Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Rosa Champ

(Ven, 2012, Champlain en Hildarosa por Ruszhinka)

Por Juan Manuel Arredondo Q.

 

Uno de los aspectos más hermosos del hipismo se produce cuando a un ejemplar que aún no ha corrido se le empieza a vislumbrar cuál será su utilidad principal durante el desarrollo de su actividad como pistero. Es evidente que el pedigrí influye, además el físico y su desplazamiento en cancha ayudan a delinear si ese purasangre podrá tener su mayor efectividad en tiros cortos, en la intermedia o para distancias largas; si podrá ser versátil (hacerlo bien tanto en corto como en largo) o si su campaña se debe enfocar en explotar su habilidad como corredor en un tipo específico de competencia, algo que le permita quizás en poco tiempo alcanzar a ser tan exitoso que logre trascender su propia época y ser recordado en el tiempo. Si bien la mayoría de los entrenadores (por no decir que todos) deben tener al menos una noción elemental que les permita detectar lo que puede ser el potencial de un animal que se está formando bajo su cuidado, existen algunos que son especialistas en determinado tipo de corredores y que les permite armonizar con dicho equino de la mejor manera para lograr alcanzar el desarrollo pleno de su capacidad locomotora.

 

Un ejemplo de ello durante este siglo ha sido el caso de Juan Carlos Ávila con los ejemplares velocistas, al punto de ser conocido en el mundo hípico durante mucho tiempo como “el rey de la corta”. Durante su estadía en La Rinconada fueron varios los campeones sprinters que logró entrenar, gracias a esa particular capacidad de identificar en ellos su talento para brillar en los recorridos que están por debajo de los 1400 metros. Con este trabajo queremos rendir homenaje a una de las mejores y más efectivas corredoras que pasaron por sus manos, la recordada Rosa Champ.

 

De pelaje castaño nació el 1 de enero de 2012 en el Haras La Primavera, siendo una hija de Champlain en Hildarosa por Ruszhinka. Su padre Champlain (2004, Seeking the Gold en Calando por Storm Cat) apenas fue ganador de una en siete salidas, pero siendo nieto paterno de Mr. Prospector y además nieto materno de Storm Cat fue traído muy joven para desempeñarse como padrillo en Venezuela y de su cuarta producción nació Rosa Champ (había dado de su 3ra producción a la rendidora Sarasota), llegando a ser Campeón Semental. Por el lado materno, fue el segundo producto de la criolla Hildarosa (2004, Ruszhinka en Primera Dama por York Minster), una ganadora de dos en corta campaña que previamente dio a un corredor llamado Rumaldo (de 5-1) pero que era nieta de los afamados Seattle Slew y York Minster, ambos con gran influencia en la cría venezolana.

 

Fue adquirida por el Sr. José Antonio Uzcátegui para defender los colores del Stud La Invasión, quien le asignó al catire Ávila el cuido y entrenamiento de la potranca, cuyo peso físico osciló entre los 419 (el día de su debut) y 440 kilogramos, dedicándose con mucha paciencia para su puesta a punto de tal manera que no desarrolló campaña como dosañera.

 

Su estreno llegaría el 21 de marzo de 2015 en una última competencia de la jornada sabatina con la monta de Johan Aranguren, prueba en la que conociéndose la efectividad de su trainer con los debutantes fue cotizada como la primera favorita en taquilla (1/2) y respondió con un triunfo contundente al doblegar por más de 12 cuerpos a Street Dance que le escoltó, viéndose totalmente sobrada de lote y mostrando desde ya que estaba para grandes cosas como pistera al agenciar 65”3 sin ser exigida a fondo.

 

Pero si al principio de este trabajo destacamos como uno de los aspectos más hermosos el poder identificar el verdadero potencial de un corredor y su área de mayor brillo antes de debutar, también debemos mencionar que uno de los más sombríos escenarios se produce cuando vienen las lesiones que apartan a un prospecto de la pista. En su caso, sufrió fractura de la rodilla que la mantuvo alejada por un año completo de acción.

 

Luego de brindarle todo el tiempo necesario para su recuperación total de sus dolencias, fue inscrita para su reaparición el 26 de marzo de 2016 con la monta de Rigo Sarmiento (quien sería su jinete oficial por el resto de su campaña) subiendo a G-1 donde logró superar por 6 ¾ cuerpos a Muy Mía marcando 72” para 1200 metros. Como nota curiosa, tanto en su estreno como en esta actuación logró ganar en la que fue la carrera número 232 de la temporada, por supuesto en años consecutivos.

 

El 24 de abril Rosa Champ subió a G-2 enfrentando a solo cuatro rivales y logró vencer por 4 ½ cuerpos a Rubia Clara dejando 78” para 1300 metros. El 28 de mayo subió al lote de G-3ó4 en lo que sería su primera gran prueba pues le tocó enfrentar a varias corredoras que iban en ascenso como ella, entre las cuales destacaban una muy veloz llamada La Hispaniola (con Ángel Castillo y cotizada 1/5), Black Jack (que fue retirada a última hora), La Efedieciseis y su propia compañera de cuadra Water Star. Ya en carrera, fue capaz de seguir a la rauda hija de Borrego en parciales de 21”4 y 45”2 para dominar con claridad en la entrada de la recta final y derrotar hasta por 5 cuerpos a Water Star dejando crono de 63”1 para 1100 metros, ofreciendo en taquilla un atractivo 9/5.

 

El 19 de junio fue inscrita nuevamente en G-3ó4 donde corrió ya como favorita unánime y respondió con mucha solvencia al superar por 8 ¼ cuerpos a Dijab que la escoltó, tras correr en 22”3 y 46” logró completar los 1200 metros en 70” a pesar de los 56 kilogramos, confirmando que seguía de paso por estos lotes. Dos semanas más tarde subió a G-4,5ó6 contra cinco rivales que en realidad no fueron tales puesto que logró vencerlas fácilmente con 6 ½ cuerpos sobre Amazing Shine agenciando 69”3 para 1200 metros a pesar de ir totalmente a voluntad en los metros finales, extendiendo su invicto a seis salidas.

 

El 7 de agosto Rosa Champ arribó al máximo lote común siendo una prueba donde inscribieron a siete yeguas, pero apenas terminaron corriendo tres (lo que se conoce como llenada), en una carrera que resultó siendo de trámite la hija de Champlain logró extender su invicto a siete salidas al superar por 4 ¼ cuerpos a Miss Margareth accionando prácticamente a voluntad y sin ser exigida en ningún momento, agenciando un cómodo 65”2 para 1100 metros. Habiendo paseado a todos los lotes comunes para completar su formación como corredora, era hora de asumir el reto de disputar competencias selectivas, avecinándose la Gala Hípica de Caracas 2016.

 

El 3 de septiembre era la fecha prevista para la disputa del Clásico Internacional Sprinters para Yeguas, allí “se vería las caras” contra la campeona dosañera 2015 Running River (también nacida en Haras La Primavera) que venía de ganar en julio la Copa Día del Veterinario en 1100 metros, en el papel se vislumbraba lo que sería un atractivo match entre dos grandes velocistas del patio. A pesar de que fueron inscritas un total de once yeguas, prácticamente toda la atención estaba centrada en la probable batalla de las máximas cotizadas.

 

Ya en plena carrera y desde el brinco inicial la invicta Rosa Champ salió en la punta, pero rápidamente fue alcanzada por Running River para juntas marcar un veloz parcial de 22”2 en los primeros cuatrocientos metros, sacando una considerable ventaja ante el resto del lote. La lucha continuó hasta poco antes del giro de la última curva cuando la pupila del Stud La Invasión logró quebrar la línea de acción de la consentida del Stud Los Samanes Racing para irse en ganancia hasta llegar a la raya con ventaja de 6 ¼ cuerpos sobre su máxima rival que logró conservar el placé, agenciando 70”2 con remate de 24”4 luego de haber pasado los 800 en 45”3.

 

 

De esa manera el invicto de Rosa Champ se extendió a ocho salidas confirmándose como la mejor yegua del hipódromo en los tiros cortos, habiéndose ganado en esta prueba a todas las que aspiraban disputarle el primer lugar de esa categoría. Cada triunfo era más convincente que el anterior y siempre con una ventaja sólida (su victoria menos holgada había sido por más de 4 cuerpos), lo que dejaba a las claras que como diría en sus buenos tiempos el príncipe Aly Khanestábamos en presencia de una yegua excepcional”.

 

Tras el apoteósico triunfo en la Gala Hípica de Caracas comenzó a circular el rumor que la yegua Rosa Champ se iría inmediatamente a la cría para ser servida por el estelar Pedro Caimán, otro destacado sprinter que entrenó Juan Carlos Ávila y que también había sido retirado de las pistas en condición de invicto como en teoría se iba a marchar la hija de Champlain. Su propietario estaba desarrollando una operación de cría con el mismo nombre de su stud (Haras La Invasión), por lo que aquello que se especulaba en los medios hípicos cobraba mucha fuerza ya que podía ser un movimiento hasta lógico si se quiere.

 

Sin embargo, un mes después la yegua fue inscrita en el Clásico Coproca que se corrió en distancia de 1400 metros y que reunió a solo tres participantes. Tal como ha pasado en ciertas y determinadas ocasiones de nuestro hipismo cuando surge un purasangre que se ve sobrado de lote, los profesionales involucrados con otras posibles competidoras prefieren obviar esta carrera al saber que allí iría la invicta reina sprinter. Incluso, la yegua Running River fue inscrita para ese mismo día en el lote de G-4,5ó6 (prueba en la que ganó por diez cuerpos) en vez de ir a la revancha contra Rosa Champ. Pero como las carreras para ganarlas hay que correrlas, solo los allegados de Amazing Shine y Carita de Rosas se atrevieron a retarla en ese 2 de octubre.

 

Tras la partida la invicta salió a marcar los parciales, pero sin dejarla correr, al punto que se registró 25”1 para los primeros cuatrocientos metros siendo seguida de cerca por sus rivales, pero todas muy contenidas, luego pasaron en 49” los 800 y al giro de la curva final venía todavía cómoda en punta, pero con poca ventaja. Entraron en la recta final y empezó el fuerte avance de Carita de Rosas mientras Rigo Sarmiento comenzó a exigir a la favorita, la cual no pudo contener el empuje de la hija de Olympic de Los Aguacates que terminó superándola por 1 ¼ cuerpos de ventaja en tiempo de 86” para la distancia de 1400 metros.

 

Increíblemente, la carrera que parecía más fácil en el papel resultó ser la única que no pudo ganar. Pero lo más lamentable es que poco tiempo después se conoció que la yegua Rosa Champ se había fracturado el carpo izquierdo en plena carrera por lo que efectivamente debió ser retirada de su actividad como corredora en forma definitiva (tal como se había hablado antes de la que fue su última actuación). Su campaña se resume en 8 triunfos y un segundo de 9 salidas, sólo pudo ganar un clásico en su paso por las pistas, pero ese fue suficiente para ser coronada como la Campeona Sprinter 2016 en La Rinconada, acumulando ganancias por Bs. 6.589.600 y quedando en el recuerdo como una de las más rendidoras velocistas que corrió en la capital durante la segunda década de este siglo.

 

En lo referente a la cría, la yegua tuvo un potro por The Great War en 2019 nacido en el Haras La Invasión antes de su cierre definitivo; posteriormente pasó al Haras Los Samanes Racing, donde fue servida por Slew’s Tizzy en 2020, producto que debió nacer en 2021. Esperamos que logre transmitir a sus descendientes la misma calidad que exhibió como pistera durante su fugaz paso por La Rinconada.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo. Prof. Winston Hernández, Dr. Javier I. Farache, www.haraslaprimavera.com (fotos)

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, lunes 31 de mayo de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados