Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Quick Bullets

(Ven, 2009, Slaytheodds en Dark Bullets por Clever Dancer)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

La historia del hipismo en Venezuela se presentan numerosos casos de notables ejemplares cuyo paso por la pista fue fugaz pero ese corto tiempo les bastó para dejar una huella y mostrar su calidad, dejando sólo a la imaginación de la afición cuantas cosas más hubiesen podido lograr de haber tenido campañas más extensas. Una potranca que representó a este tipo de purasangres fue aquella llamada Quick Bullets, a la que queremos rendir este homenaje.

 

De pelaje zaino nació el 22 de marzo de 2009 en el prestigioso Haras Los Aguacates, siendo una hija de Slaytheodds en Dark Bullets por Clever Dancer. Su padre (USA 1995, Seattle Slew en Withallprobability por Mr. Prospector) tuvo una corta campaña de seis salidas sin poder conseguir triunfos, pero estaba dotado de una genética importante al ser hijo de un triple coronado norteamericano que además brilló en la cría hasta convertirse en Jefe de Raza (igual que su abuelo materno) por lo que se convirtió en un prospecto de semental, traído a Venezuela para el Haras Diamante en 1999. Su primera producción nació en el 2000 y con el paso del tiempo destacó con ganadores clásicos como Festival, Takupi, Finlandia, Miss Sherezade, entre otros.

 

Su madre (VEN 1998, Clever Dancer en Temperette por Temperence Hill) fue una destacada corredora que ganó 9 en 35 salidas incluyendo la Copa Cámara de Comercio del Estado Carabobo (HINAVA), hija a su vez de un doble coronado en La Rinconada para el año 1995 y co-campeón tresañero de su generación. Su primera hija nació en 2005 de nombre Vamos Adelar, destacando con los ganadores Señora Débora y Mr. Roarke pero indiscutiblemente sería Quick Bullets la de mejores resultados.

 

Fue adquirida por el Sr. Iván Tenia Rausseo para defender la chaquetilla del stud que llevaba su propio nombre (Stud Sr. Iván Tenia), quien le encargó al eficiente Germán Rojas su cuido y entrenamiento. De acuerdo al registro oficial debutaría con 438 kilogramos, pero en su etapa como tresañera llegó a rondar un promedio de 470 kilogramos, lo que habla a las claras de su buen físico.

 

Su estreno se produjo el 30 de octubre de 2011 (la misma tarde del Simón Bolívar, fue justo la prueba anterior) en el lote para debutantes y perdedoras con la monta de Johan Aranguren, logrando un convincente triunfo tras superar por casi diez cuerpos a Kinvara en tiempo de 72”1 para 1200 metros y viéndose muy solvente en la recta final, mostrándose como una prospecta de cara al calendario selectivo por venir.

 

El 4 de diciembre fue llevada de una vez contra algunas de las buenas potrancas en su generación cuando disputó el Gran Premio Asocrinca para dosañeras con la monta de Alfredo García Paduani siendo cotizada como primera favorita (1/5), logrando reponerse de un tropiezo en la partida para asumir el control con rapidez y terminar imponiéndose prácticamente de punta a punta con 1 ¼ cuerpo de ventaja sobre Sweet Water que la escoltó en tiempo de 87”2 para 1400 metros, haciendo mención que se disputó en una pista pesada por la lluvia caída durante el día.

 

 

A pesar de su invicto hubo cierta gente que dudaba en aquel entonces sobre la calidad de Quick Bullets porque alegaban que no se había “ganado a nadie” en el GPA (prueba restringida para ejemplares de algunos haras) además de agenciar un tiempo discreto, por lo que se podía afirmar que cuando fue inscrita en el Clásico Andrés Bello el 15 de enero de 2012 muchos la consideraron quizás como su prueba de fuego. Pese a esos detractores la yegua fue cotizada como favorita unánime (1/9) contando con el regreso a su cabalgadura de Johan Aranguren (quien la debutó), brindando una exhibición que despejaría cualquier duda al imponerse por unos once cuerpos sobre Laurentis, registrando 98”1 para la milla luego de marcar parciales de 22”2, 45”4 y 71”3.

 

 

Tres semanas después intervino en el Clásico Manuel Fonseca Arroyal nuevamente en calidad de favorita unánime (1/9), logrando mantener su invicto al superar por algo más de medio cuerpo a Sweet Water que se le acercó al final con mucha fuerza, pero sin comprometer su triunfo. Cabe acotar que agenció 84”3 para los 1400 metros luego de marcar parciales de 22”1, 45”1 y 70”3 pese a correrse bajo la lluvia, logrando consolidar así su liderazgo entre las potrancas.

 

 

El 4 de marzo fue inscrita en el Clásico Asamblea Nacional donde enfrentaría a solo tres rivales incluyendo a su ya conocida Sweet Water en busca de la revancha (dos veces le había arribado segunda), pero la imbatida hija de Slaytheodds ratificaría su hegemonía al imponerse en gran forma superando a Clase Estelar que la escoltó por 2 ¾ cuerpos, tras fajarse en duelo por un gran trecho del recorrido con su archirrival Sweet Water que incluso intentó desplazarla temprano, el tiempo final fue un discreto 100”3 luego de marcar parciales de 23”3, 46”3 y 72”1, con un flojo remate de 28”2.

 

 

Para ese momento la potranca Quick Bullets había logrado conservar su invicto por cinco salidas y era claramente la gran candidata en la ruta hacia la triple corona para hembras, conformando además una gran yunta con su jinete Johan Aranguren (la condujo en cuatro salidas). Pero el hipismo no escapa de las vicisitudes de la vida y los imponderables suelen ocurrir en momentos inesperados, por lo que se vendrían algunas situaciones que con cierta tristeza debemos reseñar.

 

En primer lugar, a finales del mes de marzo se produjo una rodada de su jinete Johan Aranguren que le causó una fractura del húmero, lo cual le impidió volver a montar en carrera a Quick Bullets. Luego, sería la salud de la propia yegua la que se vería afectada con un estado febril poco antes del inicio de la triple corona, ratificando lo difícil que puede resultar en el mundo del hipismo mantenerse en los lugares de supremacía por un período de tiempo prolongado. Mientras tanto, el surgimiento de nuevas aspirantes al trono y el regreso de buenas corredoras alimentaban la paridad en el lote selectivo, con el resultado que describiremos más adelante.

 

La última salida de Quick Bullets había sido a comienzos del mes de marzo, tras la cual fue sometida a un pequeño descanso para corregir algunos detalles y prepararla para enfrentar la exigente trilogía que conforma la triple corona. A comienzos de mayo se dio a conocer la noticia que el panameño Fernando Jara sería el encargado de conducir a Quick Bullets en lugar del lesionado Johan Aranguren, lo cual nos da una idea del concepto en que la tenían y lo serio en sus aspiraciones por lograr concretar la famosa tríada en calidad de invicta, hazaña inédita para ese entonces (al momento de escribir este trabajo lo han logrado Ninfa del Cielo en 2014 y Sandovalera en 2021).

 

Durante ese mes se dio inicio a la triple corona para hembras con la disputa del Clásico Hipódromo La Rinconada el domingo 20, allí se dieron cita diez de las mejores potrancas de una generación que venía mostrando mucha paridad, aunque a última hora lamentablemente quedaron nueve ante el retiro de la invicta Quick Bullets por presentar estado febril. La nota previa a la competencia publicada por el Profesor Winston Hernández (tomada a su vez del reconocido Jaime Casas en la extraordinaria publicación La Hipódromo Digital) nos pareció de tal calidad y exactitud que acá queremos dejarles el link de acceso para todos aquellos interesados en revisar y leer esa reseña de forma completa: http://ensaladadevainitas.blogspot.com/2012/05/hipodromo-la-rinconada-gr-1-2012-un.html

 

Y si la prueba lucía pareja en el papel con gran atractivo por la calidad del lote, el desarrollo de la misma no defraudó en lo absoluto pues fue emotiva de principio a fin, con la veloz Queen of Queen marcando parciales de 21”4 y 45” para entrar en la recta final con ventaja pero declinando en su accionar, lo que permitió a las atropelladoras Miss Sherezade y Clase Estelar sacar provecho viniéndose a decidir en un emocionante final que fue tan cerrado como incierto su resultado, el cual demoró varios minutos en dilucidarse. La decisión de los Comisarios fue decretar un empate ya que no se pudo apreciar ventaja para alguna de ellas, siendo el primero y único que se haya dado en un evento de la triple corona (de hembras o para todo ejemplar), con lo cual se producía la notable curiosidad de tener dos posibles aspirantes a obtener la trilogía clásica.

 

Una vez superado el cuadro febril que presentó Quick Bullets, se planteaba para sus allegados un dilema interesante: reaparecer a la yegua subiendo por vez primera a los cuatro codos y enfrentarla de una vez contra las mejores o ser conservadores resguardándola para llevarla poco a poco. Vista su buena recuperación, se tomó la decisión de inscribirla en el Clásico Prensa Hípica Nacional que se disputó el 10 de junio contando con la monta de Keithon Natera, donde el resultado pareció indicar que efectivamente se había tomado la opción correcta.

 

En una prueba emocionante de principio a fin, la veloz Quick Bullets fue capaz de irse a la punta desde las primeras de cambio, marcando parciales de 23”1, 47”2 pese a la presión constante de Queen Catherine que le corría prácticamente al costado, logrando mantenerse así hasta la entrada de la recta final cuando fue desplazada brevemente por Queen Catherine y en los metros finales sólo la atropellada fulminante de Clase Estelar le impidió a Quick Bullets concretar un triunfo casi de carácter épico, pues valientemente regresó para dominar nuevamente a Queen Catherine y a Manún que finalizaron empatadas en el tercer puesto, en tiempo de 123”2 para los dos kilómetros.

 

 

De esa manera cayó el invicto de Quick Bullets, pero finalizar segunda a sólo ¾ de cuerpo de la doble coronada Clase Estelar (eventual campeona de la generación) era una demostración más que meritoria, tomando en cuenta los atenuantes de la reaparecida luego de superar un cuadro febril y además su primera salida por encima de la milla. A nuestro juicio, pese a la derrota esta fue quizás su actuación que le da mayor reconocimiento a la clase de yegua que fue, sobreponiéndose a los obstáculos para dejar plasmada su calidad en la arena capitalina.

 

El 8 de julio fue inscrita en el Clásico General Joaquín Crespo con la monta de Leonel Reyes Ramos, allí tuvo que accionar detrás de la velocidad de Marianna Queen que tomó la punta y nunca la pudo superar, siendo ambas desplazadas en la recta final por la vencedora Queen Catherine y su escolta Lady Ashton, ocupando Quick Bullets el cuarto puesto a unos doce cuerpos de la triunfadora que agenció 152”1 para los 2400 metros, ganándose ese día a la favorita Clase Estelar que finalizó quinta.

 

Como anécdota queremos acotar que el abuelo materno de Quick Bullets (Clever Dancer) perdió la triple corona nacional de 1995 precisamente al caer vencido en el Clásico República de Venezuela que se disputa en ese mismo tiro de los doce furlones (de cierto que nunca ganó en 2400 metros, aunque eventualmente figuró 2do en el magno evento de ese año), por lo que quizás era previsible que la potranca no llegara con solvencia a esa distancia.

 

Luego de un descanso de aproximadamente mes y medio la potranca Quick Bullets fue inscrita el 24 de agosto en el lote de G-4,5ó6 por decisión de su propietario, según dio a conocer Richard Quiñonez en una nota publicada en el Diario Líder. Pese a ratificar su entrenador que se encontraba bien de salud, extrañaba no verla competir en alguna de las pruebas que conforman la Gala Hípica de Caracas que se disputaría ese mismo fin de semana, pero quizás ahora se estaban guiando por el segundo criterio que expusimos unas líneas atrás cuando comentamos el dilema para sus allegados de correrla en el PHN o llevarla con calma.

 

Lo cierto es que al estar tan bajada de lote era previsible que se cotizara como la gran favorita de la prueba (1/9 en taquilla) pero el infortunio se hizo presente cuando la potranca sufrió un colapso en la articulación del carpo derecho a la altura de los 600 metros finales, una lesión de tal magnitud que lamentablemente debió ser sacrificada. De una manera tan abrupta como inesperada se acabó no sólo su paso por las pistas sino su propia vida, causando conmoción entre los hípicos por ese desenlace fatal.

 

 

Su campaña se resume en 5 triunfos de 8 salidas (de ellos tres clásicos además del GPA, que podría contar como otro clásico), completando con un segundo (en el PHN), un cuarto y una lamentable no figuración en la prueba que tristemente acabó con su vida, con ganancias por Bs. 537.150 en premios. Como suele ocurrir en estos casos, sólo podemos soñar con hasta dónde habría podido llegar esta valiente corredora, que en su breve paso por las pruebas públicas supo dejar una huella de clase y calidad para batirse con las mejores de su generación, llegando a ser la líder imbatida cuando estuvo en plenitud de condiciones.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández, Sr. Richard Quiñonez (Diario Líder), www.pedigreequery.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de marzo de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados