Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Rey Tesa

(Ven, 2012, Jupiter Pluvius en Call Box por Beau Genius)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Con el transcurrir del tiempo hemos aprendido como algo cierto que para obtener un campeonato con un purasangre es indispensable que el animal tenga la calidad suficiente, pero también lo es que se necesita un toque de suerte y conjugar algunos otros factores que le ayuden a completar la tarea. En este siglo particularmente hemos visto a varios ejemplares coronarse sabiendo aprovechar la ausencia de sus principales rivales, a mi parecer un ejemplo de esto lo constituye aquel rendidor equino que fue llamado Rey Tesa.

 

De pelaje tordillo nació el 6 de marzo de 2012 en el Haras La Mulera, siendo un hijo de Jupiter Pluvius en Call Box por Beau Genius. Su padre (USA 2005, Johannesburg en Saratoga Honey por Boundary) fue un ganador de dos en cuatro salidas que produjo US$105.767 incluyendo una figuración selectiva en Irlanda, a su vez descendiente de un excelente corredor que fue ganador incluso de la Breeders’ Cup Juvenile 2001 y además padre de padrillos (dio al recordado Scat Daddy, padre del triple coronado en USA Justify y en Venezuela de los clásicos Panzer Barcelona, Don Lucas, Sun Cab) por lo que se le vislumbraba un futuro promisor en la cría. Desde su primera producción (nacida en 2011) destacó en nuestro país dando a las ganadoras clásicas Life Long y Para Siempre mientras que de la segunda vino Rey Tesa, dando además al campeón sprinter 2018 Attraction, el campeón de la velocidad en el Caribe 2018 Big Boris One y la clásica Mia Faustina, entre otros.

 

Su madre (USA 2004, Beau Genius en Magic Snow por Silent Dignity) fue ganadora de dos en quince salidas y produjo US$22.328 en premios, pero era hija de un destacado corredor canadiense ganador clásico de 19 en 42 salidas y productor sobre el millón de dólares con sus actuaciones. Fue traída a Venezuela con la ganadora Chiquitita en su vientre, siendo sus dos primeros productos en nuestro país la ganadora clásica Para Siempre y el campeón Rey Tesa, eventualmente daría también a la ganadora clásica Srta. Mirela, con certeza podemos afirmar que ha sido una excelente matrona para nuestro medio.

 

Comenzó su actividad como pistero exhibiendo los colores del Stud Haras La Mulera, le fue encargado su cuido y entrenamiento al destacado profesional José Rafael Rojas, quien se dedicó a llevarlo listo para el desarrollo de su campaña. Con un peso físico de 408 kilogramos al debutar, con el paso del tiempo se fue fortaleciendo hasta alcanzar un promedio superior a los 430 kilos en su etapa como adulto (4 años o más).

 

Su estreno se produjo el 4 de octubre de 2014 en el Clásico Cavepro con la monta de Antonio Girón, siendo cotizado como un segundo favorito lejano (2 a 1) detrás de un Real Onofre (1/9) que venía de perderse ante Quick Mani con tropiezos contra la baranda, en una prueba que tuvo cinco ejemplares inscritos, pero solo cuatro competidores por el retiro de Blue Black. Mostrando mucha velocidad fue capaz de brincar en la punta y sostenerse allí hasta la meta, marcando parciales de 22”3 y 45”2 para desprenderse en la recta final y finalizar con ventaja de 13 cuerpos sobre Real Onofre en tiempo de 71”2 para los 1200 metros.

 

 

Tres semanas después intervino en el Clásico Albert H. Cipriani enfrentando a siete rivales que al final no fueron tales pues el tordillo nuevamente tomó la punta desde el vamos y con vistoso accionar logró irse de tiro a tiro superando por 4 cuerpos a Blue Black que lo escoltó, con parciales de 22”3, 45”3 y 71”1 hasta completar en 84”2 la distancia de 1400 metros, ratificando su incipiente liderazgo.

 

 

El 16 de noviembre fue inscrito en el Clásico Antonio José de Sucre contra solo tres rivales, en prueba que lucía de trámite en el papel. Una vez más el veloz tordillo tomó la punta marcando parciales de 23”, 46”2 y 70”4, logrando entrar en la recta final con una ventaja no menor a seis cuerpos (y proyectaba aumentarla considerablemente, tal como en sus salidas previas) pero lo imprevisto sucedió al castigarle su jinete y el animal respondió batiéndose contra la baranda interna para derribarlo, perdiendo de esa manera tan inverosímil su invicto al quedar descalificado por la rodada de su jinete. Allí terminaría imponiéndose su escolta Blue Black cuyo remate fue de 29”1 para completar en 100” la clásica milla, indudablemente nadie podía prever este resultado. Por cierto, es oportuno acotar que desde esta ocasión el tordillo lució los colores del Stud Same II perteneciente al Sr. Tomás Sánchez.

 

 

Gracias a Dios no hubo mayores consecuencias del incidente en su salida anterior, por lo que el binomio jinete-ejemplar pudieron estar presentes en el Clásico Comparación disputado el 14 de diciembre, con solo tres rivales incluida la potranca Catirota. En una prueba que resultó más disputada de lo previsto el potro Rey Tesa consiguió reafirmar su hegemonía logrando imponerse de punta a punta al superar por 1 ¼ cuerpos a la potra Catirota que fue una digna rival, agenciando 99”1 para la milla. De manera si se quiere curiosa, fue la hembra en esta ocasión (que de paso aún era perdedora) la que arribó más cerca del tordillo, porque a los machos que enfrentó antes les sacó mayor ventaja.

 

 

Tras alcanzar triunfos clásicos en tres de sus cuatro salidas (y la que no ganó fue por su indocilidad, ya prácticamente “les había metido la recta”) el potro Rey Tesa fue declarado como el Campeón Dosañero 2014 en La Rinconada, luciendo con un futuro muy promisor de cara a la próxima temporada. Sin embargo, para ser cónsonos con nuestro comentario inicial en este trabajo, creemos que la ausencia de Quick Mani en el último trimestre de la temporada fue decisiva a la hora de definir al mejor potro en 2014, los resultados a futuro ratificarían esa apreciación.

 

Luego de su corta pero exitosa campaña como dosañero fue sometido a un descanso que se prolongaría por varios meses debido a sus dolencias en los nudos de sus manos, reapareciendo el 3 de mayo en la Copa My Own Business enfrentando a cinco rivales incluyendo al invicto Danzante. El veloz tordillo como de costumbre tomó la punta en parciales de 22”3 y 45”3 pero fue rebasado al giro de la última curva por el prospecto de Juan Carlos Ávila, el cual se escapó en la delantera para conservar su imbatibilidad superando por 3 ¾ cuerpos a Rey Tesa en tiempo de 90”4 para los 1500 metros.

 

Esa actuación en teoría le permitiría quedar listo para el inicio de la triple corona nacional pautado para ese mismo mes, donde le tocaría enfrentar a lo más selecto de la generación. El 31 de mayo era la fecha fijada para la disputa del Clásico José Antonio Páez, siendo Cool Runnings el principal cotizado en la taquilla (montado por Emisael Jaramillo) con Rey Tesa, Quick Mani, Supremo y Manchester como sus principales enemigos. Valga acotar que el hijo de Jupiter Pluvius estrenaba la monta de Manuel José Meleán, quien vivía un gran momento para la época como un consecuente ganador de pruebas selectivas.

 

Ya en carrera sería el favorito Cool Runnings el que tomaría la punta desde el brinco inicial mientras Rey Tesa lo perseguía a la par de Supremo al marcar 22”1 y 44”4, pero a la altura de los 600 metros finales el tordillo simplemente comenzó a retrogradar perdiendo toda opción ganadora finalizando sexto a 26 cuerpos del vencedor Quick Mani que montado por “El EnmascaradoJorge Urdaneta logró ganar una gran carrera en 95”4 para la milla.

 

Luego de su actuación en el Páez el pupilo de José Rafael Rojas salió tocado, por lo cual fue enviado a un reposo de seis meses. Reapareció el 29 de noviembre disputando el Gran Premio Asocrinca versión potros tresañeros bajo el entrenamiento de Gustavo Campos y contando nuevamente con la monta de Antonio Girón, enfrentando allí a diez rivales y por primera vez en los cuatro codos, pero su actuación dejó a las claras que los tiros de aliento no eran su fuerte al arribar noveno a 24 cuerpos del “zulianoA.P. Ángel que logró ganar en gran forma ese evento, agenciando 113” para los 1800 metros.

 

Con esa gris salida el tordillo cerró su escueta temporada 2015, nada que ver con lo proyectado un año atrás cuando se coronaba como el mejor de su generación. No obstante, para ser justos debemos hacer énfasis en que la salud no le acompañó y cuando un ejemplar no está en su mejor momento es muy difícil (por no decir imposible) conseguir resultados acordes con lo esperado para un purasangre de su clase. A tal punto venía padeciendo que tardaría más de seis meses en regresar a las pruebas públicas.

 

Reapareció el 12 de junio de 2016 en la Copa Polo Grounds cumpliendo más que aceptablemente al arribar cuarto a solo 3 cuerpos del rendidor My Trainning Mate que logró adjudicarse el triunfo en cerrado final sobre el veloz Truluck y el favorito Blue Monkey, marcando un excelente 88”4 para los 1500 metros. Tres semanas después lograría reverdecer laureles bajando al lote de G-2ó3 cuando superó en bonita demostración por 3 ¾ cuerpos al selectivo Real Onofre agenciando 70”3 para los 1200 metros.

 

Demostrando que había recuperado la salud (y con ella sus buenas actuaciones) corrió doce días después en G-3ó4 y repitió de forma contundente al superar por 5 cuerpos a Intelecto dejando crono de 76”3 para los 1300 metros, viéndose muy solvente. El 14 de agosto regresó al lote selectivo para brindar espectáculo junto a Real Onofre en una disputada Copa Catire Bello, decidiendo ambos en foto tras batallar durante toda la recta final siendo favorecido el de “la cuadra amarillaReal Onofre por una nariz sobre un Rey Tesa que cayó con todos los honores, confirmando que estaba de vuelta. El tiempo de la competencia fue de 76”4 para 1300 metros, casi idéntico a su registro anterior.

 

En el marco de la Gala Hípica de Caracas participó el 4 de septiembre en el Clásico de los Sprinters que contó con una selecta nómina de seis participantes entre los que destacaban dos “llaves” por sus cuadras: Comisario Mix y Real Onofre para Juan Carlos Ávila versus Rey Tesa y Tie Hand para Gustavo Campos.  Había gran expectativa por el probable tren de carrera ya que en el papel se presentaban varios velocistas de cartel, lo que daba quizás mayor relevancia a las probables estrategias que trazarían los profesionales involucrados para el desarrollo de esta prueba. Sin embargo, en la práctica toda posibilidad de “pescar en río revuelto” se esfumó ante la poderosa exhibición del ascendente Comisario Mix que conducido por Rigo Sarmiento logró apoderarse de la punta para limitarse a galopar sin rivales hasta la meta consiguiendo una victoria que le catapultaría a consagrarse como el rey de los velocistas de La Rinconada en 2016, mientras que el tordillo Rey Tesa aunque fue movido casi desde el brinco inicial nunca pudo darle alcance finalizando tercero a unos 8 ¼ cuerpos del vencedor que agenció 69”3 para 1200 metros, luciendo realmente imbatible ese día.

 

El 1 de octubre fue inscrito en el Clásico Asociación Hípica de Propietarios, pero no pudo seguir al veloz Truluck que terminó imponiéndose de punta a punta en 84”4 para 1400 metros, mientras el pupilo del Stud Same II finalizó cuarto a 6 ¾ cuerpos del vencedor. Durante ese mismo mes se produjo un paro de los caballerizos en La Rinconada por lo cual fue cancelado el resto del calendario selectivo 2016, razón principal en que no volviese a correr durante esa temporada.

 

Regresó el 19 de febrero de 2017 en el Clásico Hylander con la monta de Maikel Rodríguez, en una buena reaparecida finalizó tercero a 6 ¼ cuerpos del superior Manchester que logró ganar con facilidad dejando un excelente 83”1 para 1400 metros.

 

El 12 de marzo fue inscrito en el lote de G-3,4ó5 logrando conquistar un meritorio triunfo al superar por sólo ¾ de cuerpo al veloz El Gran Kaiser y a Danzante, siendo capaz de perseguirlos durante todo el trayecto y atropellar con fuerzas en los últimos metros para liquidarlos, agenciando 75”4 para 1300 metros. Se podría afirmar que realmente este fue el único triunfo de su campaña que consiguió de esta manera, accionando de menor a mayor. El 2 de abril participó en la Copa Revista Gaceta Hípica donde le tocó perseguir sin suerte a un balín llamado Chaguaramal que logró imponerse de punta a punta con 3 ¼ cuerpos sobre Rey Tesa que ocupó el lugar de escolta, dejando crono de 63”1 para 1100 metros.

 

Dos semanas después participó en el máximo lote común, pero cayó desde el tercero a 1 ½ cuerpos del inagotable My Trainning Mate que logró vencer en gran carrera luego de batallar con los veloces Cool Runnings y Blue Monkey de la cuadra amarilla, mientras el tordillo venía a la expectativa tratando en vano de capitalizar esa pelea por la punta. El tiempo agenciado fue de 76”2 para los 1300 metros. El 14 de mayo intervino en la Copa Gran Abuelo, pero de nuevo cayó ante el raudo Chaguaramal pese a ser movido desde el brinco para tratar de tomarle la delantera, no pudo Rey Tesa ante la clase del que sería designado como el rey de los velocistas en La Rinconada ese año, finalizando tercero a 7 ¾ cuerpos del triunfador.

 

A pesar de sus buenas figuraciones ante lo más selecto del lote velocista en el óvalo de Coche, era evidente que su rol en esta etapa parecía quedar definitivamente en ser un animador de los eventos selectivos sin mayor posibilidad de éxito. Sus allegados decidieron entonces tomarse un tiempo en prepararlo a conciencia con el fin de afrontar lo que sería un reto muy particular, participar en el evento principal para los velocistas en suelo carabobeño.

 

El 20 de octubre fue la fecha fijada para la disputa del Clásico Sprinters de Hinava, corriendo bajo la preparación de Tomás Sánchez. Cotizado como el favorito unánime por su buen historial, logró tomar la delantera desde el vamos siendo perseguido muy de cerca por el local Tito Classic, marcando parciales de 23”1 y 47”1 aunque fue desplazado por el valenciano al giro de la curva pareciendo liquidar a su favor la carrera, pero en la recta final un incesante accionar de su jinete Maikel Rodríguez logró hacer reaccionar a Rey Tesa que tomando un segundo aire aprovechó la parte externa de la pista para liquidar en el rayado a su acérrimo rival por solo pescuezo, logrando acreditarse su primer triunfo clásico desde su etapa como dosañero. El tiempo agenciado fue de 73”4 para 1200 metros, siendo esta su despedida de las pistas y haciéndolo tal como la comenzó, por la vía del triunfo.

 

 

Su campaña se resume en 7 triunfos en 19 salidas (de ellas cuatro clásicos que debieron ser cinco, recordar aquella rodada en el AJS cuando “galopaba la carrera”), completando con 3 segundos, 4 terceros, 2 cuartos y 3 no figuraciones (una por rodada, dos por sus dolencias) acumulando un total de Bs. 27.313.825 en ganancias, dejando entre sus logros un campeonato y un grato recuerdo como un fajador ante los buenos rivales que le tocó enfrentar.

 

De acuerdo a la información que nos suministró el reconocido experto hípico Dr. Javier Farache, Rey Tesa fue llevado por sus dueños al Haras El Sueño con el fin de darle una oportunidad como semental, pero murió poco tiempo después y hasta ahora no se le conoce ninguna descendencia.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández, Dr. Javier Farache, www.pedigreequery.com.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 30 de noviembre de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados