Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Sátira

(Ven, 1984, Negresco en Doble Linda por Brissenden)

Por Wilfredo Villarroel

 

Esta corta reseña va dirigida a aquellos hípicos que como yo nos iniciamos en la generación del 84-85 viendo grandes corredores tales como Iraquí, Mantle, Volantín, Indudable y pare usted de contar. La historia va dedicada a la gran Sátira, yegua que entre los años 1986, 87 y 88, se ganó el cariño de la afición venezolana por su gran corazón y gran entrega en cada carrera que participó en el óvalo de La Rinconada.

 

Fue el día 7 de abril de 1984 cuando la matrona Doble Linda parió en el Haras La Quebrada una potra del campeón Negresco que el Sr. Isidoro Celma, propietario del Stud Foolish Dancer, llamaría Sátira, bella zaina que con el tiempo le llenaría de orgullo por su calidad pistera. Su entrenador fue Roy Zerpa.

 

Tomando en cuenta la fecha de su nacimiento, transcurrieron 2 años y casi seis meses para su esperado debut. Fue el 14 de agosto del año 1986 cuando apareció inscrita en la carrera Nº 897, en distancia de 1200 metros, donde enfrentó a un buen lote de dosañeras. Su jinete Duvely Méndez logró colocarla en el tercer lugar en carrera ganada por la potra Olessa, carrera esta que la dejó lista para que en su próxima actuación en distancia de 1300 metros lograra su primera victoria, ganándole a la prometedora Miss Marinés en un tiempo de 81”3 con 7 y ¾ cuerpos de diferencia.

 

Por la solvencia mostrada en su anterior compromiso, se decidió la inscripción de la potra en la Copa Juan Carmona y para tratar de asegurar el triunfo confían la monta al multicampeón Juan Vicente Tovar; no obstante les sorprendió la potranca McLaren quien a velocidad pura ganó la carrera hasta con 4 cuerpos de ventaja. A la semana siguiente específicamente el día 18 de octubre la inscribeeron en el Clásico Periodistas Hípicos en distancia de 1400 metros donde se enfrentó entre otras a su rival de la carrera anterior, la potra McLaren, a la cual venció por tres cuerpos y medio en un buen crono de 88’’ para la distancia. Esta seria la primera selectiva para Sátira y la primera de tantas victorias importantes en su productiva campaña; también seria  la última participación pública como dosañera.

 

 

 

Luego de una inactividad prolongada hasta por seis meses, reapareció el 5 de abril del 87 con su jinete habitual Juan Vicente Tovar en  una carrera común de 1200 metros y en plenitud de condiciones logró derrotar por mas de tres cuerpos a la yegua Júbilo, carrera esta que la dejo lista para afrontar las mejores carreras para tresañeras. El 18 de abril participó en la Copa Gelinotte en distancia de 1400 metros ganándole a la potra Faces por casi dos cuerpos de ventaja.

 

A partir de allí llegó la hora de la verdad para Sátira, el 3 de mayo del 87 comenzó la triple corona para yeguas en el marco del Clásico Hipódromo la Rinconada, el  primer Grado I para la nieta de Brissenden. Sátira por sus victorias anteriores partía como la favorita del público y según los entendidos era un hecho su victoria en este clásico. Pero como carreras son carreras fue sorprendida en plena sentencia por la yegua As Cirensica quien con un enérgico Douglas Valiente y por la parte interior de la pista logró desplazarla sacándole tan solo nariz de ventaja, quitándole de esta manera el manjar de la boca a Juan Vicente Tovar. Dolor para los derrotados, alegría y celebración para los triunfadores.

 

Quince días después participó en el Clásico Prensa Nacional segundo de la triple corona de yeguas donde cayó derrotada, esta vez por la yegua Módena, que en imponente demostración le aventajó hasta con cinco cuerpos y medio, una prueba de sin sabores pues Sátira no terminaba de demostrar el potencial que verdaderamente tenia. El próximo 7 de junio en la carrera Nº 548, Clásico General Joaquín Crespo, tercer paso de la triple corona, de nuevo apareció inscrita la yegua, la distancia 2400 metros. Este clásico representó la primera gran victoria de Sátira que en terminante demostración logró galopar hasta con 7 cuerpos a la yegua Módena (su anterior vencedora), reivindicándose de esta manera ante su apasionante publico.

 

 

El 19 de julio en batallada carrera derrotó a la yegua Falkland que con todos los honores cayó ante la incipiente campeona en la milla del Clásico Día de la Armada. Luego el primero de agosto participó en los 2000 metros del Clásico Coproca derrotando con comodidad a la yegua Kurtosis, escuchándose la inconfundible narración del príncipe Aly Khan, cuando la yegua empezaba su magistral remate  y allá viene Sátira, la hija de Negresco.

 

 

 

El día 6 de septiembre se corrió la primera versión del Clásico Gran Premio Nacional (versiones machos y hembras) en 2000 metros, vistas las inscritas se produciría otro enfrentamiento entre Sátira y Modena. La expectativa creció cada segundo que se acercaba la carrera. Al final ganó en muy buena demostración la yegua Módena pensionada de Vittorio Catanese, quien en tarde histórica y junto con Ángel Francisco Parra lograron llevarse las dos versiones del Gran Premio Nacional (el de machos lo ganaron con Síndaco). Sátira en esta oportunidad llegó en el cuarto lugar.

 

Su próxima actuación en el Clásico Cavepro representó otra derrota para la hija de Negresco, esta vez a manos de la yegua Gabrielle de Víctor Urbina. Luego de esta carrera recibió un merecido descanso, para reaparecer de manera victoriosa tres meses después (6 de diciembre) en el Clásico Fuerza Aérea Venezolana derrotando con autoridad a la rendidora Capaz.

 

 

El 20 de diciembre apareció inscrita en la carrera Nº 1219, el Clásico Instituto Nacional de Hipódromos en 2000 metros, con dicha carrera concluyó la temporada clásica de este año. Sátira triunfó de manera ajustada otra vez sobre la yegua Capaz, sobresaliendo la maestría de Tovar en la conducción de la yegua. Este fue el noveno triunfo de Sátira de por vida y el séptimo en la temporada del 87, con lo cual se convertió en la flamante Campeona Tresañera, titulo por demás meritorio debido a su brillante campaña como pistera.

 

 

Su primera incursión publica, ya como cuatroañera e iniciando el año 1988 fue en el Clásico Arturo Michelena  el 30 de enero, la distancia 1600 metros. Tovar en la cabalgadura y victoria sobre Mi Parroquia, la milla en 99’3 y décima victoria para Sátira. Satisfacción para sus allegados por el nuevo triunfo.

 

 

Se perdió con la yegua Capaz en los 1800 metros de la Copa Roque Yoris y luego en su siguiente presentación se perdió otra vez con Capaz en el Clásico Mathieu Valery en 2000 metros, esta fue la última vez que la guiaba el campeón Tovar.

 

Propietarios y entrenador viendo la capacidad de la yegua para correr los tiros largos, decidieron inscribirla en el Clásico Presidente de la República en 2400 metros contra los machos, carrera que se llevaría  a  cabo el día 19 de abril. Le confiaron la monta al jinete Argimiro Guerrero. La yegua hizo una excelente demostración, quedando cuarta a 14 cuerpos del ejemplar Volantín que galopa dicha prueba hasta por doce cuerpos. La actuación de Sátira en esta carrera fue muy decorosa si tomamos en cuenta que llego a solo dos cuerpos del ejemplar Sindecir el cual quedó en la posición de escolta.

El 29 de abril participó en los 1800 metros del Clásico Día del Trabajador, cayendo a escaso medio cuerpo de la ganadora Great Neige. Para su próxima actuación le consiguen la monta del jinete José Leonardo Venezuela y la inscribieron en la Copa Francisco Urbina donde en gran demostración volvió a la senda ganadora. Verenzuela la exigió en los últimos metros y la yegua le respondió, dominando por margen de un cuerpo y un cuarto a la yegua Epic Value, parando el cronometro en 132’’ para los 2000 metros. Otra vez los colores azul rey y blanco del Foolish Dancer se tomaron la fotografía.

 

La inscribieron en la Copa Jesús Lander Guzmán y la yegua volvió a responder, esta vez le gana a la yegua En Breve, en 99’1 para la milla. Esta seria la última vez que Sátira se tomaría la foto como vencedora.

 

Para el segundo semestre del año 88 la gran Sátira decayó en sus facultades atléticas, siendo sus actuaciones más resaltantes un segundo lugar en el Clásico Gustavo J. Sanabria detrás de Gabrielle el día 18 de junio y otro segundo en el Clásico Fuerza Aérea Venezolana detrás de su archirival la yegua Módena el día 3 de diciembre.

 

Su última actuación en pruebas públicas se produjo el día 18 de diciembre del 88 en el marco del Clásico Instituto Nacional de Hipódromos ganado por la yegua Admiración y donde la campeona del Foolish Dancer llegaría en el quinto lugar.

 

En total fue una campaña de 29 actuaciones, entre los años 86, 87 y 88, para un total de 12 triunfos, 6 segundos y 4 terceros lugares, para una aceptable producción para la época de Bs. 5.820.600. Su jinete habitual, Juan Vicente Tovar la ganó hasta en nueve ocasiones. Las restantes victorias fueron con Duvely Méndez en una oportunidad y en dos oportunidades con José Leonardo Venezuela, siempre bajo el entrenamiento de Roy Zerpa. Fue campeona tresañera en la temporada del 87. En la cría, estuvo alojada en el Haras San Isidro donde se le conocieron tres productos: Befa, Lord Paz y Azeem, todos ganadores.

                                                                                                                

En resumen Sátira fue una gran yegua sin duda alguna, que quedará grabada en la memoria de aquellos hípicos que la vieron correr, pero sobre todo los que escuchaban Radio Sensación o veían Monitor Hípico y el príncipe Aly Khan narraba"y allá viene Sátira, la hija de Negresco

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Sr. Alfredo Plaza (fotos)

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 3 de mayo de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados