por sus lesiones parecía incluso razonable pensar en llevársela a la cría, sólo que la paciencia suele rendir sus frutos y los allegados decidieron esperar por ella, el tiempo les daría la razón.

 

Como resultado de un viaje a USA del joven Fernando Parilli Totta la yegua Luna Santa pasó a la cuadra de su padre Fernando Parilli, quien puso toda su sapiencia y experiencia en recuperar al valioso ejemplar para cumplir en su temporada como cincoañera una brillante performance que le llevaría a un título campeonil además de labrarse su lugar en la historia hípica contemporánea. Fue inscrita para reaparecer el 8 de febrero de 2014 en lote de G-2ó3 con la monta del aprendiz Jonathan Aray (buscando el descargo), logrando regresar victoriosa al superar por más de diez cuerpos a Tempestad dejando crono de 77”1 para 1300 metros.

 

El 15 de marzo subió a G-3,4ó5 participando como la gran favorita, pero cayó desde el tercer lugar a solo cuerpo y cuarto de Reyna Lucrecia que montada por Jaramillo sacó provecho de los tropiezos que Baraket le ocasionó a Luna Santa en la recta final, lo cual obligó al aprendiz Aray a tener que levantar y buscar líneas externas, aunque sin chance para alcanzar a la puntera pese a su buena reacción final. Pero logró reivindicarse el 12 de abril con la conducción del aprendiz José Ledezma en el lote de G-3ó4 cuando logró superar a Caraquista por 5 ¾ cuerpos marcando 84” para 1400 metros. Corriendo seguido subió a G-4,5ó6 para conquistar un brillante triunfo por solo cabeza de ventaja sobre Marianna Queen luego de batirse en duelo durante casi todo el trayecto, contando con una gran conducción de Manuel José Meleán que a partir de ese momento se convirtió en su jinete oficial, en tiempo de 98” para la milla.

 

Tras demostrar que estaba saludable e incluso habiendo sorteado el correr seguido y subida de lote, sus allegados decidieron que era hora de probar en las selectivas contra las mejores del patio. De esa manera, fue inscrita el 18 de mayo para disputar la Copa Bambera con reducida nómina de cinco ejemplares donde se cotizó como una cuarta favorita (muy pareja con la menos jugada), aunque ello no fue obstáculo para que lograse imponerse de punta a punta derrotando por 2 cuerpos a Lady Ashton dejando marca de 117”2 para 1900 metros que por cierto fue apenas un quinto más del tiempo que agenció Comediante el mismo día para ganar en la Copa Remarkable News.

 

 

El 22 de junio intervino en el Clásico Lavandera, aunque ahora si fue cotizada como principal la favorita de la carrera, en otra gran demostración repitió su performance al vencer de punta a punta sobre Lady Ashton, pero esta vez le sacó 6 cuerpos en tiempo de 110”4 para 1800 metros y consolidándose como la líder entre las maduras del patio con su cuarto triunfo al hilo.

 

 

En el marco de la Gala Hípica de Caracas 2014 fue inscrita en la prueba principal para yeguas como fue el Clásico Cruz del Ávila donde le tocó enfrentar a la invicta triple coronada Ninfa del Cielo además de otras nueve rivales de gran cartel pues allí se reunieron las mejores corredoras de la capital. Con una brillante conducción del morochito Meleán y mostrando esa garra que le caracterizaba la yegua Luna Santa fue capaz de imponerse en un final cerrado superando por pescuezo a la potranca campeona tresañera que vendió muy cara su derrota perdiendo su invicto al sufrir tropiezos durante el recorrido, confirmándose ambas como las mejores de sus generaciones. El tiempo final fue de 117”2 para 1900 metros, en una carrera que provoca verla una y otra vez.

 

 

Tres semanas después intervino en el Clásico Hípica Nacional que en teoría marcaría su despedida de las pistas, prueba en la que lucía tan grande en el papel que las autoridades del INH decidieron invalidarla para todos los juegos, pero lamentablemente no pudo extender su racha triunfal a seis pues la pequeñita Rin Rin logró alcanzarla en el rayado para liquidarla prácticamente en propia sentencia derrotándola por nariz en “un final no apto para cardíacos” como se decía antiguamente. El tiempo final fue de 123”3 para los dos kilómetros, siendo su última salida en la temporada, pero esa derrota no puso en peligro su título como la Campeona Madura 2014 que ya había asegurado por sus brillantes actuaciones previas.

 

Según fuentes extraoficiales los planes de llevarse a la cría a la valiosa Luna Santa incluían enviarla al exterior (Estados Unidos) para ser servida por un reconocido semental norteamericano (Lookin At Lucky, ganador clásico y productor sobre 3 millones de dólares) pero al no concretarse su viaje durante el período de finales del 2014 la yegua debió permanecer un año más en Venezuela, por lo que vista su buena condición se plantearon regresarla a la actividad por algún tiempo mientras se afinaban todos los detalles para su esperado desempeño como matrona. De esa manera se programó su reaparición para el 1 de marzo de 2015 participando en la Copa Starship Miss estrenando la monta de Leonel Reyes Ramos, conquistándola de manera brillante al superar por más de once cuerpos a Gema en tiempo de 120”4 para 1900 metros y demostrando seguir en óptimo estado.

 

 

Visto su contundente triunfo y ya sin nada que probar ante las hembras sus allegados decidieron inscribirla en el evento principal del primer semestre para ejemplares maduros como es el Clásico Presidente de la República, a pesar que para la misma fecha se disputaba entre las hembras el Clásico Blondy. Enfrentando a los mejores del patio la yegua no pudo realizar su acostumbrada carrera en punta por la presencia del veloz Good Friend, el cual violentó el tren de carrera obligando a la yegua a perseguirlo poniendo parciales de 22”4, 72” y 98”3 para que a la entrada de la recta final ambos fuesen presa fácil de los atropelladores, pasando a ganar Roy’s Revenge con un emocionado Emisael Jaramillo superando en cerrado final al ascendente Jorge Zeta (a la postre campeón ese año) y luego llegaría My Running Mate mientras Luna Santa pudo mantener el cuarto lugar a diez cuerpos del vencedor que agenció 152”4 para los 2400 metros.

 

El 17 de mayo regresó a su cabalgadura el morochito Manuel José Meleán disputando la Copa Bambera (que ganó en 2014) enfrentando a solo tres rivales que lucieron muy inferiores a ella en esa oportunidad pues logró vencer de punta a punta aventajando por 4 ¾ cuerpos a Otra Melodía, detrás arribaron Rin Rin y Princesa Sofía, agenciando 121”1 para el tiro de 1900 metros que fue de su total agrado pues ganó las cuatro veces que participó en ese recorrido. Importante acotar que en esta prueba la yegua Luna Santa corrió con 57 kilogramos, hándicap asignado tratando de equiparar la competencia, pero eso no impidió su fácil triunfo ante el lote.

 

Su actuación en la Copa Bambera terminó marcando su despedida triunfal de la pista porque la yegua no volvió a correr, siendo retirada en forma definitiva a la cría. A pesar de que aparentemente aún podía dar más como activa ya había demostrado su clase indiscutible y brindado suficientes satisfacciones a sus allegados, quienes vieron como la vida les recompensó su paciencia con este ejemplar que prometió desde sus inicios pero que tardó en alcanzar mantener la salud suficiente para disfrutar su madurez como corredora y exhibir su pasta campeonil, quedando en la historia como la única yegua que pudo derrotar en Venezuela a Ninfa del Cielo entre otros grandes logros.

 

 

Su campaña se resume en 11 triunfos de 17 salidas (de ellos dos clásicos y tres copas) completando con tres segundos, un tercero, un cuarto y un quinto (siempre en el marcador) para acumular ganancias por el orden de Bs. 1.507.372 para su propietario, dejando un grato sabor entre quienes le vimos correr y esperando que en su paso por la cría pueda brindar más satisfacciones transmitiendo su calidad a sus descendientes.

 

Según la información que logramos recabar la yegua Luna Santa comenzó en la cría en el Haras Paumar pero sus primeros años fueron problemáticos, pasando luego al Haras Los Samanes Polo & Racing. De acuerdo a la página pedigreequery.com su primer hijo registrado allí nació en 2019 obtenido en cruce con el padrillo Sidereus Nuncius (un irlandés hijo del extraordinario Galileo), pero de acuerdo a un contacto realizado con la gente de Haras Los Samanes Polo & Racing nos comentaron que al momento de escribir estas líneas tenia tres crías vivas, incluyendo que ya en La Rinconada está una dosañera por Miner´s Lamp (en la cuadra de Fernando Parilli) y una yearling por el fallecido Great Hunter, ojalá que en un futuro cercano les podamos ver en la pista capitalina.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Haras Los Samanes Polo & Racing, Prof. Winston Hernández.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 31 de agosto de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados