Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Panzer Barcelona

(Ven, 2012, Scat Daddy en Ms. Litigator por AP Jet)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Algunos purasangres que han pasado por nuestras pistas se han caracterizado por estar continuamente presente en las grandes carreras, unas veces ganando y otras tantas perdiendo, pero siempre dejando esa sensación de ser indiscutibles protagonistas del espectáculo criollo. Pensando en este tipo de ejemplares, me vino a la mente uno de reciente paso por La Rinconada, aquel que fue llamado Panzer Barcelona y al cual le queremos rendir un pequeño homenaje con este escrito.

 

De pelaje castaño nació el 9 de mayo de 2012 en el reconocido Haras La Orlyana, siendo importado en vientre hijo de Scat Daddy en Ms. Litigator por A.P. Jet. Su padre (USA 2004, Johannesburg en Love Style por Mr. Prospector) fue un destacado corredor ganador de cinco en nueve salidas que produjo US$1.334.300, múltiple ganador clásico incluyendo triunfos en el Champagne Stakes y el Florida Derby (ambos Grado Uno). Aunque su paso por la cría fue relativamente corto, brilló como semental dando a los ganadores clásicos en Venezuela Don Lucas, Sun Cab, Tap Daddy y el propio Panzer Barcelona, siendo su joya más preciada el triple coronado en USA 2018 Justify (de 6-6 y US$3.798.000), retirado a la cría invicto en seis salidas tras conquistar la famosa trilogía.

 

Su madre (USA 2002, A. P. Jet en Close to the Top por Regal Embrace) fue una ganadora de dos en diecinueve salidas que produjo US$109.144, hija de un caballo que produjo más de un millón de dólares haciendo campaña en Japón. Su primera hija nacería en el 2007 en su país natal (Ms. Law, de 4-0), teniendo tres hijos más en los Estados Unidos, aunque todos de discreta campaña. Fue adquirida por US$25.000 en la subasta de noviembre 2011 en Keeneland para ser traída a Venezuela estando preñada por Scat Daddy (del producto que sería Panzer Barcelona), y en nuestro país luego tendría a una yegua llamada Rosillera que llegó a tener figuraciones selectivas pese a su indocilidad en el aparato (a veces no partía o ni siquiera llegaba a cuadrar). Curiosamente, al adquirir a Ms. Litigator, existía una dualidad en cuanto al padrillo, pues había sido servida por Discreetly Mine (Mineshaft) y Scat Daddy (Johannesburg), con fecha de 27 de mayo. El ADN realizado posteriormente al nacimiento determinó que era Scat Daddy el padre y así quedó registrado en el Stud Book.

 

Fue adquirido por el Sr. José Carlos Gómez para defender los colores de su Stud Alvajos, quien le asignó su cuido y entrenamiento al profesional Ramón García Mosquera. De potro no fue muy agraciado (hasta lo etiquetaron como “feo”), y aunque inició su actividad pistera con 456 kilogramos llegó a promediar sobre los 470 kilos en su etapa como corredor maduro, lo que habla a las claras de su buen tamaño físico para nuestro medio.

 

Su estreno se produjo el 26 de octubre de 2014 disputando el Clásico Albert H. Cipriani con la monta de Rigo Sarmiento, donde se cotizó como el segundo favorito (cerró 8/5) y principal enemigo de Rey Tesa. Es importante acotar que Ramón García no acostumbra debutar a sus presentados en el tope de condición, pero como se había visto bien en sus ejercicios previos y contaba con un excelente origen además de sus buenas conexiones, mucha gente consideraba que se podía ganar al hijo de Jupiter Pluvius.

 

El desarrollo de la prueba fue prácticamente por una sola calle, el favorito Rey Tesa de punta a punta los galopó con facilidad mientras Panzer Barcelona accionaba en posiciones intermedias siendo su mejor momento en los 700 metros finales al colocarse tercero por la baranda, pero se fue apagando para finalizar séptimo a 18 cuerpos del vencedor que agenció 84”2 para 1400 metros. Esa sería su única salida como dosañero, ya que fue sometido a un descanso para intentar corregirle ciertos detalles.

 

Reapareció el 1 de marzo de 2015 en el lote de debutantes y no ganadores con la monta de Aknay Gutiérrez, cumpliendo una actuación decorosa pues le tocó enfrentar a debutantes de la talla de Danzante y Don Lucas (así fue la exacta), finalizando quinto a 19 cuerpos del vencedor que se impuso de punta a punta. Pero tres semanas después logró “romper el Maiden” al superar por 8 ¾ cuerpos a Mar de Mares dejando crono de 79”2 para 1300 metros, mostrando en su tercera salida una importante evolución con respecto a sus actuaciones previas.

 

A tal punto causó buena impresión su primer triunfo que decidieron regresarlo al lote selectivo en su próxima salida, participando en el Clásico Cañonero corrido el 5 de abril. Sin embargo, no pudo seguir el tren de carrera y finalizó sexto (último) a 23 cuerpos del vencedor Supremo, que agenció un respetable 97”4 para la milla. El magro resultado cambió los planes a corto plazo con el vistoso castaño, pues se tenía planificado intervenir en la triple corona nacional, pero viendo que aún no estaba listo decidieron llevarlo poco a poco.

 

Tras descansar mes y medio, regresó a la acción el 31 de mayo (mismo día del Páez) en el lote de G-1 donde enfrentó a sólo tres rivales, cayendo desde el segundo puesto a 4 ¾ cuerpos de Don Lucas que se impuso con solvencia. Cabe acotar que fue derrotado por su hermano paterno, pues Don Lucas también era un hijo de Scat Daddy que fue importado en vientre, llegando a desarrollar una extraordinaria campaña en nuestro país siendo múltiple ganador de clásicos y copas en La Rinconada, por lo que a pesar de no poder ganar ese día esta era una carrera que acreditaba al pupilo del Stud Alvajos.

 

Su siguiente actuación fue el 21 de junio (mismo día del Cría Nacional) de nuevo en G-1, luciendo con una clara opción al triunfo a la entrada de la recta final pero no pudo alcanzar al veloz Blue Monkey (otro futuro ganador clásico) que logró escaparse en la punta, mientras Panzer Barcelona era superado casi en el rayado por Power Of Hope para finalizar tercero a 2 ½ cuerpos del vencedor. Pero a la semana siguiente pasó a manos de Leonel Reyes Ramos demostrando su poder en los tiros de aliento pues se impuso por vía de galope superando por 6 ¼ cuerpos a King Twoc y tercero el favorito Real Onofre, dejando crono de 114”3 para 1800 metros pese a correr seguido.

 

Ratificando sus aspiraciones de conquistar las mejores pruebas con él, fue inscrito el 9 de agosto en el Clásico Millard Ziadie donde le tocó enfrentar a los potros líderes de la generación. Aunque fue firmado por Carlos Rojas terminó siendo conducido por Richard Bracho, pero por tercera vez en su campaña no pudo brillar en un evento clásico finalizando cuarto a 14 cuerpos del vencedor Quick Mani que agenció 113”3 para 1800 metros asegurando de esa manera su campeonato entre los tresañeros.

 

El 30 de agosto lo bajaron al lote de G-2ó3 donde en calidad de sorpresa (cerró 5 a 1) se impuso al galope con 9 ½ cuerpos sobre Hermano Edgar, Stanley White y Blue Monkey que lo escoltaron, agenciando 91”1 para 1500 metros. Tres semanas más tarde intervino en el mismo lote cotizado como un co-primer favorito (1/2) montado por el aprendiz Jesús Motabán, pero cayó derrotado ante Blue Monkey con Carlos Rojas finalizando tercero a 5 cuerpos del vencedor.

 

El 11 de octubre subió al lote selectivo participando en la Copa Vittorio Catanese enfrentando a corredores maduros, contando con la monta de Leonel Reyes Ramos (quien lo ganó en su única salida previa juntos). Con once participantes fue una prueba donde hubo algunos tropiezos, saliendo beneficiado el atropellador Pedromiguel que derrotó en los metros finales a Relámpago de Oro, Money Never Gold y cuarto Panzer Barcelona a 4 cuerpos del vencedor que agenció 117”4 para 1900 metros.

 

A finales de octubre de cada año tradicionalmente se disputa el magno evento nacional como es el Clásico Simón Bolívar, una prueba que todo hípico aspira ganar (propietarios, jinetes, entrenadores, etc.) pero ya el competir se considera todo un honor. Teniendo un caballo con aptitud para los tiros de aliento, sus conexiones se animan en inscribir a Panzer Barcelona, siendo firmado por Jorge Urdaneta para guiarlo.

 

El 25 de octubre fue la fecha fijada para su celebración, tomando en cuenta lo subido de lote que lucía era lógico que corriera en calidad de outsider (17 a 1). Pese a no lograr el triunfo se puede catalogar como muy buena su salida, pues inesperadamente tomó la punta desde “la curva de la Panamericana” haciendo el gasto de la carrera para ser superado solamente por el crack Jorge Zeta (que ganó galopando, por unos 13 cuerpos) y Supremo que lo estuvo peleando durante un buen trecho, finalizando tercero a 17 cuerpos del vencedor que agenció un soberbio 149”4 para los 2400 metros.

 

Así como pareció lógico que en el Simón Bolívar corriese en calidad de outsider, vista su actuación allí era normal que en su siguiente salida se cotizara como gran favorito (1/9), considerando que iría bajado de lote (G-2ó3) y enfrentando apenas a tres rivales. Pero para demostrar una vez más que las carreras hay que correrlas, sería el veloz Oscar Andrés el que lograría imponerse de punta a punta mientras el irregular Panzer Barcelona se cansaba de perseguirlo, apenas pudo mantener con dificultad el segundo a unos 2 ¾ cuerpos del vencedor ante el empuje final de Stanley Palace que casi lo iguala en los últimos metros.

 

De esa manera se terminó su actuación como tresañero, mostrándose prospectivo en sus tres triunfos (todos al galope) pero sin brillar del todo en las selectivas, incluso siendo derrotado en algunas pruebas que lucían a su disposición en el papel. Parecía ser el típico caso de esos ejemplares irregulares, que lucen como campeones unos días y en otros días como un simple competidor que sólo animaba las grandes pruebas, pero nada más. Sin embargo, analizando su posterior etapa como corredor veterano, no es exagerado pensar que simplemente le faltaba madurar para conseguir los éxitos que sus allegados siempre esperaron de un purasangre con su calidad y origen, especialmente si recordamos que fue un caballo tardío porque nació en mayo.

 

Debutó como cuatroañero el 30 de enero de 2016 en la Copa El Gran Sol arribando cuarto a 13 cuerpos de Don Lucas que se impuso fácilmente en 89” para 1500 metros. El 28 de febrero pasó a manos de Alfredo García Paduani para disputar la Copa Arzak, allí evidencia mejoría, aunque nuevamente fue derrotado por Don Lucas que lo relega al segundo puesto a 2 ¼ cuerpos, en tiempo de 116”3 para 1900 metros.

 

Queremos acotar que en esa prueba intentaron repetir la estrategia del Bolívar, pues inesperadamente Panzer Barcelona marcó los parciales tratando de venirse hasta la raya, pero Don Lucas andaba en su mejor momento y resultó superior a su rival. Sin embargo, en la recta final hubo una reacción del pupilo de Ramón García que se acercó bastante al vencedor ratificando su potencial en los tiros de aliento, mostrando que sería duro de vencer en esos recorridos.

 

El 20 de marzo se vería las caras una vez más con su hermano paterno Don Lucas, que traía una racha de triunfos selectivos colocándose a la cabeza de la caballada en La Rinconada. Disputando el Clásico José María Vargas frente a tres rivales, el jinete de Panzer Barcelona lo sacó en punta de nuevo para intentar derrotar al favorito Don Lucas, pero éste mantuvo su hegemonía en gran forma marcando 124”4 para los dos kilómetros superando a los pupilos del Stud Alvajos Río Negro y Panzer Barcelona (3ro a 5 ¼ cuerpos), cayendo por tercera ocasión seguida ante el pupilo del Stud Perkins.

 

La prueba más importante para los ejemplares maduros durante el primer semestre de la temporada es el Clásico Presidente de la República, que tradicionalmente se celebra el 19 de abril. Aunque era lógico que Don Lucas fuese el primer cotizado (cerró 1 a 1), la presencia de Supremo como su principal enemigo más la incógnita con la exigente distancia hacían aumentar la posibilidad de un resultado sorpresivo, o al menos que el pupilo de Germán Rojas no luciese sobrado en el papel.

 

Hablando sobre su desarrollo, el veloz Good Friend salió a marcar parciales mientras los más cotizados iban a la expectativa detrás de aquel. En parciales cómodos de 24”, 51”2 y 76”2 se desplazaban esperando el momento oportuno de hacer correr y cuando todos los jinetes movieron a su cabalgadura buscando la victoria fueron Supremo y Panzer Barcelona los que respondieron al llamado para venirse a decidir la importante prueba. Tras un duelo que pareció dominar con claridad el hijo de King Seraf (también nacido en La Orlyana), una valiente reacción por la parte exterior del hijo de Scat Daddy le permitió conquistar un bonito triunfo por medio cuerpo sobre Supremo en 155”2 (pista pesada) para los 2400 metros, mientras que luego arribaron Pedromiguel, Roy´s Revenge, Amigo Giulio y el favorito Don Lucas que apenas pudo para el sexto puesto sin ser enemigo de peso en la recta final.

 

 

Se convirtió en el primer clásico para el valioso ejemplar en su campaña, pero además fue el primer triunfo en el evento presidencial para todas sus conexiones (jinete, entrenador, propietario y criador), siendo otra de esas pruebas con tanto significado histórico que cualquier hípico lo quisiera ganar.

 

Su siguiente actuación vendría dos meses más tarde cuando interviene en el Clásico Ejército Nacional Bolivariano enfrentando a cuatro rivales incluidos Don Lucas y Supremo, los cuales era los grandes favoritos en taquilla. Confirmándose la paridad de la caballada madura capitalina, ese día fue Supremo el que derrocharía clase al imponerse de punta a punta por 11 cuerpos sobre Panzer Barcelona que lo escoltó mientras Don Lucas finalizaba en el tercero, en crono de 123”3 para los dos kilómetros.

 

Para mantenerle su condición física, su entrenador decidió inscribirlo en G-4,5ó6 el 10 de julio bajando al tiro de la milla. En una carrera sensacional pese a la escasa nómina (cinco participantes) el castaño Panzer Barcelona se anotó un brillante triunfo con una atropellada fulminante para liquidar en plena sentencia al rendidor My Trainning Mate que parecía ganador a mitad de la recta final, marcando un llamativo 96” para el recorrido.

 

 

Al mes siguiente lo inscriben de nuevo en el máximo lote común pero no pudo pasar del cuarto puesto a 6 ¾ cuerpos de su compañero de cuadra Río Negro que resurgía cual ave fénix para lograr el último triunfo de su exitosa campaña, marcando 112” para 1800 metros. En el marco de la Gala Hípica disputada el 4 de septiembre pasa a manos de Carlos Rojas para el Clásico Propietarios La Rinconada, donde luego de ir colocado en posiciones intermedias logró pasar de un viaje a la punta antes del giro de la última curva pero no pudo contener el avance de Supremo que lo rebasó con facilidad en plena recta final y además Gran Will le quitó el segundo tras larga atropellada, finalizando tercero a 6 ½ cuerpos del vencedor que agenció 124”3 para los dos kilómetros y confirmaba así su liderazgo del patio.

 

El 25 de septiembre intervino en el Clásico Copa de Oro de Venezuela enfrentando a solo tres rivales incluyendo a su reciente verdugo Supremo que accionaba en calidad de favorito. Pero ese fue el día para que Panzer Barcelona ratificara su poder en los doce furlones pues logró imponerse con gran solvencia superando por 7 cuerpos a Neymar Jr. mientras que Ascender y Supremo completaban el marcador, dejando crono de 150”4 para los 2400 metros al conquistar su segundo evento grado uno del año.

 

 

Tomando en cuenta que faltaba un mes para el magno evento nacional y visto su rendimiento para esa distancia, era lógico considerar en ese momento a Panzer Barcelona quizás como el principal aspirante a obtener el triunfo en el Simón Bolívar. El año anterior había figurado tercero detrás de Jorge Zeta y Supremo siendo un tresañero en evolución, pero ahora como cuatroañero tenía el fogueo necesario en el tiro para ubicarlo como el ejemplar a vencer junto al propio Supremo y tal vez el potro Gran Will que había ganado el RBV en ese recorrido y además escoltó a Supremo en el PLR.

 

Lamentablemente, durante el mes de octubre estalló una huelga de caballerizos en La Rinconada que se extendió hasta diciembre, obligando a la cancelación del calendario selectivo por el resto del año incluido el Gran Premio Clásico Simón Bolívar, quitándole la opción de participar en tan importante prueba y la posibilidad de representarnos en la Serie Hípica del Caribe, a la que Venezuela finalmente no asistió. Por esa razón, el ejemplar Panzer Barcelona no volvió a correr durante esa temporada.

 

Luego de reanudarse la actividad hípica hacia finales de diciembre 2016, el ahora cincoañero Panzer Barcelona regresó a la acción el 29 de enero de 2017 disputando la Copa El Gran Sol donde figuró tercero a 1 ½ cuerpos de Don Lucas que liquidó en el rayado a Blue Monkey agenciando 90”2 para 1500 metros.

 

El 26 de febrero subió a los cuatro codos participando en la Copa Arzak como el principal cotizado, pero arribó tercero a 3 cuerpos de Le Capannelle que agenció 118” para los 1900 metros. Cabe acotar que el vencedor de esta prueba se iba a convertir en su gran rival durante la mayor parte de la temporada, tal como le había sucedido con Supremo el año anterior.

 

El 19 de marzo fue inscrito en el Clásico José María Vargas contra seis rivales (ausente Le Capannelle) y logró reverdecer laureles al imponerse por 1 ¾ cuerpos sobre Roy’s Revenge, Supremo y Don Lucas que lo escoltaron, en tiempo de 125”3 para los dos kilómetros. Ese día dio evidencia de su gran condición, pues luego de tomar la punta al inicio su jinete lo contuvo para accionar detrás de Neymar Jr., haciéndolo correr en los 700 metros finales para retomar la delantera hasta la raya con mucha solvencia.

 

 

Como todos los años, al llegar el mes de abril crecía la expectativa por lo que sería el desarrollo del Clásico Presidente de la República, el evento más importante para la caballada madura durante el primer semestre. Por lo general celebrado el 19 de abril, esa vez no fue la excepción y seis ejemplares acudieron al llamado para disputarlo, con la particularidad que todos sus participantes eran ganadores clásicos de grado: Neymar Jr., Gran Will, Supremo, Panzer Barcelona, Le Capanelle y Roy’s Revenge.

 

En cuanto a la carrera en sí fue muy emocionante de principio a fin, con Neymar Jr. y Supremo haciendo el gasto en la primera mitad con parciales de 24” y 72”4. Con Supremo ya dominando surgía Le Capannelle para seguirlo de cerca mientras el jinete de Panzer Barcelona aguardaba su momento, para que en los 700 metros finales se decidiera Jorge Urdaneta (Le Capannelle) a tomar la punta para intentar la escapada y comenzaba una larga atropellada de Carlos Rojas con Panzer Barcelona, la cual dio fruto en el rayado para superar por escaso margen a su archirrival que vendió muy cara su derrota, en tiempo de 150”4 para los 2400 metros.

 

 

Con ese triunfo Panzer Barcelona se convertía en el noveno ejemplar que lograba al menos duplicar en ese evento, el primero desde que Papá Lucas lo hizo por triplicado entre 2007 y 2009. Además, era su tercer triunfo clásico en cuatro actuaciones para la distancia de 2400 metros, lo cual ratificaba la afirmación de su entrenador Ramón García que en varias ocasiones había declarado que ese tiro era el ideal para su pupilo, una distancia que en Venezuela solo se ve en las grandes competencias clásicas.

 

Aunque se rumoró que sería llevado directamente al Clásico Fuerza Armada que se celebra anualmente el 5 de julio en 3200 metros, su inscripción en el Clásico Ejército Nacional Bolivariano disputado el 25 de junio acabó con esas ilusiones. Ese día, un rejuvenecido Manchester logró imponerse en gran forma sobre Le Capannelle mientras Panzer Barcelona arribaba tercero a 5 ¾ cuerpos del vencedor que dejó 126” para los dos kilómetros.

 

Una vez descartada la popular “mata caballos”, fue descansado para ir directo a la Gala Hípica de Caracas que se correría a inicios de septiembre. El día 4 se disputó el Clásico Propietarios La Rinconada que tuvo cinco ejemplares inscritos, pero sólo cuatro participaron por el retiro de Mannschaft, con Panzer Barcelona estrenando la monta de Robert Capriles y Manchester cotizado como el primer favorito en lote parejo.

 

En una carrera que traería mucha polémica por su resultado, en principio el caballo Panzer Barcelona logró imponerse al superar por unos 2 ½ cuerpos a Princesa Sofía y tercero llegaría Manchester. Sin embargo, un reclamo de sus rivales al concluir la prueba por los tropiezos causados durante la recta final al bajar hacia líneas internas el hijo de Scat Daddy fue considerado por los señores Comisarios como procedente resultando distanciado al segundo lugar, pasando oficialmente a ganar la tordilla Princesa Sofía. Usted amigo lector puede sacar sus propias conclusiones al observar el vídeo (quien escribe opina que debió ser distanciado al tercer puesto, ya que primero cruzó a Manchester haciendo a su jinete levantar y fue el que llegó más lejos, pero otros creen que ni siquiera debió prosperar).

 

 

El 24 de septiembre regresó a su distancia favorita cuando intervino en el Clásico Copa de Oro de Venezuela (que ganó en 2016), siendo cotizado como el primer favorito en taquilla (3/5). Persiguiendo al veloz Rayo Negro desde el inicio, se mantuvo cerca de la punta tratando de capitalizar su capacidad para el tiro, pero simplemente nunca pudo dominar al lote pues Diegol le robó la iniciativa antes del giro de la última curva y en la recta final surgió con poderoso avance Gran Will para terminar galopando la prueba mientras Le Capannelle caía tarde conquistando el segundo y dejaban a Panzer Barcelona tercero a unos 6 ¾ cuerpos del vencedor, que agenció 152”4 para los 2400 metros.

 

Por sus buenas actuaciones fue escogido como representante de Venezuela para la Copa Confraternidad del Caribe a celebrarse en Gulfstream Park el 9 de diciembre, siendo conducido por Leonel Reyes Ramos en calidad de outsider (cerró 21 a 1). En pista mojada por la lluvia, Panzer Barcelona accionó a mitad del pelotón durante los primeros mil metros y luego se fue quedando paulatinamente hasta finalizar séptimo (lote de nueve) a 37 cuerpos del vencedor El Tigre Mono que defendió colores panameños, agenciando 125”3 para los dos kilómetros.

 

Luego de su decepcionante actuación en el evento caribeño su propietario decidió dejarlo alojado en ese hipódromo para proseguir campaña, siendo inscrito el 1 de enero de 2018 en una prueba de Reclamo Opcional para ejemplares valorados en US$35.000 pero lamentablemente arribó séptimo (último) sin ser enemigo en ningún momento. Contando esa salida, desde enero hasta mayo de ese año llegó a participar en seis competencias más en Gulfstream Park y tristemente en todas llegó fuera del marcador, pese a ir bajando de categoría hasta llegar a correr incluso valorado en US$6.250 el día 31 de marzo. Como nota adicional fue preparado por FranciscoKikoD’Ángelo durante su estadía en Florida.

 

A mediados del 2018, su entrenador Ramón García anunció al periodista Antonio José Medina que se había decidido su regreso al suelo patrio sin definirse todavía si volvería a correr o se iría directo a la cría. Una vez en nuestro país, aunque hubo rumores de su regreso a La Rinconada como pistero, pronto se dio a conocer que se iba definitivamente al Haras La Orlyana para comenzar su nueva etapa como semental.

 

Su campaña en Venezuela numéricamente se resume así: 8 triunfos (de ellos cuatro clásicos) en 29 salidas, completando con 5 segundos, 9 terceros, 4 cuartos, un quinto y dos no figuraciones en la pizarra con premios de Bs. 59.417.582 para su propietario. Adicionalmente, en USA tuvo 7 salidas sin figuraciones en el marcador, generando US$1.540 de acuerdo a lo que reporta Equibase.com en su portal.

 

Finalizamos informando que Panzer Barcelona inició en la cría en el año 2019 y sus primeros hijos nacieron en 2020, estamos convencidos que pronto veremos correr en nuestras pistas a sus descendientes. Tomando en cuenta que su propio padre (Scat Daddy) fue un brillante semental en USA y Chile, no dudamos que a través de su único hijo criollo activo en la cría venezolana se puedan obtener buenos frutos de esa valiosa corriente sanguínea, Dios mediante.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández, www.equibase.com, www.pedigreequery.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 30 de junio de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados