Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Río Negro

(Ven, 2010, Seek Smartly en Roca Negra por Water Poet)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Uno de los mayores flagelos que han afectado al hipismo en Venezuela durante las últimas décadas ha sido los casos de envenenamiento que han sufrido muchos ejemplares (por lo general se ataca a los mejores) por parte de gente inescrupulosa que busca beneficios particulares a costa de la vida o la salud de un animal inocente, del bolsillo de los apostadores y de la afición en general que se ve perjudicada por este tipo de acciones. No entraremos en el análisis profundo de las causas por que las que este tipo de hechos se repiten periódicamente, más allá de mencionar la falta de valores, descomposición social y la poca seguridad (o falta de ella) que se vive no sólo en el hipódromo sino en todos los ámbitos del país.

 

Cuando ocurre que algún equino ha sido víctima de estos ataques y sin embargo logra sobreponerse a ello para no sólo salvar su vida sino incluso poder regresar a la pista como corredor, inmediatamente se gana el respeto y la admiración de todos los hípicos, pues se requiere tener “algo especial” en su interior para superar esta clase de atentados y ser capaces de volver a brillar al competir en pruebas públicas. En lo que va de este siglo algunos casos emblemáticos han sido King Seraf, Elegida y Comediante, además de aquel a quien queremos rendir este homenaje, el valiente Río Negro.

 

De pelaje castaño nació el 4 de abril de 2010 en el Haras Vista Hermosa, siendo un hijo de Seek Smartly en Roca Negra por Water Poet. Su padre Seek Smartly (1996, Seeking The Gold en Dance Smartly por Danzig) nació en Canadá y fue un ganador de dos en doce salidas que produjo casi 98 mil dólares en premios siendo sus abuelos los extraordinarios Mr. Prospector y Danzig (Jefes de Raza), cuya primera producción en Venezuela nació en 2003 de la que salieron corredores como New Champion, Patiquín y Galáctica entre otros (todos ganadores clásicos), dando luego muchos otros ganadores selectivos y corredores de primer nivel (Sambuca, Heisenberg, etc.).

 

Su madre fue Roca Negra (2004, Water Poet en For Rough por Play On), criolla sin campaña de pista pero hija del mejor semental en nuestro país del presente siglo (para muchos hípicos el mejor de la historia) y de la rendidora For Rough (por tanto era hermana materna del campeón en Santa Rita Deo Juvante), siendo Río Negro su tercer producto ya que antes había dado a Srta. Nany y al ganador clásico El Caminante (de 7-3), potro lamentablemente sacrificado luego de despuntar en la triple corona nacional 2012.

 

Fue adquirido por el Sr. José Carlos Gómez para defender los colores de su Stud Alvajos, quien le encargó al profesional Ramón García Mosquera su cuido y entrenamiento, siendo un animal de hermoso físico cuyo peso promedio en actividad anduvo por los 460 kilogramos. Su trainer le dio todo el tiempo necesario para su puesta en forma, por lo que no tuvo campaña como dosañero.

 

Su estreno se produjo el 28 de abril de 2013 en la que fue la última competencia de la jornada dominical con la conducción de Eder Martínez, pero con la mala suerte que le tocó el puesto de pista uno y ese día había caído bastante lluvia, por lo que la pista estaba mojada. No obstante, en meritoria carrera fue capaz de arribar segundo a 11 cuerpos de Jake El Pirata, un linajudo debutante hermano del campeón valenciano Tío Llamal que ratificó su credencial como gran favorito al vencer de forma holgada en esa prueba y agenciando 71”3 para 1200 metros. Como nota adicional queremos mencionar que ese Jake El Pirata fue el campeón sprinter 2014 en La Rinconada, sólo para darnos una idea de ante quien le tocó debutar a Río Negro.

 

Tomando en cuenta que Ramón García se ha caracterizado por llevar a sus ejemplares a su estreno sin estar en el tope de su condición y que aun así había arribado segundo, cuando vino a su segunda actuación el 29 de junio era previsible que se cotizara como el gran favorito de la competencia, pasando a manos de Johan Aranguren logró responder al superar por dos cuerpos a Eccole Qua (que con el tiempo también llegó a ser ganador clásico) dejando crono de 70”4 para 1200 metros, mostrando importante evolución.

 

Tras su bonita victoria fue llevado al lote selectivo para disputar la Copa Jib Dancer el 14 de julio ante solo tres rivales (que terminaron siendo dos por el retiro en el aparato de Barón Scarpia) pero tras violentar la puerta del starting gate instantes antes de la partida el pupilo del Stud Alvajos fue nuevamente cuadrado y se le permitió correr, sólo que no pudo seguir el paso en el corto recorrido de 1100 metros y finalizó tercero a 8 cuerpos de Rey Alfredo que agenció tiempo de 64”3 para la distancia. Una derrota quizás inmerecida, justificado por atenuantes ya mencionados y acotando que nunca más participaría en un tiro tan corto, siendo un animal cuya forma de correr le vislumbraba un mejor desempeño en distancias intermedias.

 

Luego de lo sucedido en su primera experiencia selectiva, fue descansado casi dos meses para volver a la acción el 8 de septiembre en una última competencia dominical que en el papel se vislumbraba como un duelo entre varios prospectos ya que reaparecía el ganador clásico Tie Hand y volvían a encontrarse Jake el Pirata y Río Negro entre otros, éste último ahora con la conducción de Santiago González. En una brillante demostración el hijo de Seek Smartly comenzaría su ascenso hacia el estrellato pues logró superar por 4 ¼ cuerpos a Jake El Pirata y luego arribó Tie Hand, dejando marca de 78”4 para 1300 metros y viéndose muy solvente al final.

 

Tres semanas después subido al lote de G-2 logró repetir y de forma contundente al superar por 4 ¼ cuerpos a Roy’s Revenge (otro que fue ganador clásico) dejando crono de 90” para 1500 metros. El 30 de noviembre en el lote de G-2ó3 logró un aplastante triunfo por 13 cuerpos sobre Splash en tiempo de 90”1 para 1500 metros con la monta del aprendiz Keyner Zonett (para brindarle un descargo), cerrando con esa deslumbrante actuación que mantuvo la racha triunfal sus actuaciones durante su temporada como tresañero.

 

Comenzaría su andar como cuatroañero participando en el lote de G-4,5ó6 el 1 de febrero de 2014 volviendo a su silla Johan Aranguren, allí cruzó la raya en segundo lugar detrás de Hay Fe pero luego de ser formulado un reclamo fue subido al primer puesto quedando Río Negro como el vencedor oficial y como escolta Hay Fe. Esta decisión fue muy polémica, al punto que le invitamos a leer un artículo escrito en su momento por el profesor Winston Hernández en su blog Siempre en la Pomada para que sea usted quien juzgue si acertaron o no los comisarios al declarar con lugar la reclamación del derrotado (Esta es la dirección de enlace), incluso tiene el vídeo completo de la carrera.

 

Tres semanas más tarde regresaría de nuevo al lote selectivo cuando fue inscrito en la Copa Arzak con la monta de Santiago González (con quien iba de 2-2) enfrentando a varios de los mejores en el patio incluyendo múltiples ganadores clásicos, allí brinda una demostración categórica de su calidad al vencer con ventaja de 5 ¼ cuerpos a Love And Music y detrás arribaría Good Friend, en tiempo de 116”4 para los 1900 metros. Río Negro pasaba con honores su prueba de fuego ya que era su primera vez en los cuatro codos, viéndose solvente en la distancia.

 

 

Como nota curiosa queremos agregar que mientras el veterano Hay Fe lograba conquistar el triunfo en el Clásico Hylander celebrado la semana anterior, su rival en aquella recordada competencia del 01 de febrero que fue Río Negro vencía ahora en la Copa Arzak, lo que indica a las claras que ambos ejemplares poseían mucha calidad y más allá de la polémica decisión del comisariato para definir el resultado a comienzos de mes, aquella carrera fue un verdadero duelo entre dos caballos protagonistas del espectáculo hípico, ganadores de eventos selectivos en su siguiente actuación.

 

El 23 de marzo intervino en el Clásico José María Vargas regresando a su sillín Johan Aranguren (ya Santiago González había partido hacia USA para continuar su carrera profesional en el norte) donde ratifica su hegemonía en La Rinconada al imponerse de manera contundente por 3 cuerpos sobre King White y detrás arribó Love And Music, agenciando 126” para los dos kilómetros y tomando el liderato entre los maduros. Con esa victoria extendía a seis su seguidilla de triunfos y lo más importante es que parecía seguir mejorando en cada salida.

 

 

Al aproximarse la fecha festiva en nuestra patria del 19 de abril la expectativa era muy grande por lo que se avizoraba para el Clásico Presidente de la República que tradicionalmente se disputa ese día, pues no solamente iban a participar los mejores caballos maduros en actividad sino que se anunciaba el regreso del extraordinario Comediante luego de sufrir un atentado contra su salud el año anterior que ocasionó su deserción en el Clásico Propietarios La Rinconada y hasta el eventual retiro profesional de su preparador Julio Ayala por la decepción que ese caso le ocasionó. El hijo de Jazil regresaba bajo el entrenamiento de Antonio Catanese y con la monta de Leonel Reyes Ramos, mientras Río Negro tendría a Johan Aranguren como jinete y el campeón Jaramillo se había inclinado por King White.

 

En una carrera que quedó para el recuerdo el sensacional Comediante protagonizaba un capítulo en su historia digna de una epopeya al reaparecer de manera triunfal superando por 1 ¾ cuerpos al valiente Río Negro que vio cortada su racha triunfal pero cayó con todos los honores, pues corriendo por primera vez la distancia de fondo fue capaz de mantener la punta hasta faltando unos 200 metros cuando finalmente cedió ante el empuje que traía el veterano campeón, el cual agenció tiempo de 152” para los 2400 metros.

 

Si bien el ahora pupilo del Stud La Alhambra-Vitparts era merecedor de todos los elogios posibles por su regreso victorioso ante la adversidad, lo cierto es que el del Stud Alvajos también era digno de recibir el reconocimiento a su gran clase, pues indiscutiblemente fue el mejor de los ejemplares que venían en actividad y solo lo pudo derrotar un purasangre excepcional que alimentaba su propia leyenda, la que lo llevaría a conquistar ese año el título como campeón maduro y fondista en calidad de invicto. Episodios como esta competencia son las que nutren el alma de la afición hípica en general, pues fuimos testigos de un duelo épico entre ambos equinos.

 

Pero como en la vida no solo hay momentos de alegrías sino que también de los que traen tristeza, ocurrió que cuando el noble ejemplar estaba en fase de preparación para continuar campaña disputando el Clásico Ejército Nacional Bolivariano durante el mes de junio unas manos criminales “lo durmieron” atentando contra su integridad física y poniendo en peligro incluso la vida del purasangre, el cual se vio afectado por una pérdida importante de peso lo que de forma evidente disminuye inmediatamente su capacidad como corredor. A partir de ese momento comenzó un minucioso trabajo de recuperación por parte del personal en la cuadra con el caballo que no solo logró salvarle la vida (la meta inicial) sino que con el paso de los meses hasta se barajó la posibilidad real de volver a participar en pruebas públicas.

 

A medida que se acercaba el final de la temporada 2014 el caballo Río Negro iba recuperando su condición física paulatinamente, y dado que la Serie Hípica del Caribe tendría a Venezuela como sede sus allegados se trazaron un plan para reaparecer al ejemplar en la Copa Confraternidad donde posiblemente enfrentaría a varios de los mejores corredores del área caribeña. En principio algunos tildaron hasta de “loco” a su preparador por plantear semejante reto a un animal que había experimentado lo que él sufrió, pero nadie mejor que Ramón García y quienes estaban a su alrededor diariamente para conocer su estado físico y la capacidad real que para ese momento tenía el hijo de Roca Negra.

 

Una vez que ya era un hecho que Río Negro reaparecería en el evento internacional había que dilucidar quién podría ser el jinete encargado de montarlo, pero ya que el astro venezolano Javier José Castellano era invitado especial para recibir un homenaje ese fin de semana no quedaba la menor duda en que si estaba disponible sería todo un honor que el ganador del Eclipse Award en Estados Unidos fuese el jockey de Río Negro en esa prueba. Confirmado esto, se conformó una nómina de siete inscritos para la Copa Confraternidad pero en el transcurso de la semana se produjo el retiro de la yegua panameña Jubilee Queen (2da en el Clásico del Caribe 2013) por una lesión, habría solo seis participantes en la competencia.

 

El 6 de diciembre se pautó la disputa del importante evento que contaba con la participación de Arquitecto (triple coronado en 2012) y Don Carlos R (ganador clásico) como representantes de Puerto Rico además de los locales Money Never Gold (ganador del Clásico Copa de Oro 2014), An Serafini (tresañero ganador clásico), Dreaming of Gold (ganador del Simón Bolívar 2014) y por supuesto Río Negro, siendo los dos últimos cotizados como los favoritos en taquilla. Para Río Negro el estar compitiendo en esta prueba ya era un triunfo ante la adversidad, pero su performance en carrera llenó de orgullo no solo a sus allegados sino a la afición hípica en general, pues allí demostró una vez más su gran clase y nobleza al perder por solo pescuezo (incluso parecía ganador faltando 150 metros) contra el invitado Don Carlos R que logró ganar en gran forma agenciando 127”1 para los 2000 metros.

 

Como nota adicional queremos destacar que el jinete triunfador fue David Rosario sobre los ganadores del Eclipse Award en Estados Unidos Javier Castellano (Río Negro) y John Velásquez (Arquitecto), una pléyade de estrellas que brindaron un gran espectáculo en el evento caribeño.

 

Ya superado aquel inconveniente y demostrando que sí estaba saludable, la siguiente actuación de Río Negro sería el 8 de febrero de 2015 en el máximo lote común con la monta de Leonel Reyes Ramos, siendo cotizado como primer favorito en taquilla pero ese día se cansó de perseguir al veloz Good Friend sin poderlo alcanzar, finalizando segundo a 1 ¼ cuerpos del vencedor mientras que tercero arribaría My Running Mate (campeón tresañero 2014), el pupilo de César Cachazo agenció 112” para los 1800 metros.

 

Pero tres semanas después intervino en la Copa Arzak logrando revalidar su triunfo del año anterior (a pesar de sufrir ciertos tropiezos antes del giro de la curva final) al superar por 4 cuerpos a Money Never Gold y luego arribaría Good Friend, mientras que el favorito en taquilla Dreaming of Gold no pudo pasar del cuarto puesto (luego se supo que se fisuró una rodilla). Allí agenció 119”2 para los 1900 metros, rompiendo su seguidilla particular de tres segundos para retomar la senda del éxito y pareciendo tener la primera opción para adueñarse del calendario selectivo venidero.

 

 

Sin embargo, los imponderables de la vida hacen que sufra una lesión en el tendón de la mano izquierda que ameritó enviarlo a reposo por varios meses mientras se recuperaba de la misma. Una vez subsanado ese problema y tomando en cuenta el selecto calendario del segundo semestre, se asomó su posible regreso para la Gala Hípica de Caracas (específicamente el Clásico Propietarios La Rinconada) pero sus allegados se decantaron por la Copa Taconeo (que se corre una semana después) quizás por ser de menor exigencia y siendo un tiro más corto (100 metros menos).

 

El 6 de septiembre fue la fecha fijada para su reaparición ante cuatro rivales que en el papel lucían inferiores a él por lo que fue cotizado como el favorito unánime. Pero durante su desarrollo tuvo que batallar para doblegar en primera instancia al veloz Northern Beat que hizo el gasto y luego contener la atropellada de Prince Again (su hermano paterno) que lo escoltó a solo medio cuerpo, en tiempo de 117”4 para 1900 metros. Este es quizás el tipo de victorias que hace más grande a un atleta de cualquier especialidad (no hay duda en que un purasangre lo es), cuando es capaz de ganar con el corazón aún sin estar en el tope de su condición.

 

 

El 4 de octubre participó en el Clásico Jockey Club de Venezuela ante un selecto grupo de cuatro rivales, entre los que estaban Mr. Pistacho (campeón millero ese año e invicto en 4 durante la temporada) y Quick Mani (doble coronado y co-campeón tresañero) además del veterano Good Friend y Nexus Prime. En una sensacional carrera fue capaz de perseguir al veloz Good Friend por más de mil metros para luego rebasarlo y crecerse en la delantera hasta concretar un bonito triunfo por un cuerpo sobre Nexus Prime que atropelló al final, dejando crono de 112”1 para los 1800 metros.

 

 

Su siguiente actuación estaba prevista que fuese en noviembre disputando el Clásico Burlesco donde mediría fuerzas contra el gran Jorge Zeta (flamante ganador del Simón Bolívar 2015 y eventual Caballo del Año), pero debió ser retirado del mismo al resentirse de su antigua lesión del tendón en la mano izquierda, por lo que nuevamente fue enviado a reposo sin volver a correr durante ese año.

 

Tras superar una vez más los inconvenientes físicos fue preparado para reaparecer el 20 de marzo de 2016 con la monta de Jean Carlos Rodríguez (Leonel Reyes se había ido a USA) por la disputa del Clásico José María Vargas enfrentando a solo tres rivales pero todos de cartel, incluido el vigente líder de la caballada madura Don Lucas que logró ratificar su condición al superar por 2 ½ cuerpos a Río Negro y luego arribarían Panzer Barcelona y Roy’s Revenge, en tiempo de 124”4 para los 2000 metros. Para el ganador fue su sexta victoria consecutiva, lo que hablaba a las claras del gran estado físico que atravesaba, mientras que para Río Negro fue una prueba de salud demostrando que seguía presente entre la crema y nata de La Rinconada.

 

La siguiente prueba en el calendario era el Clásico Presidente de la República que se disputaría en abril y se corre en 2400 metros, pero su entrenador Ramón García anunció que no estaría presente allí, previéndose su próxima salida entre la Copa Remarkable News (mayo) o el Clásico Ejército Nacional Bolivariano (junio). Sin embargo, su regreso se fue posponiendo hasta que se fijó el 14 de agosto como la fecha para su reaparición en el máximo lote común contando con la conducción del aprendiz Franklin González Junior pero enfrentando a varios de los mejores corredores del patio, entre ellos Manchester (favorito en taquilla 1/2) y su compañero de cuadra Panzer Barcelona (3/2) mientras que el valiente Río Negro ofrecía un 7/2.

 

Comentamos sobre el dividendo para destacar que no muchos creían en él como verdadera opción al triunfo, pero en una carrera sensacional fue capaz de ubicarse segundo en las primeras de cambio detrás del veloz Good Friend, desplazar faltando unos 700 metros para la raya y luego definitivamente hacerse inalcanzable para conquistar el que sería su último triunfo de por vida, superando por un cuerpo a Amigo Giulio que atropelló muy fuerte al final, agenciando 112” para los 1800 metros. La narración oficial correspondió en ese momento al gran Lester Rivas (fallecido este año), quien supo darle la emoción necesaria para dimensionar lo alcanzado en esta ocasión por este valioso ejemplar, que una vez más resurgía cual ave fénix para seguir “derrochando clase y con un gran corazón” (así lo mencionó en su descripción en vivo Lester Rivas).

 

 

Aunque se especuló sobre su participación en la Gala Hípica de Caracas que se disputaría entre el 3 y 4 de septiembre, la siguiente actuación de Río Negro vendría en la semana posterior buscando revalidar su triunfo en la Copa Taconeo (la ganó en 2015) enfrentando en el papel a un lote más suave que los que intervinieron en el Propietarios La Rinconada, al punto que fue cotizado como favorito unánime (1/9). Sin embargo, ese día se vio superado por un ascendente (y sorprendente) Grey Legend que pese a una mala partida logró recuperarse para terminar ganando con facilidad al superar por seis cuerpos a Relámpago de Oro que casi sobre la raya le quitó el lugar de escolta a Río Negro, debiendo conformarse éste con el tercer lugar a 6 ¼ cuerpos.

 

Luego de esa actuación que tal vez no le hace justicia a la clase de caballo que fue Río Negro se decidió su retiro definitivo como corredor para ser llevado a la cría en el Haras Vista Hermosa. Con una vuelta a la pista el domingo 9 de octubre se le brindo un último homenaje para despedir a quien por cuatro años había sido protagonista del espectáculo desarrollando una bonita historia como pocas veces se han visto en Venezuela, un ejemplar que supo vencer un atentado y las lesiones para dejar una huella en la mente y el corazón de quienes le vimos actuar en competencias públicas.

 

Su campaña se resume en 11 triunfos de 18 salidas (incluidos dos clásicos y tres copas) completando con 5 segundos y 2 terceros (100% en la trifecta), acumulando ganancias de Bs. 3.487.600 en premios. Aunque no ganó ningún título durante su ejecutoria como pistero, para buena parte de la afición era conocido como “el campeón Río Negro” pues supo ganarse el cariño y la admiración de todo aquel que conocía la historia sobre todas las cosas que debió superar. Llegó a ser tan popular que hasta una cuenta de twitter fue creada en su honor, llamada @RioNegro2014 para publicar la actualidad de lo que le acontecía. De acuerdo a la página pedigreequery.com su primer hijo registrado nació en 2018 y luego vendrían varios nacimientos más en 2019, por lo que en un futuro no muy lejano estaremos viendo a sus hijos hacer campaña en Venezuela.

 

Sobre el final de sus días es poco lo que queremos agregar, durante el mes de junio de 2020 se conoció de su fallecimiento víctima de una enfermedad conocida como Elefantiasis, más allá de esto los detalles que se dieron a conocer por medio de las redes sociales preferimos omitirlos porque pensamos que no vienen al caso. De todos modos, estamos convencidos que nada empañará el recuerdo de ese gran corredor que defendió las sedas del Stud Alvajos bajo la preparación de Ramón García Mosquera, ahora disfrutando del descanso eterno.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, miércoles 30 de junio de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados