Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Mi Bettina

(Ven, 1984, Barclay Jet en Sentencia por Dapper Dan)

Por Juan Macedo

 

Esta historia inició cuando el Sr. Giacomo Graffeo decidió llevar a su pupila Sentencia (una yegua de una extensa campaña ganadora de 4 y muchas figuraciones) al Haras Tamanaco donde la pensionó y con la esperanza de lograr un buen producto. Su primer descendiente por Shantallah no transcendió, pero el 26 de abril del año 1984 nació en el Haras Tamanaco una hermosa castaña que luego fue negociada para el Sr. Rómulo Briceño para lucir su chaquetilla azul turquesa y negra del Stud Sancho.

 

Fue registrada en el Stud Book con el nombre de Mi Bettina y fue enviada al Hipódromo Nacional de Valencia, a la cuadra de José Ángel Cabrera quien se dedicó con ahínco a su doma y entrenamiento. Su estreno en el óvalo de Cabriales fue el 13 de noviembre de 1986 con la monta de Jesús Delgado en distancia de 1200 metros, figurando tercera a 7 ½ cuerpos de Sea Holly, siendo esta su única actuación como dosañera.

 

Reapareció como tresañera el 19 de febrero de 1987 cabalgada por Alberto Segundo Barboza, decepcionando desde el séptimo puesto a 14 cuerpos de Leydy Meryl. Al mes, luego de ajustar su condición, con Johnson R. López up mostró mucho potencial al vencer cómodamente a Reina del Mar con ventaja de seis cuerpos y crono de 73”4 para los seis furlones. Subida de lote, contando con la conducción de Elmo S. Nieto, figuró quinta a 11 cuerpos de Flecha Veloz y tres semanas después mejoró mucho corriendo por primera vez en los cuatro codos (1700 metros) al quedar segunda apenas a ½ cuerpo de Canigua. Sus allegados decidieron inscribirla en la Copa Trinycarol donde figuró quinta a 7 ¼ cuerpos de Alirroja sin deslucir del todo. Corriendo seguido y regresando al lote de G-1, el 15 de mayo con la monta de Silvio Rovero se anotó su segunda victoria a expensas de Badisha por apenas cabeza de ventaja, agenciando 88”4 para los 1400 metros.

 

Luego de un merecido descanso, Mi Bettina reapareció el 26 de junio con Elmo S. Nieto up y lo hizo en gran forma, vendiendo cara su derrota al quedar segunda a pescuezo de Dolly Green. Dos semanas después figuró tercera a 4 ½ cuerpos de Autumn Queen, siendo oficialmente distanciada al séptimo lugar. Pero el 28 de julio con Ramón Felipe Rubio en su cabalgadura logró una electrizante victoria superando por apenas pescuezo a Leydy Meryl, recorriendo los 1900 metros en 123” flat. Un mes después fue inscrita en el Clásico Socopó con la monta de Silvio Rovero, enfrentando a un duro lote que incluía a buenas corredoras del óvalo de Coche, logrando completar el marcador (quinta) a 14 cuerpos de la “invasoraFresal.

 

El 3 de octubre con la monta de Ramón F. Rubio figuró cuarta a 2 ¾ cuerpos de Ninoska, tres semanas después con Silvio Rovero arriba saboreó nuevamente las mieles del triunfo al cruzar el disco en ganancia con ventaja de 3 ¾ cuerpos sobre Costa del Sol, parando los relojes en 128”3 para los dos kilómetros. El 12 de noviembre hiló su segundo triunfo en fila, en esta ocasión tuvo que ser exigida para aventajar con apenas cabeza a Misia Jota, plasmando 115”2 en el teletimer. Cerró el año figurando segunda a 3 cuerpos de Star Secret.

 

Ya con cuatro años, el 8 de enero de 1988 Mi Bettina participó en el Clásico Princess Run donde decorosamente ocupó el cuarto lugar a 2 ¾ cuerpos de Lady Avie. Tres semanas después regresó a su lote donde figuró segunda a 3 ¾ cuerpos de Con Amor, llegando a la cuadra con una leve claudicación en su mano izquierda.

 

Luego de casi tres meses de obligado descanso, la hija de Barclay Jet reapareció en los 1800 metros de la Copa Vélika para figurar tercera a 3 cuerpos de Miss Stylish. Dos semanas después con la monta de la amazona Sonia Mariano reverdeció laureles cuando superó en buena lid a Sinai con ventaja de ¾ cuerpos y crono de 107” exactos para los 1700 metros. Fue enviada al Hipódromo La Rinconada para participar en la Copa Francisco Urbina Romero con Silvio Rovero up sin el éxito esperado, ocupando el noveno lugar a 14 cuerpos de Sátira.

 

Regresó al Hipódromo Nacional de Valencia para participar en los 1700 metros de la Copa Pensilvania con la monta de Naudi Dorante quien con mucho tino la llevó al tope del marcador aventajando con 3 cuerpos a Miss Stylish, agenciando tiempo de 108” flat para el recorrido.

 

 

El 15 de julio Mi Bettina participó en la Copa Trinycarol donde demostró mucha garra al derrotar en gran final a Fashanella por apenas pescuezo de ventaja, parando los relojes en 114”3 para los 1800 metros. Dos semanas después enfrentó a los machos en los 1800 metros de la Copa Hermanos Paris sin deslucir del todo al figurar quinta a 6 ½ cuerpos de Nice Finger.

 

La programación común y selectiva en Valencia para yeguas ganadoras de seis y más carreras estaba limitada para la época, por lo que Mi Bettina tuvo que esperar casi dos meses para participar en una carrera, donde logró un cómodo triunfo con ventaja de 2 ½ cuerpos sobre Fashanella agenciando 108”2 para los 1700 metros.

 

De inmediato fue enviada a la cuadra de Carlos Morales en el Hipódromo La Rinconada y el 25 de septiembre enfrentó al máximo lote con la monta de Argimiro Guerrero figurando noveno a 7 ½ cuerpos de Sinakbar. Lamentablemente una lesión en su miembro anterior izquierdo la sacó temporalmente del ruedo capitalino, pero que no impidió que fuera nombrada como la Yegua del año 1988 en el Hipódromo Nacional de Valencia.

 

Mi Bettina reapareció el 26 de marzo de 1989 con la monta de Germán González fracasando al quedar octava muy lejos de Red Love. Corrió dos veces en la capital sin pena ni gloria y sus allegados decidieron regresarla a la cuadra de José Ángel Cabrera en el Hipódromo Nacional de Valencia.

 

Nuevamente en el óvalo de Cabriales, el 30 de junio con la conducción de Samuel Camacho figuró tercera a 6 ¼ cuerpos de Lariat. Dos semanas después nuevamente figuró tercera a seis cuerpos de Sólida y el 27 de julio pierde una increíble por apenas nariz detrás de Miss Mildred. Un mes después enfrentó a los machos en la Copa Jockey Club de Valencia con Gustavo Betancourt desluciendo al quedar novena a 14 cuerpos de Nice Finger. El resto del año corrió siete veces más sin conocer la victoria, pero logrando buenas figuraciones ante el lote máximo de yeguas.

 

Con seis años a cuestas, ya Mi Bettina no es la misma aguerrida corredora de hace dos años atrás, sin embargo, logró cuatro excelentes figuraciones donde demostró que aún tenía que entregar al espectáculo amagando con lograr la victoria bajo la conducción de Johnson R. López. Con este mismo jockey el 24 de marzo de 1990 logró finalmente saborear las mieles del triunfo (por décima vez en su productiva campaña) atropellando con fuerzas para así lograr quebrar la resistencia de la tordilla Nevada Jak y sacarle ¾ de cuerpo de ventaja al cruzar la meta para adueñarse del trofeo correspondiente al Clásico Hipódromo Nacional de Valencia, agenciando crono de 115”3 para el recorrido de los 1800 metros.

 

Luego de fracasar en la Copa Brigada Blindada figurando séptima a 6 ½ cuerpos de Gran Santa, la veterana hija de Barclay Jet corrió ocho veces más sin reverdecer laureles, aunque logrando algunas buenas figuraciones como el tercer lugar a 4 cuerpos de Covarianza en la Copa Círculo de Periodistas Hípicos del estado Carabobo, para dar fin a su vida pistera.

 

Mi Bettina cumplió una extensa campaña de 53 actuaciones en las cuales cruzó la meta en ganancia en 10 ocasiones, además de 9 segundos, 9 terceros, 3 cuartos y 7 quintos, acumulando en metálico la cantidad de Bs. 2.229.246. Fue alojada en el Haras Tamanaco donde cumplió rol como yegua madre (siendo la excepción de la regla, ya que a pesar de tener una extensa campaña corriendo hasta los seis años fue una madre prolífica), destacando por intermedio del ganador clásico Classified, los selectivos Preciado y Mi Marianita, además de los ganadores Torpedo, Sra. Jané, North Tico, Wild Quest y Mi Kaluíta.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas A., Sr. José Alberto Hernández Blanco (foto), Sr. Fernando J. Gil

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 31 de mayo de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados