Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Rondinela

(Ven, 1966, Karim III en Reina del Caribe por Cyrus The Great)

Por Juan Macedo

 

Hay purasangres que desde que inician su campaña la afición le toma mucha simpatía y son seguidos carrera a carrera, hay otros que no tienen ese “ángel” y sin importar lo que hagan en la pista o en la cría, son olvidados tarde o temprano, como es el caso de la notable castaña Rondinela, que nació en el Haras Ranco del Sr. Otto Rahn en el año 1966. Fue adquirida por el Sr. Antonio Previte para lucir los colores del Stud Venital y enviada al Hipódromo La Rinconada para ser cuidada y entrenada por Don Vittorio Catanese.

 

Su primer triunfo lo obtuvo el 23 de marzo de 1969 con la conducción de Balsamino Moreira a expensas de Miranday en distancia de 1600 metros. Participó en el Clásico Hipódromo La Rinconada con Luis Arturo Alvarado arriba, donde animo parte del recorrido, pero finalmente terminó rezagada fuera del marcador, carrera que ganó Viena.

 

Dos semanas después, nuevamente con Balsamino Moreira, dio señales importantes de su calidad al cruzar la raya con ventaja de ¡12 cuerpos! sobre Cataluña recorriendo los 1400 metros en 86”4. Luego de par de figuraciones decorosas, Rondinela inició una importante racha de triunfos el 25 de mayo derrotando a Evelinda en la clásica milla, dos semanas después superó a Nigovigías en el recorrido de 1800 metros.

 

El 15 de junio Rondinela participó en la primera edición del Clásico General Joaquín Crespo en distancia de 1800 metros con la monta de Balsamino Moreira, al darse la partida surgió adelante con buena ventaja y permaneció en punta hasta la entrada de la recta final donde aseguró la victoria desprendiéndose con margen de 8 ¾ cuerpos sobre la favorita Trenza de Oro que hizo un último esfuerzo para posesionarse del segundo, registrando 113” exactos para el recorrido.

 

El 20 de julio Rondinela conducida por Balsamino Moreira se adjudicó la Copa Pedro A. Salas derrotando por pescuezo a La Marqueseña en tiempo de 85"2 para los 1400 metros. Fue el 16 de agosto cuando culminó la racha de triunfos al caer con todos los honores a ¾ cuerpo de Púrpura en la milla de la Copa Gustavo J. Sanabria. Dos semanas después se enfrentó a los machos en el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría, pero no fue enemiga y fue relegada al sexto lugar a 18 cuerpos de Maturín.

 

La séptima victoria de Rondinela la obtuvo el 5 de octubre cuando logró aventajar a Cobra por apenas ½ cuerpo, agenciando 106”3 para los 1700 metros. Tres semanas después se adueñó de la Copa Francisco J. Sucre al superar con 3 ¾ cuerpos a La Diabla registrando 85”4 para los siete furlones. Cerró el año con tres actuaciones para el olvido enfrentando a los mejores corredores de la Serie A para criollos. Su exitosa campaña le permitió obtener el Título como Campeona criollas de tres años.

 

El 10 de enero de 1970 con la monta de “El TupamaroManuel Lira mejoró un poco al quedar sexta a 4 cuerpos de Tranquilo. Una semana después participó con Balsamino Moreira en la Copa Celestino Martínez donde sucedió lo inesperado, ganó fácilmente por 4 cuerpos de ventajas sobre su compañera de cuadra Pierarca, en el ínterin el jinete Manuel Lira rodó aparatosamente de Samaris cuando pasaban por terrenos de los 1400 metros, Carlos Pérez (jinete de Pierarca) fue responsable de la rodada y al ser compañera de llave de Rondinela, ambas fueron descalificadas, pasando Púrpura a ganar luego de quedar tercera. Cosas del reglamento de la época.

 

Luego de figurar sexto puesto a 15 cuerpos de Marín y segunda a pescuezo de Tranquilo, Rondinela fue inscrita en la Copa Carlos Márquez Mármol donde partió segunda persiguiendo a su compañera de cuadra Pierarca y en la recta final la sometió cruzando la meta con ventaja de 1 ½ cuerpos, recorriendo los 1800 metros en 117”3. El 15 de marzo nuevamente enfrentó a los machos en el Clásico José María Vargas sin pena ni gloria. Pero una semana después enfrentó por primera vez a los importados de la novena serie donde derrotó a Cumplidor con 2 ½ cuerpos y dejando crono de 100”3 para la milla.

 

Lamentablemente una lesión la alejó definitivamente del ruedo capitalino, dejando su campaña en 28 actuaciones de las cuales en 10 ocasiones saboreó las mieles del triunfo, además de 3 segundos, un tercero, dos cuartos y dos quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 310.109. Fue enviada al Haras El Campo donde destacó como yegua madre por intermedio de la ganadora clásica Tijereta, las selectivas Massara y Lady Flash, además de los ganadores Rondine y Miñolino.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 30 de noviembre de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados